publicidad
El 15 de junio del 2012 el gobierno anunció que los dreamers menores de 30 años de edad pueden acogerse a la Acción Diferida, que frena temporalmente las deportaciones y les otorga un permiso de trabajo.

'Dreamers' de N. Carolina marchan por colegiatura reducidas

'Dreamers' de N. Carolina marchan por colegiatura reducidas

'Dreamers' en Carolina del Norte marcharon para exigir al fiscal general que los universitarios con Acción Diferida paguen colegiaturas como residentes.

El 15 de junio del 2012 el gobierno anunció que los dreamers menores de...
El 15 de junio del 2012 el gobierno anunció que los dreamers menores de 30 años de edad pueden acogerse a la Acción Diferida, que frena temporalmente las deportaciones y les otorga un permiso de trabajo.

CHARLOTTE - Decenas de 'Dreamers' de Carolina del Norte marcharon el sábado pasado en varias ciudades para exigir una vez más al fiscal general del estado que no “entierre” sus sueños y permita que los universitarios con Acción Diferida (DACA) paguen colegiaturas como residentes.

Durante la “Marcha de los Sueños Rotos”, miembros del NC Dream Team y simpatizantes no se amilanaron por la lluvia y, con carteles que exigían una “tarifa igual para todos”, iniciaron su recorrido en la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, la primera universidad pública del país.

Luego de llegar a la ciudad de Durham, al norte del estado, los manifestantes alcanzaron Raleigh y, tras marchar por algunas calles de la capital, enfilaron hacia la oficina del procurador Roy Cooper en donde realizaron un simulacro del “entierro de sus sueños”.

publicidad

“No hay base legal para seguir negándonos la matrícula estatal”, afirmó Viridiana Martínez, fundadora del NC Dream Team, y quien urgió al fiscal a emitir una opinión legal al respecto.

Aunque los centros de educación superior estatales permiten la inscripción de los indocumentados bajo el programa DACA, los llamados “jóvenes soñadores” deben pagar por las colegiaturas cuatro veces más que los residentes del estado.

Según Martínez, hay más de 15,000 jóvenes en Carolina del Norte con la Acción Diferida, mientras que otros 20, 000 han aplicado por este beneficio migratorio y esperan poder ir al colegio comunitario, o a la universidad, pagando la misma matrícula que el resto de sus compañeros.

Uno de ellos es Juan Presas, de 23 años, quien a pesar de residir 14 años en el estado y estar beneficiado con el programa DACA desde 2013, paga tarifa de extranjero en el colegio comunitario del condado Granville.

“Trabajo más de 60 horas a la semana limpiando una fábrica para pagar los 4,000 dólares por semestre, mientras los otros estudiantes solo pagan 1,000 por cuatro clases. Se me hace injusto, por eso marcho este sábado y pido al procurador que nos deje seguir estudiando”, afirmó Presas, originario de México.

El NC Dream Team emitió esta semana un memorando legal en el que explica las bases jurídicas de su petición y señaló que la situación de los jóvenes con DACA es similar a los que tienen el Estatus de Protección Temporal (TPS), los cuales pagan tarifas de residente en los colegios comunitarios.

El Sistema de Colegios Comunitarios estatal aclaró que los estudiantes con DACA que trabajan en una compañía del estado, y cuyo empleador quiera pagar sus estudios, podían abonar la tarifa de residente, una opción que Martínez calificó de injusta porque obliga a los jóvenes a mantenerse en un trabajo (“así no les guste”) para pagar la tarifa estatal.

La oficina del fiscal Cooper, un demócrata con aspiraciones a la gobernación del estado en 2016, no ha respondido a las demandas de los grupos proinmigrantes y, según la portavoz del Departamento de Justicia, Noelle Talley, los “abogados del estado siguen estudiando la petición”.

Martínez enfatizó que los grupos no se quedarán de brazos cruzados si Cooper no falla a favor de los estudiantes y amenazó una demanda en contra del estado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad