null: nullpx
Elecciones 2016

Jimmy Carter se suma a la campaña para abolir la pena de muerte en California

Los californianos votarán en noviembre dos iniciativas opuestas sobre la pena de muerte, una que apuesta por su abolición, y otra que quiere agilizar las ejecuciones.
22 Jul 2016 – 5:06 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El debate sobre la pena de muerte en California sumó esta semana a un nuevo interlocutor, el expresidente de EEUU Jimmy Carter, un conocido abolicionista de la pena capital que mostró esta semana su apoyo a la Propuesta 62 con la que se persigue conmutar a cadenas perpetuas las sentencias a muerte en este estado.

En las elecciones generales del 8 de noviembre, los californianos están llamados a elegir –además del sucesor de Barack Obama en la Casa Blanca- si quieren o no mantener las ejecuciones como forma de hacer justicia.

Carter, de 91 años, ya había tomado partido a favor de una proposición legal similar en 2012, la llamada Propuesta 34. Aquel año, el 53% de los electores rechazaron en las urnas esa medida que lo mismo que la 62 en 2016.


“Creemos que el intento de administrar la pena de muerte de forma justa y eficaz ha fracasado y señalamos que por esa razón un número de estados han abandonado esa política. Es nuestra esperanza que California lidere la nación para que adopte una ley más efectiva y responsable fiscalmente”, comentó Carter en un comunicado también firmado por su esposa y exprimera dama, Rosalynn Carter.

66 v. 62

Las palabras de Carter fueron respondidas por los responsables de la campaña “No on 62, Yes on 66”, una iniciativa paralela para reformar la pena de muerte, pero no con el ánimo de abolirla, sino de cambiarla para que se lleven a cabo las ejecuciones de presos de forma diligente. Actualmente, California no aplica la pena capital mientras revisa el proceso de administración de los químicos que causan el deceso del recluso. El número de personas en el corredor de la muerte sigue aumentando ya que se siguen aplicando ese tipo de sentencias. La Propuesta 66 se votará en las elecciones de noviembre al igual que la 62.

“Con el debido respeto al presidente y a la señora Carter, es momento de dar una oportunidad a la reforma (de la pena de muerte)”, aseguró un comunicado de la Propuesta 66 en el que se indicó que los votantes ya “afirmaron su apoyo a la pena capital” y se acusó a los detractores de estas condenas de “sabotear” el sistema para que no funcione y así después “mencionar eso como una razón para abolirlas”.



Los defensores de la pena de muerte se quejan de que actualmente hay personas condenadas a morir que lleva viviendo más de 30 años en las cárceles gracias a que el sistema de apelaciones permite aplazar las ejecuciones, lo que supone –entre otras cosas- un coste para las arcas estatales.

El coste también es una de las razones esgrimidas por los impulsores de la Propuesta 62.

“Actualmente, administrar la pena de muerte cuesta 18 veces más que una cadena perpetua. Los contribuyentes de California han gastado 5,000 millones de dólares desde 1978 para quitarle la vida a 13 personas, 384 millones de dólares por ejecución”, dicen los partidarios de la 62.

Lea también:


Más contenido de tu interés