publicidad
Indígenas mexicanos, representantes de la cultura.

El museo de La Villita, un ícono de las raíces mexicanas

El museo de La Villita, un ícono de las raíces mexicanas

Un grupo de hispanos ha redoblado esfuerzos en el popular barrio de La Villita de Chicago para sacar el proyecto.

Indígenas mexicanos, representantes de la cultura.
Indígenas mexicanos, representantes de la cultura.

Un grupo de hispanos ha redoblado esfuerzos en el popular barrio de La Villita de Chicago para sacar adelante el proyecto de crear un museo que ayude a rescatar la historia y raíces culturales de la comunidad mexicana.

El edificio del museo sería de dos pisos con salas de exhibición en el primer piso sobre los 32 estados de México, visionó el impulsor y promotor de este proyecto, el teniente coronel jubilado del ejercito estadounidense Guillermo "Bill" Luna.

En el exterior se montaría una exhibición de los grupos indígenas de México incluyendo a los Aztecas, los Chichimecas, Huicholes y demás grupos, agregó el también maestro universitario e historiador de los logros de los méxicoamericanos en este país.

publicidad

Luna, de 78 años y nacido en East Chicago (Indiana), apuntó que en el segundo piso se ofrecerá la historia de los méxicoamericanos en Estados Unidos desde la guerra, pasando por la lucha por los derechos civiles hasta el presente.

Para Luna es importante mostrar en esta exhibición gran parte de los casos legales que se han logrado para ganar los derechos de los méxicoamericanos a la educación, el voto y la representación política; así como resaltar la labor de organizaciones como MALDEF, LULAC y el G.I. Fórum, entre otras.

También, Luna tiene previsto colocar dos figuras de personas célebres a cada lado de la entrada similares a los monumentos de Tula, Hidalgo, en México.

El grupo que busca montar este proyecto está considerando recaudar la suma de un millón de dólares para iniciar lo que puede convertirse en el futuro Museo Casa de la Raza, que es uno de los nombres que se barajan.

Campaña de recaudación

La campaña para recaudar los fondos está ya en camino y varios negocios y bancos de La Villita han empezado a ponerse manos a la obra haciendo donaciones.

Luna declaró a Efe que buscan comprar un edificio pero que están también abiertos a la posible opción de que alguien les pueda donar un edificio.

En la ciudad ya hay varios museos étnicos, incluyendo uno mexicano y otro puertorriqueño, cuyos edificios fueron donados por el Distrito de Parques de Chicago.

La idea de este proyecto de preservar y transmitir la herencia cultural de los mexicanos y méxicoamericanos resultó de las inquietudes de Luna, quien ha trabajado por 30 años investigando y recopilando la historia desconocida de los méxicoamericanos en este país.

El mismo mencionó que ha invertido alrededor de 40 mil dólares desde que comenzó a investigar en los años ochenta.

La gran colección de fotos, afiches, artículos de revistas, periódicos y datos en manos de Luna es la base para considerar expandir la idea a un proyecto que culmine en un museo.

Luna explicó que durante la Segunda Guerra Mundial los méxicoamericanos fueron clasificados como blancos en las fuerzas armadas de Estados Unidos, por lo que pudieron servir como paracaidistas, soldados, pilotos y oficiales.

Muchos de ellos, agregó el historiador, comandaron a otros soldados blancos, una experiencia que no tuvieron los otros grupos étnicos como los asiáticos y afroamericanos porque estaban segregados en unidades especiales.

"Los afroamericanos no tuvieron esta experiencia, así que los méxicoamericanos encontraron la igualdad en la guerra," señaló.

Luna, exGreen Beret en Vietnam, compartió con Efe una historia sobre las familias Cavazos y García de Texas.

Contó que al comienzo del siglo pasado, Lauro Cavazos, de Kingsville (Texas) era el capataz en el Rancho King, el más grande de Estados Unidos. Su hijo Richard Cavazos llegó a ser un general de cuatro estrellas en Vietnam y su hijo, Lauro Cavazos Jr., quien era un doctor, fue el primer hispano nombrado como Secretario de Educación en este país.

publicidad

Otro hijo, Bobby Cavazos, era un mariscal con el antiguo equipo de fútbol americano Los Cardinales de Chicago y aparte escribió tres libros sobre los vaqueros en Texas y el Suroeste.

"Otra hermana fue una maestra bilingüe y el otro hermano, Joe, fue un hombre de negocios", prosiguió comentando sobre esta familia.

"Esta es una distinguida familia. Es una familia que todos deben de conocer", aseveró.

Una mirada al pasado

En cuanto a la familia García, Luna apuntó al doctor Héctor García, de Mercedes (Texas), descendiente de una familia que huyó de la violencia de La Revolución Mexicana.

García fue un cirujano y veterano de la Segunda Guerra Mundial y posteriormente se convirtió en un pionero por los derechos civiles en Texas al fundar el American G.I Fórum, así como embajador alterno ante las Naciones Unidas.

"Si tan solo unos hispanos conocieran a la familia Cavazos y García, eso sería en si un buen comienzo", señaló Luna.

Atento a las contradicciones, el historiador dijo que a pesar de que somos 50 millones de hispanos en el país eso no se traduce en influencia y poder.

Para lograrlo, asegura que los jóvenes, en este caso los jóvenes méxicoamericanos, deben conocer sus raíces culturales y su historia.

"Si no tenemos nuestra historia y cultura estamos perdidos, y si estamos perdidos, seremos vulnerables", apuntó.

publicidad

De edad avanzada, el ilustre historiador, maestro y activista por los derechos civiles confió a Efe que quiere ver su sueño de un museo hecho realidad pronto.

"Yo tengo 78 años de edad, ya no tengo mucho tiempo y quiero ver el museo antes que yo me vaya", recalcó.

Manny Martínez, el presidente de la mesa directiva que organiza este proyecto, dijo a Efe que es importante para las futuras generaciones de jóvenes hispanos saber quiénes son y de donde vinieron.

"Deben de conocer la historia de los verdaderos héroes y aprender cómo nosotros hemos influido en la historia de este país", apuntó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad