Ejecuciones

Quién es Pablo Vásquez, "el vampiro asesino" de Texas que fue ejecutado

Este texano asesinó a un niño golpeándole la cabeza, le cortó la garganta, se bebió su sangre, le cortó los brazos y, junto con un familiar de 15 años, lo enterró cerca de la frontera con México.
6 Abr 2016 – 11:47 AM EDT

Los residentes de la pequeña población fronteriza de Donna, en Texas, atestiguaron en 1998 el que consideran el crimen más sangriento y espeluznante que recuerden en muchos años. Un joven de 20 años de edad, Pablo Lucio Vásquez, asesinó a su amigo David Cárdenas de 12, con quien acudió a una fiesta en donde se embriagaron y se drogaron, según la policía.



Posteriormente golpeó a Cárdenas con un tubo, le cortó la garganta, se bebió su sangre, le descuartizó los dos brazos, arrastró el cuerpo con la ayuda de su primo, Andy Chapa de 15 años de edad, y entre los dos enterraron el cuerpo detrás de una casa ubicada cerca de la frontera con México.

Este miércoles Vásquez fue ejecutado por el asesinato. Le aplicaron una dosis de inyección letal y a las 7:35 pm (hora local) fue declarado muerto.

De acuerdo con los medios, sus últimas palabras a cuatro de los familiares de su víctima, fueron: "Esta es la única forma en que puedo ser perdonado. Obtuvieron su justicia aquí mismo".

Luego, dijo: "Nos vemos en el más allá".

¿Quién es 'El Vampiro'?

Várquez nació el 11 de agosto de 1977 en el condado Dawson ubicado en el noroeste de Texas. Estudió hasta el octavo grado.

El llamado ' El Vampiro Asesino' hizo grotescas revelaciones a la policía cuando tras su arresto.

"No lo sé, de repente perdí la conciencia. Empecé a escuchar voces en mi cabeza y le dije a mi primo que alguien me estaba diciendo 'mátalo, mátalo', así que lo tomé por sorpresa, le golpeé y entonces él cayó al suelo", confesó Vásquez. También trató infructuosamente de cortarle la cabeza.


La Policía halló el cuerpo de Cárdenas al cabo de cuatro días y una pista anónima condujo a los investigadores a arrestar a Chapa y después a Vásquez, que había huido a Houston tras cometer el crimen. Ingresó a la cárcel el 30 de marzo de 1999 tras ser arrestado.

Chapa, por su parte, cumple una pena de 35 años de prisión. Además, otros tres familiares de los primos fueron condenados a penas menores por ayudar a Vásquez a huir y a uno lo deportaron a Guatemala.


En una apelación pendiente ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos, Vásquez dijo que no tuvo un juicio justo porque los miembros del jurado eran simpatizantes de la pena de muerte. Sin embargo fue rechazada.

En apelaciones anteriores sin éxito, los abogados de Vásquez argumentaron que el asesinato no debería haber sido considerado un crimen capital, porque no mató a Cárdenas con la intención de robarle, según documentos judiciales.

Pablo Lucio Vásquez fue el undécimo reo ejecutado este año en Estados Unidos y el sexto en Texas.

Lea también:

RELACIONADOS:EjecucionesAsesinatosCrímenesLocal

Más contenido de tu interés