null: nullpx
Denuncias

"Le levantó el sostén y le tocó los senos": cientos denuncian abusos de agentes migratorios, pero no les creen

Un pequeño porcentaje de las quejas contra agentes federales son investigadas y en los últimos años ningún caso derivó en una acusación penal. ICE es la dependencia del Departamento de Seguridad Nacional que acumula más denuncias de este tipo. La mayoría se reportaron en cinco centros de detención privados.
15 Oct 2018 – 6:00 PM EDT

Las acusaciones de dos hermanas guatemaltecas que reportaron haber sido abusadas sexualmente por un agente de la Patrulla Fronteriza después de ser rescatadas en el desierto de Texas son parte de 84 denuncias contra oficiales de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) que no pudieron ser corroboradas por falta de pruebas físicas, según determinó una investigación de la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Esta es la misma conclusión a la que llegó ese organismo cada una de las veces que revisó las quejas que recibió entre enero de 2010 y julio de 2016, revela un estudio del grupo Freedom for Immigrants.

Esta cifra y el caso de las hermanas guatemaltecas muestran lo complicado que es llevar ante la justicia a un agente fronterizo acusado de mal comportamiento, incluso cuando las presuntas víctimas deciden reportarlo inmediatamente.

De hecho, el inspector del DHS solo inició siete investigaciones contra agentes del CBP en ese período, pero en todas terminó creyendo la versión de los uniformados.

La organización Freedom for Immigrants también descubrió que esa dependencia pocas veces pone la lupa sobre las quejas de agresiones sexuales que supuestamente ocurrieron bajo custodia del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), la dependencia que acumula más acusaciones de este tipo.

El análisis, incluido en una queja federal interpuesta en abril de 2017, revela que la OIG recibió al menos 1,016 reportes de abusos sexuales presentados por inmigrantes detenidos entre mayo de 2014 y julio de 2016 (un promedio de una denuncia cada día), pero solo investigó 24 o el 2.4% del total.

De estas, hubo 402 denuncias contra ICE por "contacto sexual forzado", 196 de "acoso sexual" y 380 de "abuso físico o sexual". Cinco cárceles privadas de ICE acumularon la mayoría de las quejas de este tipo registradas entre octubre de 2012 y marzo de 2016: Jena/La Salle (en Louisiana), Houston Contract (en Texas), Northwest (en Washington), Adelanto y San Diego Contract (en California).

A través de un comunicado, la CBP aseguró –como en ocasiones anteriores– que "toma en serio" las denuncias de conducta indebida contra sus empleados y mencionó que en su sitio de Internet ha publicado una guía para que el público interponga denuncias. También tradujo ese enlace a español.

"El centro de información de la CBP también ha aumentado su capacidad en español para brindar un mejor servicio, responsabilidad y transparencia", señala la agencia.

Además, cita la dependencia, todas sus instalaciones implementan una serie de estándares sobre transporte, acompañamiento, detención y revisión de personas detenidas, "incluidas disposiciones relacionadas con el abuso sexual, la prevención de ataques y respuesta".

La denuncia de las migrantes

Las guatemaltecas Clarita, entonces de 19 años, y su hermana J.I., quien tenía 17, llegaron desorientadas y hambrientas tras su paso por el desierto texano a una estación de la Patrulla Fronteriza en Presidio, en 2016. Ahí, según una demanda federal, ellas fueron abusadas sexualmente por un agente.

La querella detalla que el uniformado habría llevado primero a Clarita a un pequeño cuarto en el cual le ordenó que se quitara la ropa y le tocó los pechos y la vagina. Luego fue el turno de J.I., a quien por la fuerza la llevó a una pequeña habitación que parecía ser un armario y bloqueó la puerta. "El oficial le ordenó a J.I. quitarse la ropa. Cuando ella se opuso, él insistió que era su trabajo buscar armas", relata la demanda.

Una vez que la niña se desabotonó la blusa a regañadientes, el agente "se le acercó, le levantó el sostén y le tocó los senos", agrega el documento. No conforme, le pidió que se bajara los pantalones, unos leggins y finalmente la ropa interior. Al tenerla completamente desnuda, el oficial "tocó a J.I. entre sus piernas".

Después, le ordenó que se diera la vuelta y que se agachara. "Solo después de que ella había cumplido con esa instrucción le permitió a J.I. ponerse su ropa interior y sus pantalones".

Las hermanas aseguran en su testimonio que tras el ataque lloraron tanto que el agente les pidió que se calmaran y les ofreció comida, una cobija e incluso procesar a Clarita como menor a cambio de que no le contaran nada a nadie. Ellas pasaron tres días detenidas y reportaron lo sucedido.

"Parecía nervioso y distante”

El reporte sobre esta investigación, obtenido por la agencia AP, señala que el agente en cuestión ha refutado todas las acusaciones, incluyendo que tocó los genitales de las jóvenes guatemaltecas. El oficial, cuyo nombre no ha sido revelado, insistió que solo les tomó las huellas dactilares antes de escoltarlas a su celda. Por la falta de cámaras de vigilancia, la versión de las hermanas no pudo ser corroborada.

Tampoco se incluyó el testimonio de otros agentes, pues este se encontraba solo debido a la falta de personal. Los oficiales que detuvieron a las centroamericanas se fueron respondiendo a otro llamado.

Este agente, quien fue interrogado tres veces por los investigadores, "parecía nervioso y distante" y "tenía que revisar constantemente la declaración preparada", cita AP. Al final, era la palabra del oficial contra la versión de las hermanas y los inspectores se inclinaron por el uniformado.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) del norte de California, que representa a J.I., no tuvo abogados disponibles para comentar sobre este caso.

Las jóvenes consiguieron reunirse con su madre en Fresno, California, donde ahora estudian y reciben terapia para superar dicha experiencia.


Mira también:


Fotos: así detiene la Patrulla Fronteriza a los migrantes que cruzan el Río Grande

Loading
Cargando galería
Publicidad