publicidad

Dentista clandestino opera a espaldas de la ley y en su propia casa

Dentista clandestino opera a espaldas de la ley y en su propia casa

Muchas personas suelen buscar curar sus malestares dentales con dentistas que burlan la ley y al mismo tiempo desafían la muerte. Estas prácticas son ilegales y pueden costar no sólo miles de dólares, sino además la propia salud.

Trabajando en la clandestinidad

Muchas personas suelen buscar curar sus malestares dentales con dentistas que burlan la ley y al mismo tiempo desafían la muerte.

Delito tras delito se cometen en un " consultorio dental" en Dallas, en donde muchas personas sin recursos suelen curar sus males en lugares clandestinos.

En video: Primera parte del reportaje

"Tu nada más llegas, le dices que te quieres sacar la muela y haz de cuenta que pides una comida rápida y de volada 10 minutos estás afuera", declara un testigo.

Lo mismo pasa para conseguir un antibióticos sin receta. "O sea tu llegas y preguntas: oye ¿me das penicilina? y de volada; o sea es muy fácil con seguir todo eso".

En video: Segunda parte del reportaje

Con una cámara escondida María grabó la experiencia que tuvo al sacarse una muela con este dentista clandestino.

"Fue una mala experiencia; por tratar de ahorrar un dinero tuve una hemorragia, no se me paraba, me duró más de dos días", recuerda María, quien aprendió la lección.

El dentista dice llamarse solamente Fernando y desde hace tiempo tiene un consultorio no registrado en el 7606 de Thistle Lane al norte de Dallas.

Cobra $75 por sacar una muela, pero si es la muela del juicio, se cobra más. Usa anestesia, pero carece de un equipo de rayos "X". También tapa o rellena las muelas y para salvarla cobra $370.

publicidad

Pero Fernando no aparece en ninguno de los registros de la Junta Dental de Texas.

Edith Cortés, Vice Presidenta del North Texas Hispanic Dental Association, es tajante al respecto. "Cuando no tienen los elementos requeridos se expone el paciente y el mismo dentista, la persona que está 'ejerciendo' sin una licencia también se expone".

No es un caso aislado

Noticias 23 Dallas se dio a la tarea de averiguar quién es él. Según su pagína en Facebook se llama Fernando Castro, tiene 45 años de edad, estudió en el Colegio Odontológico Colombiano y dice trabajar desde 1990 en el Hospital Marmato Caldas de Colombia, pero al mismo tiempo marca como su lugar de residencia la ciudad de Frisco, Texas.

"Dentistas sin registro puede haber en cualquier lado pero mientras no exista una denuncia no hay delito que perseguir. El problema es que esta gente esta usando a la comunidad latina porque saben que ellos no le van a decir a la policía no van a hablar porque tiene miedo que algo les va a pasar a ellos", refiere Héctor Valle, Fiscal Condado Dallas.

Y es que la fiscalía del Condado Dallas sigue de cerca 6 ó 7 casos de estos al año, pero se cree que hay muchos más.

Es como un secreto solidario entre la comunidad, van al dentista y luego hasta consiguen antibióticos extranjeros en tienditas de barrio, como la ubicada en la Webb Chappel y Timberlane en Dallas.  

"Lo que la gente tiene que tener cuidado es que los dentistas falsos usan drogas que ya no son efectivas o usan equipo que no está esterilizado y le puede hacer más daño a la gente si van ahí tratando de salvar dinero por no ir a un verdadero dentista que tiene licencia en el estado de Texas", detalló Hector Valle, Fiscal del Condado Dallas

Los dentistas registrados, como la Comisionada del Condado Dallas, Elba García, están a favor de que la competencia clandestina sea denunciada a la policía.

"Es totalmente ilegal y definitivamente pueden ir a la cárcel" advierte Elba García

No sólo por el hecho de carecer de registro y actualización, sino porque además no tienen un seguro contra negligencia.

Edith Cortés, de la Asociación de Dentistas Hispanos del Norte Texas, precisa que ningún odontólogo puede poner las manos a un paciente si no tiene ese seguro.

Además es muy alto el riesgo de contraer una enfermedad en esos consultorios improvisados por la falta de higiene.

Hay muchas cosas que se pueden transferir, la más comun, la más peligrosa que es muy fácil de que se transmita es la Hepatitis C, sin descartar enfermedades incurables como el SIDA. 

"Lo peor que puede pasar es la muerte", añade Elba García

El peligro entonces está presente.

Confrotamos al dentista

Acudir a consultorios dentales clandestinos o tiendas en donde venden antibióticos extranjeros sin receta podría ser para las personas un paso a la muerte.

publicidad

Por un momento María se sintió cerca la muerte después de que este dentista sin registro le sacó una muela.

"La verdad sí, yo me puse a llorar bastante porque yo no sabía que hacer, no paraba la sangre".

Asustada, regresó al consultorio clandestino, pero el dentista sólo le puso un líquido y un algodón en la herida, la hemorragia continuó pero no le dio ni le recetó ningún medicamento.

"No, no te dan medicamento tu tienes que buscar un medicamento por tu lado", explicó María.

Y eso fue lo que hizo. Acudió a una tienda donde nadie se imaginaría que se pueden conseguir antibióticos extranjeros sin receta médica.

" Pentrexyl es penicilina ¿Eso es bueno? Es para cualquier clase de infección y la compran mucho para la garganta. La pastilla cuesta cada una $1.50, la caja cuesta $37 con 28 pastillas y la mitad, que serían 14 pastillas $20".

Pero no sólo se la venden sino hasta las instrucciones de cómo tomarla le dan. "Esa se puede tomar cada 6 horas durante tres días".

"Eso es un delito también; tratando de obtener medicinas sin una receta del medico" señala Héctor Valle, Fiscal del Condado Dallas.

Tanto en esta tienda como en el consultorio dental casero no sólo se desafía la ley, sino hasta la vida.

"Definitivamente la opción es de ellos y mi opción es mi vida vale más que tratarme con alguien en donde a lo mejor acabo sin ella", subraya Elba García, reconocida odontóloga con muchos años de servicio a la comunidad.

publicidad

Huida en un auto de lujo

Ante estos hechos, nos dimos a la tarea de confrontar al dentista. Tocamos a su puerta y no apareció así que los esperamos y a su llegada le preguntamos si tenía o no un permiso para trabajar como dentista en Texas. Su respuesta fue el silencio y huyó a bordo de un auto de lujo. Un BMW.

Curarse en la clandestinidad no es la única opción, pero es como aventar una moneda al aire. Medicamentos y atención dental son muy caros si no se tiene un seguro medico en este país.

"A nosotros nos exigen cada año renovar la licencia, nos exigen créditos, educación continua, 12 horas por cada año, nos exigen pagar la licencia para recetar", explica Edith Cortés, una especialista.

Además de pagar cuotas muy altas para tirar los desechos médicos. Es por esos altos costos que se encarecen los servicios medicos y por lo mismo la gente busca lugares clandestinos que burlan las normas de higiene y seguridad.

"Porque con los tres hijos que tengo, no tengo aseguranza; tú sabes que pagando $275 por la consulta eso lo puedes ocupar comprando mandado", precisa María.

Pero según las autoridades las alternativas existen. Aquí en el area de Dallas-Forth Worth está el hospital Parkland y diferentes clínicas populares o comunitarias dependiendo la ciudad en el Metroplex donde se puede acudir y no gastar mucho dinero, a veces sin pagar nada. Aquí la información sobre una clínica dental comunitaria

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad