publicidad

Nuevo plan demócrata al Senado para reformar Wall Street

Nuevo plan demócrata al Senado para reformar Wall Street

El influyente senador demócrata Chris Dodd presentó una nueva reforma de la reglamentación del sector financiero.

Nuevo plan demócrata al Senado para reformar Wall Street c21f314b115640b...

Republicanos en contra

WASHINGTON, D.C. - El influyente Senador Chris Dodd presenta este lunes una nueva reforma de la reglamentación del sector financiero, un proyecto insignia del gobierno de Obama, presionado entre las demandas de los inversores y el intenso lobbying de Wall Street.

Dodd decidió la semana pasada, luego de varios meses de negociaciones con la oposición republicana, que había llegado el momento de pasar a la acción."Debo enfrentar al que llamo el 10º senador, es decir el tiempo. En particular en este año electoral", declaró a la prensa.

Pero los republicanos no apoyan esta reforma del sistema financiero en su estado actual, que tiene como objetivo recuperar la confianza de los inversores y superar las lagunas que originaron la crisis financiera del otoño de 2008.

publicidad

El Senador Dodd y sus colaboradores trabajaron durante todo el fin de semana hasta las primeras horas de la madrugada del lunes para ultimar detalles del plan.

Agencia de protección del inversor

Entre las medidas del proyecto de reforma debería figurar la creación -muy controvertida- de una agencia financiera de protección del inversor.

Luego de largas negociaciones con los republicanos, Dodd aceptó colocar la agencia bajo supervisión de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, acordándole poderes que no tenía en la primera versión del plan presentada en el otoño boreal pasado.

Esta agencia supervisaría a los bancos cuyos activos superen los $50 mil millones, es decir, instituciones medianas a grandes.

Dodd había anunciado la semana pasada que no esperaba "un apoyo universal" a este proyecto, que inquieta a los bancos.

"Too big to fail"

Por otra parte, el texto debería aportar soluciones a los problemas que presentan las grandes entidades financieras, cuyas debilidades fueron reveladas por la crisis, prohibiendo a esas instituciones -consideradas demasiado grandes para dejarlas quebrar ("too big to fail")- alcanzar un tamaño considerado excesivo, e imponiéndoles la tenencia de mayores reservas para absorber un eventual shock financiero.

El principal desacuerdo entre demócratas y republicanos versa sobre la reforma del inmenso mercado de productos derivados de deuda, en parte causantes de la crisis. La idea es tratar de imponer mayor transparencia en ese mercado, en el que las instituciones financieras disponen de poderosos grupos de presión.

El presidente Barack Obama había advertido el 27 de enero en su discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso que sería inflexible sobre la reforma del sistema de regulación financiera y que devolvería a los congresistas cualquier proyecto que le fuera presentado que no pase "la prueba de una reforma real".

Pese a los últimos reparos de la oposición, Dodd anunció que el nuevo proyecto debería ser considerado por el Comité bancario del Senado antes de fin de mes, a fin de abrir luego la vía para su aprobación final por el pleno de la cámara alta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad