publicidad

Situación de economía mundial

Situación de economía mundial

La economía mundial está "entre el hielo y el fuego", según el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn.

La inflación, el fuego

WASHINGTON, D.C. - La economía mundial está "entre el hielo y el fuego", según el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, que pintó el jueves un panorama complicado, con una desaceleración generalizada acompañada de inflación.La frenada brusca que experimentará la economía mundial este año, en otras circunstancias espantaría cualquier temor a un alza de precios, pero no es así esta vez, según alertó Strauss-Kahn en una rueda de prensa previa a la asamblea de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial.

"La inflación puede haber vuelto" al mundo por el alza de los precios de los alimentos y la energía, dijo Strauss-Kahn.

Ese es el "fuego" del que habló el ex ministro francés y que se siente desde Madrid hasta Puerto Príncipe.

No obstante, donde quema más es en África y un puñado de países en otras regiones, como Haití, Mongolia y Afganistán.

Encarecimiento de los alimentos

Aparte del drama humano, del que se ocupa más directamente el Banco Mundial, Strauss-Kahn enfatizó que el alza de los alimentos, que suma un 48 por ciento desde finales de 2006, ha causado graves perjuicios macroeconómicos.

Para gran parte del continente negro la subida de esos precios supondrá un empeoramiento de más de un 1 por ciento de su sector externo entre 2007 y 2008, un impacto que el jefe del FMI consideró "gigante".

publicidad

El efecto "es probablemente mayor que la mayoría de los choques (económicos) del pasado", dijo.

El impacto de los biocombustibles

En Europa, las cuentas corrientes de la mayoría de los países sufrirá un deterioro de menos del 1 por ciento por esta causa, mientras que ganarán los grandes exportadores, como Argentina, Brasil, Estados Unidos, Rusia y Australia.

Bolivia y Paraguay también se beneficiarán, mientras que el resto de América Latina se verá "moderadamente" perjudicada.

Strauss-Kahn achacó la subida de los precios de los alimentos en gran parte al incremento de los cultivos para biocombustibles y recomendó eliminar las barreras que limitan un incremento del suministro de alimentos.

La recesión, el hielo

Si el "fuego" es la inflación, el "hielo" es una economía en caída libre en algunos países desarrollados, particularmente Estados Unidos.

El mundo dejará atrás el crecimiento del 4.9 por ciento registrado en 2007, tras varios años de esplendor, y marcará un 3.7 por ciento en 2008, según datos del Fondo.

Esa cifra se acerca peligrosamente al 3 por ciento, una cifra considerada por el FMI como "equivalente" a una recesión mundial.

Esta tasa implicaría una contracción en países avanzados importantes y una desaceleración marcada en naciones de alto crecimiento, como China e India, según explicó Subir Lall, coordinador del informe de previsiones económicas de la institución.

Espacio para jugar con la tasa de interés

En Estados Unidos y la Zona Euro la inflación está por encima de las metas oficiales, pero en ambos casos las autoridades monetarias tienen espacio para bajar los intereses, según el Fondo.

El Banco Central Europeo (BCE), sin embargo, no atendió a estas razones y el jueves dejó sin cambios las tasas de referencia.

Los mercados emergentes han soportado bien la crisis hasta ahora, reconoció Strauss-Kahn, pero recalcó que "no son inmunes" a ella.

Alertó del riesgo de "una parada súbita o, por lo menos, una reducción drástica" de los flujos de capital hacia los países en desarrollo, que golpearía en particular a las naciones que dependen más del dinero externo para su financiación.

"Estamos muy preocupados por lo que está pasando en Europa Central, en los países emergentes de Europa Central", declaró Strauss-Kahn, en referencia a República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia, que tienen importantes déficit por cuenta corriente.

El jefe del FMI afirmó que la captación de recursos externos por parte de las empresas en los países en desarrollo "casi se colapsó" en el primer trimestre de este año, comparado con los tres primeros meses de 2007.

Strauss-Kahn también reflexionó sobre las lecciones de la crisis financiera. A su juicio, los bancos centrales de los países industrializados deben diseñar "una forma estándar de intervenir" en los mercados.

publicidad

"Es más probable que la señal que se envía a los mercados se entienda si diferentes bancos centrales dan la misma señal de la misma forma", afirmó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad