publicidad
Muchos no pueden darse el lujo de ver cómo cada vez son menos las oportunidades de empleo, mientras la base de empleos es cada vez menos. 

Daniel Garza: La crisis de los emprendedores

Daniel Garza: La crisis de los emprendedores

De acuerdo con las nuevas cifras del Producto Interno Bruto, nuestra economía continúa desacelerándose

Muchos no pueden darse el lujo de ver cómo cada vez son menos las oportu...
Muchos no pueden darse el lujo de ver cómo cada vez son menos las oportunidades de empleo, mientras la base de empleos es cada vez menos. 

Por Daniel Garza, Director Ejecutivo de Iniciativa LIBRE

Ayer recibimos noticias preocupantes "aunque no sorprendentes- desde Washington. De acuerdo con las nuevas cifras del Producto Interno Bruto (PIB), nuestra economía continúa desacelerándose, y estamos al borde de una recesión. En lugar de intentar fortalecer la economía y crear nuevas oportunidades, esto parece ser lo mejor que van a conseguir las familias trabajadoras, al menos hasta que haya nuevas políticas en Washington. Hasta que eso ocurra (y a menos que eso ocurra), pareciera que estamos muy lejos de romper el ciclo en el que hemos venido viviendo por años "uno en el que el discurso en Washington es optimista a pesar de que la realidad muestra una economía desacelerada en la que las familias viven cheque a cheque.

publicidad

Desafortunadamente, más allá de los cambios a corto plazo en la economía doméstica, existen problemas serios a largo plazo que se están ignorando. Uno de los problemas más serios es el alarmante y poco mencionado colapso en el número de negocios en los Estados Unidos.

De acuerdo con Gallup, los Estados Unidos no se encuentra ni en el primero ni en el segundo lugar en el ranking de nuevos negocios creados, sino en el puesto número 12 de la lista entre los países desarrollados. Países como Hungría, Finlandia, Suecia, Israel e Italia están abriendo negocios a un paso más acelerado que los Estados Unidos.

Esto puede resultarle sorprendente a la mayoría de la gente. Los americanos solemos enorgullecernos de nuestro espíritu de pioneros, nuestra creatividad y nuestra alma emprendedora. Con una fuerte tradición basada en inmigrantes trabajadores "millones de ellos todavía comienzan negocios familiares hoy en día-, esperaríamos que Estado Unidos liderara al mundo en términos de apertura de negocios. Por el contrario, el número de nuevas compañías fundadas se desvanece año a año.

Esto es un problema serio porque aumentar el número de compañías es vital para que crezca el empleo, y siempre lo ha sido. El número de grandes empresas en nuestra economía es relativamente pequeño, y pese a que son una fuente importante de nuevos empleos, las oportunidades que crean son limitadas. El hecho es que las compañías que ya se han convertido en líderes en un sector, suelen contratar a poca gente nueva. Del mismo modo, las compañías que se mantienen pequeñas, también generan pocas oportunidades de empleo.

Los trabajos del futuro vendrán de las compañías saludables, que crezcan "firmas que sean fundadas hoy, pero que tengan el potencial de expandirse considerablemente en los próximos 5, 10 o 20 años-. Es triste saber que el número de nuevas compañías fundadas cada año ha ido disminuyendo durante los últimos 30 años, y ha colapsado absolutamente desde 2007.

Peor aún, el número de empresas que han fracasado ha aumentado desde 2007 "así que son más las empresas que están cerrando que las que están abriendo. Gallup reportó recientemente que el número total de empresas, de todos los tamaños, que no están funcionando en el país es de cerca de 70,000 al año. Con sólo cerca de seis millones de empresas activas empleando a más de 100 millones de americanos, estaríamos en vías de perder medio millón de empresas en un período de siete años. Esa crisis en el emprendimiento amenaza a millones de familias americanas.

Los latinos deberían preocuparse por esto más que cualquier otro grupo. Nuestra comunidad es mucho más joven que el promedio nacional, y los latinos que están terminando el colegio ahora enfrentan serios desafíos económicos. Muchos no pueden darse el lujo de ver cómo cada vez son menos las oportunidades de empleo, mientras la base de empleos es cada vez menos. Además, los inmigrantes latinos siguen buscando el sueño americano, que para muchos implica abrir su propio negocio. A medida que sea cada vez más difícil empezar una pequeña empresa y verla crecer hasta el punto de que con sus ganancias podamos mantener a nuestra familia, esas familias verán la posibilidad de conseguir el sueño americano cada vez más lejana.

publicidad

Los políticos y los líderes comunitarios que tienen en sus mentes un modelo de gobierno grande, continúan abogando por más asistencia del gobierno como la única respuesta al decadente mercado laboral, a pesar de que este modelo ha fracasado por años. Esta política sombría y poco pensada sólo genera ociosidad a largo plazo, falta de productividad y una economía decadente de manera crónica. Lo que los americanos necesitan es hacer crecer el sector privado. Eso no va a ocurrir con un gobierno cada vez más grande, con más gastos, más endeudamiento y más programas insostenibles. Necesitamos políticas que reestablezcan el ambiente de crecimiento de inmediato.

Los voluntarios y quienes trabajamos en el Instituto LIBRE estamos tratando de hacer lo que podemos para ayudar. En un par de semanas, LIBRE llevará a cabo un encuentro de empresas en el sudoeste del país, Southwest Business Summit< http://swbsummit.com/>, que tendrá lugar en Albuquerque, Nuevo México. El evento es gratuito y se centrará en la energía, el intercambio comercial con México, las cargas de las regulaciones gubernamentales, y las oportunidades de negocio únicas y los desafíos que impactan a las pequeñas empresas del sudoeste del país. El encuentro ayudará a los emprendedores a desarrollar estrategias para conseguir el éxito en un ambiente en el que los desafíos son cada vez mayores.

publicidad

Pero mientras esfuerzos como este pueden ayudar, sabemos que no resuelven el problema. En los últimos años, el sueño de los emprendedores de construir su propia empresa para ayudar a sus familias y sus comunidades se está viendo sofocado. Ya sea por las costosas regulaciones, los mandatos complejos, los altos impuestos, la falta de crédito, o una combinación de todos los anteriores, la gente sencillamente no está abriendo nuevas empresas que puedan crecer para convertirse en líderes algún día. Ignorado por Washington, este problema es cada vez mayor, y necesita de un nuevo acercamiento en la búsqueda de soluciones para poder ser resuelto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad