Elecciones 2016

La 'inapropiada" reunión de Bill Clinton con Loretta Lynch que cuestiona la investigación de los emails

El encuentro entre el expresidente y la Procuradora General ha generado una ola de criticas desde todos los espectros políticos, por darse en el medio de la investigación federal sobre el servidor de correos electrónicos de Hillary Clinton.
1 Jul 2016 – 8:28 PM EDT

Insólitamente, los republicanos y demócratas encontraron algo en lo que están de acuerdo: a ninguno les cayó muy bien enterarse de la controvertida reunión privada de esta semana entre la Procuradora General Loretta Lynch y el expresidente Bill Clinton en un aeropuerto de Arizona.

Lynch aseguró que se trató de un encuentro imprevisto en su avión del gobierno en Phoenix. Según la fiscal, el expresidente estaba esperando su vuelo cuando el avión de Lynch aterrizó por casualidad, así que la procuradora y su marido lo invitaron para una charla casual.

"Nuestra conversación fue sobre todo acerca de nuestros nietos. Principalmente sobre asuntos sociales y nuestros viajes", afirmó Lynch en una conferencia de prensa este martes.

Pero la reunión generó una oleada de criticas desde todos los espectros políticos. Y es que el encuentro eleva fuertes dudas sobre la independencia del Departamento de Justicia que este momento investiga la seguridad del servidor de correos electrónicos de Hillary Clinton, el cual utilizó para llevar a cabo asuntos del gobierno confidenciales mientras se desempeñaba como secretaria de Estado.

Además, la reunión se dio un día antes de que a Cámara de los republicanos diera a conocer un informe que critica la respuesta de la administración de Barack Obama a los ataques de Bengasi, Libia, en 2012. Otro asunto delicado para la campaña de la ex primera dama.

"Hablamos sobre el ex fiscal general Janet Reno, por ejemplo, a quien los dos conocemos. pero no hubo discusión de cualquier asunto pendiente para el Departamento (de Justicia) o cualquier asunto pendiente de cualquier otro organismo. No hubo discusión de Bengasi, ni de los mensajes de correo electrónico del Departamento de Estado, a modo de ejemplo", agregó Lynch.

Los dos discutieron el voto reciente en el Reino Unido para salir de la Unión Europea, pero el Departamento de Justicia no está involucrado en este asunto, afirmó.

Una portavoz de la campaña de Hillary Clinton dijo a Univision Noticias que el expresidente Bill Clinton no habló de otros temas diferentes a los descritos por Lynch.

La reacción de Trump

El presunto nominado republicano Donald Trump no demoró en sumarse a la polémica.

En una entrevista radial con el reportero conservador Mike Gallagher Trump dijo que era la reunión era una prueba de cómo "el sistema amañado está manipulado, y de que hay un "conflicto de intereses" al interior de la investigaciones federales sobre Clinton.

"Creo que es la historia más grande - una de las grandes historias de esta semana de este mes, de este año," continuó Trump. "Esto es terrible y nadie puede entender por qué no ha pasado nada. Se ve una cosa así y, aunque en términos de juicio, lo malo del juicio es para él o para ella hacer esto? Es decir, que había de hacer esto? "

"Es una historia masiva ahora. Está por todo el lugar ", continuó el magnate inmobiliario. "Incluso los liberales de están hablando de ellos como una gran historia, lo que me sorprende es tan fuera de los límites. Wow, esto es una cosa increíble", agregó.

La reacción de los demócratas

El senador por Delaware, Chris Coons dijo en entrevista a CNN que la reunión puede ser mal vista, y Lynch debió excusarse con Clinton para no hablarle.

"Creo que debería haber dicho: 'Mira, reconozco que tienen un largo historial de liderazgo en la lucha contra la delicuancia, pero este no es el mejor momento para que tengamos una conversación", valoró el legislador, aunque agregó que cree que Lynch se mantendrá objetiva con la investigación a Clinton.

David Axelrod, ex asesor principal de Obama, dijo que la reunión parecía na decisión "tonta".

"Loretta Lynch es uno de los seres humanos más destacados que he conocido. Su ética es irreprochable. Nadie podría cuestionar sus fuertes sentimientos sobre el Estado de Derecho", dijo al peródico The Hill el lider de la minoría demócrata del Senado Harry Reid.

"Ella es una persona honorable. Ella no discutió nada en relación a la investigación ", dijo al mismo medio el senador por Nueva York Chuck Schumer.

La reacción de los republicanos

El grupo conservador de vigilancia judicial, Judicial Watch, hizo este jueves una petición a la Oficina del Inspector General del Departamento de EE.UU. para investigar la reunión entre Lynch y Bill Clinton.

El encuentro "crea la apariencia de una violación de la ley, las normas éticas y el buen juicio... La decisión del fiscal general Lynch violar las normas éticas bien definidas del Departamento de Justicia y la profesión legal estadounidense es un abuso escandaloso de la confianza del público," reza la queja.

El senador por Texas John Cornyn tuiteó este jueves en la mañana que Lynch debió "evitar incluso la apariencia de un conflicto."

"¿Conflicto de intereses? Un abogado, no puede representar dos partes en una disputa y debe evitar incluso la apariencia de un conflicto", dijo el legislador en la red social.


¿Una cuestión de óptica?

Según el analista político demócrata José Parra, efectivamente fue una reunión "inapropiada e impertinente", por la "tormenta mediática" que causó "la simple reunión". Pero no fue de mala fe.

"Ambos son personas lo suficientemente inteligentes, entienden muy bien las implicaciones de lo legal. Por eso sería una estupidez que hubieran tocado el tema (la investigación sobre los emails de Clinton).", dijo Parra.

"Si usted conociera a Bill Clinton en persona se daría cuenta que es una personas extremadamente amigable. Él saluda a todo el mundo, y le habla directamente, como si fueras la única persona en la habitación".

Para Parra, podría haber una investigación subsecuente, pese a que el hecho no tenga ninguna consecuencia legal. "Pero va a tener una consecuencia políticas... podría influenciar en el votante común que va a sospechar, podría continuar esa narrativa de que 'no se puede confiar en los Clinton", agregó el experto.

"Además esto se va a convertir en un comercial de los republicanos para atacar a Clinton de ahora en adelante. No importa tanto lo que pasó, sino la impresión que causa".


Lea más:

Más contenido de tu interés