Elecciones 2018

¿Votarán esta vez los jóvenes? El electorado que puede derrotar a Trump

Pocos jóvenes suelen votar en las elecciones de mitad de periodo. Pero esta vez varios sondeos auguran una participación juvenil más alta y muestran que la mayor motivación está entre aquellos que se identifican como liberales.
31 Oct 2018 – 11:35 AM EDT

Celia Hoffman ni siquiera ha cumplido 20 años pero tiene una intensa experiencia política. En 2016 fue voluntaria en Virginia de la campaña de Hillary Clinton, al año siguiente trabajó como becaria en el Capitolio y ahora dedica parte de su tiempo al Institute of Politics de la Universidad de Chicago, donde colabora en actividades para interesar a otros jóvenes por la política.

“Votar debería ser una prioridad para todos porque es un privilegio que mucha gente no tiene”, dice Hoffman a Univision Noticias. “Al día siguiente del triunfo de Trump me desperté sintiendo que había hecho todo lo posible durante la campaña, pero también pensando en qué más podía hacer. Entre mis amigos he notado un cambio. Muchos han comprendido que lo que hacen, y lo que no hacen, tiene consecuencias reales”.

Hoffman se crio a las afueras de Washington y votó por primera vez a principios de junio en las primarias demócratas de Maryland. Ahora está esperando que llegue su papeleta para votar por correo. Al contrario que otros estudiantes, ha optado por seguir registrada en su estado natal. Entre otras cosas para poder votar por Jamie Raskin, el congresista en cuya oficina trabajó antes de venir a la universidad.

“En mi casa siempre se ha hablado mucho de política, pero cosas como la separación de los niños en la frontera han acentuado mi determinación y quizá han hecho de mí una persona más progresista”, dice Hoffman, que asegura que sólo votaría por un republicano si estuviera a favor del aborto y que nunca le daría su voto a un demócrata que actuara como Trump.

Muy pocos jóvenes suelen votar en las elecciones de mitad de periodo. Menos del 20% de los ciudadanos menores de 30 años votaron en 2014, según las estimaciones de la oficina del censo. El porcentaje sólo superó el 20% en dos ocasiones: en 1986 y en 1994. En lugares como el área metropolitana de Las Vegas, Nevada, la participación juvenil es aún más baja. Allí en 2014 apenas votó el 5% de ese sector de la población.


Esta vez varios sondeos auguran que la participación de los jóvenes será más alta. Según la encuesta publicada esta semana por el Institute of Politics (IOP) de la Universidad de Harvard, el 40% de los menores de 30 años dice que “votará seguro” en las elecciones de noviembre.

Ese porcentaje es algo mayor entre jóvenes demócratas (54%) que entre republicanos (43%) e independientes (24%) y es muy superior al de los sondeos que el IOP elaboró antes de otras citas electorales. Un 26% de los menores de 30 años decían que “votarían seguro” antes de los comicios de 2014 y un 27% antes de los de 2010.

No es el único estudio que apunta en la misma dirección. Más jóvenes se han registrado para votar en estados importantes y más se han interesado por esta campaña: un 46% de los menores de 24 años dicen ahora prestar atención a la política frente al 26% que decían prestar atención hace dos años según un sondeo de CIRCLE, un instituto de la Universidad de Tufts que investiga la participación política juvenil.

A principios de octubre, CIRCLE publicó una lista de recomendaciones para mejorar la participación de los jóvenes en las votaciones. Muchas tienen que ver con barreras específicas que no siempre comprenden quienes gestionan el proceso. Mudarse a otra ciudad para estudiar introduce problemas como actualizar la dirección postal o pedir la papeleta para votar por correo. Algunos estados requieren presentar una excusa para poder hacerlo y eso supone intercambiar varias cartas con funcionarios y a veces incluso aportar la firma de un testigo. No todos los jóvenes completan ese proceso.

La vida en los campus introduce obstáculos añadidos. No todos los universitarios saben cuál es su dirección postal. En algunos casos los centros de votación están lejos de las aulas o en lugares donde es difícil llegar en transporte público.


A veces la información necesaria para registrarse está escondida en documentos que es necesario imprimir o descargarse y no en plataformas móviles como Instagram o Snapchat. A menudo los jóvenes piensan que pierden su derecho a votar si cometen una falta o si les ponen una multa al volante. No conocen las reglas y sienten que les faltan elementos para saber a quién votar

“Los jóvenes necesitan información no sólo sobre dónde están las urnas sino también sobre cómo votar”, dice Kei Kawashima-Ginsberg, directora de CIRCLE. “Muchos son votantes de primera generación. A veces porque son los primeros en su familia con pasaporte de Estados Unidos y otras porque sus padres nunca han votado. Las autoridades deberían asegurarse de que tienen la información necesaria para ejercer sus derechos. A muchos jóvenes les intimida votar”.

Kawashima-Ginsberg explica que sus estudios ofrecen algunas pistas sobre el tipo de cosas que mueven a los jóvenes a ir a las urnas. Votan más quienes forman parte de algún movimiento y quienes sienten que los más mayores no se preocupan por los problemas de los jóvenes. También votan más a menudo quienes sienten la presión del grupo al ver que sus amigos o sus familiares hablan a menudo de política. Según las cifras de CIRCLE, la participación en actividades políticas entre los jóvenes se ha triplicado desde el triunfo de Trump.

“Los jóvenes son un grupo más diverso que sus mayores y tienen una visión del mundo mucho más inclusiva”, dice Kawashima-Ginsberg. “Algunos de los decretos de Trump afectan directamente a sus seres queridos y eso está movilizando a la juventud. Las acciones en la frontera con México, el impacto del #metoo y las políticas relacionadas con las personas transgénero son ejemplos de políticas que los jóvenes perciben como importantes y que podrían potenciar su participación”.

Muchas universidades han lanzado iniciativas para potenciar la participación electoral de sus estudiantes. Un ejemplo es UChiVotes, un programa gestionado por los estudiantes de la Universidad de Chicago y respaldado por el Institute of Politics (IOP).


El programa nació en la primavera de 2017 y se ha propuesto aumentar las cifras de participación entre los estudiantes. Según los datos reunidos por el estudio NSLVE, un 57% de los estudiantes de la Universidad de Chicago se registraron para votar en 2014 y sólo un 19% fueron a votar. Esta vez UchiVotes se ha marcado como objetivo alcanzar un 70% de estudiantes registrados y un 40% de participación.

“El principal obstáculo es que muchos estudiantes vienen de otros estados y en cada uno los requerimientos son distintos”, dice Crystal C. Coats, directora de educación cívica del IOP. “Enseguida nos dimos cuenta de que no podíamos ser expertos en todos los estados pero sí podíamos aconsejarles y ayudarles a encontrar las herramientas donde pueden encontrar esa información”.

Coats explica que ahora ofrecen a los estudiantes la posibilidad de registrarse durante las sesiones de orientación que reciben al llegar al campus y que están haciendo lo posible por crear una atmósfera propicia para la participación. Han creado un concurso en el que fraternidades y otros grupos compiten por lograr el mayor número de votantes, están colgando vídeos breves en Instagram y han sembrado el campus de mesas donde estudiantes a los que llaman “embajadores del voto” ayudan a sus compañeros a registrarse para votar.

No todos los estudiantes saben que hay un centro de votación en el campus y tampoco que permanece abierto del 31 de octubre al 2 de noviembre. En ocasiones el IOP intenta resolver obstáculos pequeños que para los estudiantes son difíciles de salvar. Por ejemplo, no es fácil comprar sellos para enviar la papeleta por correo en las manzanas que rodean al campus. Desde hace unos días, cualquier estudiante puede pedir sobres y sellos en la recepción del IOP.

Unos días después del triunfo de Trump, algunos jóvenes venían al IOP diciendo que habían perdido la fe en las elecciones. Otros querían hacer algo pero no sabían qué. “Los estudiantes sienten una presión muy grande en torno a estas elecciones”, dice Coats. “Entienden que son importantes y no quieren fallar. Nosotros trabajamos con ellos para que se sientan un poco más tranquilos. Nos aseguramos de que visitan páginas informativas como BallotReady y les decimos que la única forma errónea de votar es no votar”.

Mientras espera su papeleta para votar en Maryland, Celia Hoffman ve con atención las fotos de las papeletas de sus amigos en las stories de Instagram. “Votaré a candidatos que representen mis valores”, dice. “Yo creo en la justicia, en el respeto y en la dignidad de las personas, y estoy en contra del racismo, del sexismo y de la violencia. Ésos son los valores por los que voy a votar”.

12 candidatas que tienen asegurada la victoria en las elecciones de noviembre (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Congreso de EE.UU
Publicidad