publicidad
Mujeres

Discriminación laboral en contra de la mujer

Discriminación laboral en contra de la mujer

Discriminación laboral en contra de la mujer.

Mujeres
Mujeres

Serie especial: El mismo trabajo, pero menos dinero

"Me sentí discriminada salarialmente, yo soy graduada de ingeniero mecánico en Venezuela, empecé a trabajar en Venezuela en la industria petrolera, mi primer trabajo fue como mecánico de máquinas”.

Desde hace más de 10 años, Sonia Gonzalez ha estado metida en un círculo prácticamente restringido para las mujeres y que hoy en día a pesar de la liberación femenina,  muy pocas son las que se atreven a desafiarlo.

En Venezuela se sintió discriminada por ser mujer, se fue a Europa a hacer una maestría y allí consiguió un trabajo en compresores, pensando que culturalmente iba a ser diferente.

La historia de Sonia se ha repetido una y otra vez a lo largo de la historia, en pleno siglo 21, parece que siguen existiendo tabús y escepticismo alrededor de que la mujer haga trabajos que se creen son exclusivos para los hombres.

publicidad

Pero lo peor no es lo que dicen o como las ven, es que ellas están haciendo los mismos trabajos con la misma o mejor educación que ellos por menos salario.

Claudia molina es abogada de la Comisión de Igualdad y Oportunidad en el Empleo EEOC por sus siglas en inglés, y habla sobre la realidad que vivimos casi 50 años después de que se implementara la ley de igualdad salarial y discriminación en la compensación.

“Hay diferencias entre los salarios que reciben los hombres y las mujeres frame, es un problema que ha existido desde la antigüedad”.

Hace 50 años una mujer ganaba 59 centavos por cada dólar que ganaba un hombre, hoy en día la mujer gana 77 centavos por cada dólar.

La brecha es aún más grande cuando se compara con mujeres de color o mujeres hispanas. La mujer hispana gana 62 centavos por cada dólar que gana un hombre anglosajón en este país.

El pasado 12 de abril la Comisión por la Igualdad y Oportunidad en el Empleo de Estados Unidos celebró el Día Nacional por la Igualdad Salarial sin importar el género, un día para concientizar a las empresas y empleadores a no discriminar. Esto basado en el Capítulo 7 de la Ley de Derechos Civiles de 1964 que protege a los individuos contra la discriminación en el empleo por razón de sexo, raza, color, origen nacionalidad y religión.

¿Pero  por qué sigue ocurriendo esto si existen leyes que se han implementado en los últimos años?

De acuerdo a la abogada Claudia Molina, los patrones culturales que existen en nuestra sociedad permiten esto, las mujeres somos más sumisas, más calladas y no exigimos que se nos pague más.

Hace menos de un siglo oficialmente se le otorgó el derecho al voto a la mujer en Estados Unidos, cuando en  1920 se estableció la décimo novena enmienda a la constitución.

En el campo laboral, las mujeres siguen luchando por la no discriminación de género, embarazo, nacionalidad, no ser castigadas cuando dejan de trabajar por cuidar de la familiar y el salario.

El abogado Kevin Chavez, experto en leyes laborales explica, “increíblemente ha sido menos de un siglo donde poco a poco estas leyes están hechas para la mujer , pero si hay muchos campos todavía para ganar en cuanto a leyes y derechos para la mujer”.

Kevin Chávez asegura que aunque hay varias leyes que protegen al empleado en general contra la discriminación en el trabajo, hay muy poco que este dirigido específicamente para la mujer.

Mujeres que han tomado acciones:

Precisamente por esta escasez de leyes y por haberse sentido discriminada la única vez que trabajó para alguien, Diana Ramos es hoy en día dueña de su propio negocio, un restaurante donde ella es la que manda y se pone su propio sueldo.

“Me juré a mi misma que nunca trabajaría para nadie más porque el trato era diferente y yo sabía que yo podía formar mi empresa, mi corporación y no había límites”, dice Diana.

publicidad

 Hoy en día además de ser una de las empresarias más destacadas de Houston, también es la presidente de la organización Hispanic Woman in Leadership o Mujeres Hispanas en Liderazgo y se ha convertido en mentora para cientos de jóvenes latinas que llegan a este país llenas de temores.

“El trabajo mío es formar grupos de muchachas que ya están en la preparatoria y van a la universidad, no tienen la confianza suficiente para seguir adelante, no tienen el autoestima y piensan que no les van a pagar suficiente, que no les van a dar el trabajo y este problema comienza desde pequeños”.

Guillermo Gonzalez es empresario y dueño de una destilería de tequila en México donde tiene más de 6 mil empleados entre mujeres y hombres y ha tratado de implantar la igualdad laboral en todo sentido, pero no ha sido fácil en un país predominantemente machista.

“El hombre que le falte el respeto a una mujer en ese momento está fuera, la mujer que le falte el respeto al hombre también está afuera, se les trata por igual”, dice Guillermo.

El pasado mes de marzo, en el Día Internacional de la Mujer, el presidente Barack Obama, enfatizó su determinación de aprobar la ley de igualdad en cheques de pago que se cayó en el senado por dos votos al principio de su administración.

El abogado Kevin Chávez asegura que comprobar un caso de discriminación laboral contra la mujer, y conseguir las evidencias sigue siendo un reto y lucha para el abogado que representa a una mujer discriminada.

publicidad

El más reciente estudio de la Casa Blanca dado a conocer en marzo, reveló que un 59 por ciento de las mujeres están graduándose más y asistiendo más a la universidad a comparación de los hombres, sin embargo son ellos quienes siguen obtienen los salarios más altos y en la mayoría de las ocasiones los mejores cargos.

Claudia Molina también explica que las mujeres tienden a seguir trabajos y carreras donde se trabaja con otras mujeres haciendo los trabajos de mujeres, por ejemplo, el, cuidar niños, el cuidar enfermos, el limpiar casas, esos son trabajos que tradicionalmente son trabajos de mujeres y que nuestra sociedad no les da el valor que se merecen, en cambio los hombres que trabajan con hombres, haciendo trabajos tradicionalmente de hombres en construcción, ingeniería, tecnología, son trabajos que nuestra sociedad les da mucho más valor y les paga más.

El estudio de la Casa Blanca, también reveló tendencias positivas y negativas de la mujer actual. Hoy en día tienen menos probabilidad de ser víctimas de crímenes violentos, esperan más para casarse y tienen menos hijos que las mujeres de generaciones previas.

Sin embargo los avances aun no se trasladan a los salarios y la igualdad en los lugares de trabajo.

Pero es importante que las mujeres sepan que sin importar su estatus inmigratorio en este país, tienen derechos y recursos para pelear su caso.

publicidad

Qué hacer si eres víctima de discriminación:

Lo primero que tiene que hacer es contactarse con el EEOC o la Comisión de Igualdad y Oportunidad en el Empleo al 1-800-669-4000, tien que llenar una queja administrativa, lo puede hacer en persona, o a través del internet bajando el formulario y mandándolo por correo.

Si tienen testigos o documentos que comprueben que lo que está sufriendo la persona es discriminación, eso ayuda mucho más.

Si su caso es negado por el EEOC, entonces el siguiente paso es ir con un abogado.

Los recursos existen solo hay que saber utilizarlos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad