Elecciones 2016

¿Qué es la Iniciativa Global Clinton y por qué algunos piden cerrarla?

Un libro, dos grupos conservadores y la prensa denuncian nexos incómodos entre la fundación del expresidente y el departamento de Estado que encabezó Hillary Clinton entre 2009 y 2013.
18 Ago 2016 – 12:41 PM EDT

La Iniacitiva Global Clinton, una de las fundaciones del expresidente Bill Clinton está dando mucho de que hablar. Desde su creación en 2005, esta fundación benéfica dice haber ayudado a 430 millones de personas en más de 180 países en las áreas de salud, educación o el acceso a agua potable, entre otras.

Pero su posible vínculo con el Departamento de Estado que lideró Hillary Clinton entre 2009 y 2013 levanta sospechas de tráfico de influencias.

Este miércoles, nuevos documentos hechos públicos por el grupo conservador Citizens United a través de Fox News vinculan al Departamento de Estado con un donante de la Fundación Clinton -ya implicado en otro caso- en la supuesta intención de compra de un terreno en Nigeria que finalmente, según el Departamento de Estado, no se concretó.

La víspera un editorial del diario The Boston Globe sugería que, en caso que Hillary Clinton llegara a la presidencia, la Fundación debería cesar sus actividades.

¿Qué es la Iniciativa Global Clinton?

Bajo el paraguas de la Fundación Clinton, la Iniciativa Global Clinton “junta a líderes mundiales para crear e implementar soluciones innovadoras de cara a los retos globales más apremiantes”, según la página web de esta institución.

En concreto, esta fundación con sede en Nueva York asegura que tiene como objetivo crear alianzas entre los sectores públicos y privados para generar desarrollo económico y social.

Sus juntas anuales que se realizan a nivel internacional han reunido a 190 jefes y ex jefes de estado, más de 20 premios Nobel, cientos de directores de empresas y de fundaciones y ONGs y también medios de comunicación.

The Boston Globe denuncia

Pero un editorial del diario The Boston Globe publicado este martes hizo un llamado a que la fundación deje ya de recibir donaciones con vistas a cerrar definitivamente en noviembre: “Mientras uno de los Clinton tenga un cargo público, o lo busque activamente, no debería gestionar una obra caritativa también”, afirmó este diario.

Acusaciones de Judicial Watch

Judicial Watch, que se define como un grupo que promueve la transparencia de los actos de gobierno y el respeto a la ley, obtuvo legalmente 296 documentos, incluyendo 44 emails que según el grupo no habían sido entregados previamente por Clinton al Departamento de Estado.

Entre otras cosas, la información recogida sugiere que la fundación benéfica se habría aprovechado de sus conexiones en el Departamento de Estado para pedir favores en nombre de algunos de sus socios y donantes.

En un correo enviado en abril de 2009, Doug Band, ejecutivo de la fundación, solicita a dos asesoras de Hillary Clinton en el Departamento de Estado que le ayuden a conseguir un empleo para un socio de la fundación.


En otro intercambio de correos, el mismo Band pide a asesores del Departamento de Estado que pongan en contacto a Gilbert Chagoury uno de los principales donantes de la fundación –un multimillonario libanés-nigeriano– con su 'persona de peso' en Líbano.

El libro Clinton Cash

Las acusaciones no son nuevas. En el 2015, un libro de Peter Schweizer ya denunciaba los vínculos entre el Departamento de Estado y los socios de la fundación de los Clinton.

La intención del libro queda clara en su título: “Dinero Clinton: la historia no contada de cómo y por qué gobiernos extranjeros y negocios hicieron ricos a Bill y Hillary” (“Clinton Cash” por su nombre abreviado en inglés).

En junio Bill Clinton reconoció la necesidad de realizar cambios en su fundación, aunque no de manera apresurada. “Claramente habrá cambios en lo que hace la fundación y la manera en la que lo hace. Pero dijo “Tendremos que verlo más adelante”.

“Por qué esperar?”, preguntó The Boston Globe. “Aunque no hayan hecho nada ilegal, la fundación siempre podrá suponer un conflicto de interés y esto puede ser incómodo”, concluyó este periódico.

Queda por ver si esta presión adicional es suficiente para suscitar una pronta reacción por parte de la pareja Clinton.

Lea más:


Más contenido de tu interés