publicidad

Cambian avión por autobús

Cambian avión por autobús

Debido a los altos precios de la gasolina, los mexicanos del norte de Texas han cambiado el avión por el autobús.

"El precio más barato a su destino"

Debido a los altos precios de la gasolina, los mexicanos residentes en el norte de Texas han cambiado la comodidad y la rapidez del avión para trasladarse a sus lugares de origen en autobús, aunque el viaje sea más largo y agotador.

Desde Dallas, decenas de empresas de transporte ofrecen la mejor atención y prometen el viaje más seguro hacia México y las ciudades fronterizas.

Ante la inminente alza de los pasajes aéreos, en los últimos meses las líneas de autobuses han acuñado una frase que está de moda: "El precio más barato a su destino".

Olga Martínez, originaria de Ciudad Juárez, viaja muy seguido en avión a su ciudad natal con su pequeña de siete años, y es la primera vez en muchos años que lo hará en autobús.

Su travesía durará cerca de 18 horas; 10 hasta El Paso (Texas) y el resto hacia su destino final en otra línea de buses.

"Lo decidí de último minuto. Mi aerolínea me cobraba más de $1,200 por tres pasajes, más gastos por cada maleta. Este viaje, aunque será demorado, es hasta cuatro veces más barato y mis maletas no pagan", comentó Martínez.

Al igual que Martínez, hay miles de usuarios que optan por viajar por tierra.

Flexibilidad y buen costo

De acuerdo con Dustin Clark, vocero de Greyhound, la empresa de transporte nacional ha experimentado una alta demanda de ventas de pasajes adelantados, principalmente, dijo, por "la libertad que ofrecemos al usuario".

publicidad

"Por ejemplo, aparte de precios muchos más baratos que los de avión, el boleto tiene una duración de un año y el pasajero lo puede usar el día que desee durante ese lapso. Además, si durante el viaje se baja en una ciudad antes del destino final, puede retomar la porción que le queda en cualquier momento", afirmó.

"Un boleto de ida y vuelta de Dallas a Houston por Greyhound cuesta un poco más de $80. El mismo viaje en avión no baja de $250. Esa diferencia es crucial para el público, al menos ahora en esta época en que uno trata de cuidar su bolsillo", agregó Clark.

Hasta Monterrey

Julio Campos es otro de los viajeros frecuentes de una aerolínea que se ha inclinado por viajar por tierra a Monterrey (México).

"El precio manda y cuando comparas los pasajes de avión, no hay que pensarlo mucho", asegura Campos, un pequeño comerciante de joyería de fantasía que viaja de regreso con varias maletas y bultos llenos de mercadería.

"Mi negocio depende de lo que traiga de Nuevo León (México) y viajo muy a menudo, pero las cuentas no salen cuando los precios de los pasajes aéreos van cambiando a menudo. Ni con mi camioneta me conviene hacerlo porque más gasto en gasolina", añadió.

Dura competencia por los viajeros

Pero a pesar del crecimiento en el número de usuarios que muchas empresas de transporte dicen tener, hay otras que se quejan de la competencia y sufren por el precio de los combustibles.

Para Enedelia Ávila, una de las propietarias de Agencia Ávila, la empresa familiar que desde hace 15 años formaron sus padres no es ni la sombra en estos momentos de lo que era hace unos años atrás.

"Han salido muchas empresas que ofrecen lo que sea con tal de llevarse a los pasajeros", dijo Ávila, cuya clientela ha disminuido hasta un 30 por ciento en comparación a los cinco primeros meses del año pasado.

De los tres autobuses que salen de Dallas a Guanajuato (México) tres veces a la semana, muchas veces se queda uno por falta de pasajeros. Para no "quedarse atrás", la empresa de Ávila utiliza varios métodos para que los clientes no decidan irse con la competencia.

"Por la compra del pasaje, si viven cerca, a 10 millas a la redonda, nosotros vamos a recogerlos. Eso hasta ahora nadie lo ofrece", aseguró Ávila.

Antes usaban auto

Celia Sánchez es recepcionista y vendedora de boletos en Autobuses Los Paisanos, en Dallas, la competencia directa de Agencia Ávila.

Según Sanchez, Los Paisanos se ha percatado de un patrón que antes no era muy común: la venta de pasajes a ciudades que están en el camino hacia los destinos finales.

"Por ejemplo, el bus que va hasta Chihuahua (México) se queda casi vacío cuando llega a El Paso. Cuando les pregunto, dicen que antes viajaban en sus propios autos, pero que la gasolina ahora está demasiado cara", señaló Sánchez.

publicidad

Según cálculos del Consulado General de México en Dallas, los mexicanos en el norte de Texas suman más de medio millón de personas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad