publicidad

Apoyo a Obama cayó por su manejo de la economía

Apoyo a Obama cayó por su manejo de la economía

El presidente Barack Obama recibió las calificaciones más bajas por su manejo de la economía en una nueva encuesta.

Apoyo a Obama cayó por su manejo de la economía 58669881f9864cbba6eb32fb...

De cara a elecciones

WASHINGTON, D.C. - El presidente Barack Obama recibió las calificaciones más bajas por su manejo de la economía en una nueva encuesta Associated Press-GfK, la cual también reveló que una gran mayoría de los estadounidenses considera ahora malas las perspectivas financieras de Estados Unidos.

Los electores podrían descargar su frustración contra el grupo político en el poder --el Partido Demócrata de Obama-- en las elecciones legislativas de noviembre.

Cuando faltan 11 semanas para los comicios del 2 de noviembre, el 41 por ciento de las personas entrevistadas aprobó el desempeño del presidente en la economía, por bajo del 44 por ciento de abril, mientras el 56 por ciento lo desaprobó. Y el 61 por ciento dijo que la economía ha empeorado o tenía la misma percepción de Obama.

publicidad

Además, tres cuartas partes consideraron también irrealista esperar una mejoría económica notable en los primeros 18 meses del mandato del presidente. El nivel de aprobación general sobre Obama permaneció sin cambio, en 49 por ciento, debido en parte a que le sigue agradando a la mayoría de los estadounidenses.

La visión adversa de la economía se torno incluso más pesimista en estos meses cuando la tasa nacional de desempleo persistió en casi 10 por ciento. Este índice ha sido fardo pesado tanto para Obama como para los demócratas, que controlan el Congreso.

Demócratas, nerviosos

Los puntos de vista de este tipo ponen nerviosos a los demócratas que intentan conservar sus mayorías cómodas en la Cámara de Representantes y en el Senado, mientras el entorno político para complicarse por los apuros económicos.

Los republicanos intentan convencer a la población de que pueden crear los empleos que Obama no ha cumplido.

"La verdad es que va a tomar algunos años para que salgamos totalmente de esta recesión. Va a tomar tiempo recuperar ocho millones de empleos", admitió el presidente Obama el martes mientras hacía campaña por candidatos demócratas en Seattle. "Quien les diga otra cosa sólo está buscando su voto".

Los demócratas están conscientes de que están frente a enormes retos; el 60 por ciento de las personas dicen que el país lleva un rumbo equivocado, mientras el 91 por ciento de los estadounidenses ve en la economía un problema mayor, seguido de cerca por el desempleo.

Economía, "muy mala"

El 81 por ciento de los entrevistas calificó ahora a la economía de mala o muy mala, por encima del 72 por ciento en julio. Solamente el 12 por ciento dijo que ha mejorado en el último mes, en contraste con el 19 por ciento de junio. Estas dos cifras son un récord desde que AP-GfK comenzar a hacer esas preguntas.

El estudio AP-GfK fue levantado del 11 al 16 de agosto por GfK Roper Public Affairs and Corporate Communications con entrevistas efectuadas a 1,007 adultos en todo el país mediante teléfonos fijos y móviles. El margen de error de la muestra es de más o menos 4.5 puntos porcentuales.

Obama habló de la recesión

Un presidente Barack Obama en campaña dijo el martes que tomará algunos años sacar al país de la recesión, y advirtió a los electores impacientes que cualquier candidato que prometa resultados más rápidos "sólo está buscando su voto".

El pronóstico económico del mandatario, manifestado al calor de una polarizada campaña de medio período presidencial, reflejó la delicada realidad política que él atraviesa. Debe tratar de persuadir a las personas golpeadas por la decaída economía que deben reelegir ahora a los líderes demócratas, pero también se está esforzando por lograr que los votantes vean a largo plazo, al tiempo que él mira hacia su propia campaña de reelección en el 2012.

publicidad

En una veloz visita a Seattle con el fin de generar entusiasmo y recaudar fondos para la senadora demócrata Patty Murray, Obama habló como un presidente cuya agenda está en riesgo. Ha logrado la aprobación de sus principales iniciativas legislativas prácticamente sin ningún apoyo republicano.

Pero con millones de personas sin empleo, y con una desaceleración en el crecimiento económico, el presidente tiene por delante una labor difícil de promoción mientras pregona un avance continuo del país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad