publicidad

El gobernador de Florida justifica una "purga" de los registros de votantes

El gobernador de Florida justifica una "purga" de los registros de votantes

El Gobernador Rick Scott aseguró que se ha detectado al menos cien personas que no son ciudadanos estadounidenses y que aparecen en el registro de votantes.

MIAMI, Florida -  El gobernador de Florida, Rick Scott, aseguró esta semana que se ha detectado al menos un centenar de personas que no son ciudadanos estadounidenses y que aparecen en el registro de votantes del estado, de los que "cerca de 50 votaron en las pasadas elecciones".

Una circunstancia que, en opinión de Scott, justifica los esfuerzos del estado para que los electores confirmen su ciudadanía estadounidense, ya que las autoridades temen que haya cientos de personas en esta situación.

Los comentarios de Scott, recogidos en el sitio de internet de la gobernación, se producen tras la demanda que presentó este lunes el estado contra el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos por no permitirle acceder a una base de datos para confirmar la ciudadanía estadounidense de los electores inmigrantes.

El Departamento de Justicia también remitió el lunes una carta al estado en la que amenaza con emprender acciones legales contra Florida por, entre otras posibles infracciones, violar los derechos de los votantes.

"Tengo la obligación de hacer cumplir la leyes de nuestra nación" y nadie tiene el derecho a votar en las elecciones si no es un ciudadano estadounidense, dijo hoy al respecto Scott en una entrevista con la cadena CNN.

La demanda interpuesta por el estado de Florida tiene lugar después de que el Departamento de Justicia comenzase a cuestionar la legalidad del programa de "purga" de votantes, cuyo objetivo es eliminar del registro a aquellos electores que no confirmen su ciudadanía estadounidense.

publicidad

De acuerdo con la información proporcionada al estado por el Departamento de Seguridad de Carreteras y Vehículos Motorizados (DHSMV), miles de personas posiblemente no son ciudadanos y están ilegalmente en las listas de votación, aunque el método utilizado ha sido cuestionado por los supervisores de comicios de los 67 condados del estado.

Los supervisores sostienen que, al parecer, el DHSMV no mantiene actualizados sus datos referentes a la ciudadanía.

Por todo ello, la Unión Americana de Libertades Civiles de la Florida (ACLUFL) y el Lawyers Committee on Civil Rights Under Law (LCCRUL) interpusieron el pasado viernes una demanda contra el secretario de Estado de Florida, Ken Detzner.

Ambos grupos defensores de los derechos civiles están en desacuerdo con los esfuerzos del estado de Florida para que los electores confirmen su ciudadanía estadounidense y, en caso de no hacerlo, puedan perder su derecho a votar.

Por su parte, el Departamento de Justicia señala en la carta que el programa impulsado por el estado usa de forma inapropiada la información recogida de viejas aplicaciones para obtener el carné de conducir.

"Un número de personas, por consiguiente, se han convertido ya en ciudadanos estadounidenses están registrados legalmente para votar", agregó la carta.

Howard Simon, director ejecutivo de ACLUFL, explicó que "el programa ilegal para purgar votantes elegibles utiliza información incorrecta para eliminar a ciudadanos elegibles de las listas de votantes. Pareciera que el gobernador Scott y su secretario e Estado no pueden hablar sin ocultar sus intenciones políticas".

El 61 % de las personas a las que se les exigió probar su ciudadanía son hispanas, de acuerdo con un análisis de la ACLUFL.

Sin embargo, Scott señaló que "este no es un asunto partidista; no es sobre si eres republicano o demócrata o independiente. Es un asunto que todos queremos (...): que los ciudadanos estadounidenses se registren para votar. Pero los que no lo son no deberían hacerlo", apostilló.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad