null: nullpx
Estafa y Fraude

Un Lamborguini, hoteles de lujo y casinos: los estafadores que ganaron dinero gracias al coronavirus

Agentes federales han arrestado a varios hombres de negocio que recibieron grandes sumas de dinero por medio del programa que otorga préstamos a dueños de empresas en aprietos por la pandemia. Unos depositaron el dinero en sus cuentas bancarias, pero otros se compraron artículos de alta gama y hasta se fueron a jugarlo a los casinos.
2 Ago 2020 – 11:42 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Ganaron dinero durante la pandemia mientras millones de estadounidenses vieron disminuidos sus ingresos al quedar sin trabajo. Un empresario de California gastó a manos llenas en casinos de Las Vegas, un joven de Florida compró un lujoso Lamborghini Huracán EVO y un hombre de Massachusetts se embolsó más de 2 millones de dólares (aunque pedía más de $13 millones).

Varios presuntos estafadores ahora enfrentan cargos criminales por pedir préstamos de bajo interés, a través del programa federal que ayuda a dueños de negocios en apuros por el covid-19. Presentaron documentos falsos y cifras infladas para ganar millones de la noche a la mañana.

El caso más reciente es el de David T. Hines, residente de Miami y de 29 años, quien obtuvo 3.9 millones de dólares por medio del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP), que es parte de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (conocida por las siglas CARES).

Al solicitar asistencia dijo que lo usaría para estabilizar las finanzas de sus cuatro compañías, pero los investigadores descubrieron irregularidades. De hecho, las empresas que reportó eran fantasmas.

Tenía $3.4 millones en sus cuentas bancarias y el resto ya se lo había gastado comprando un exótico Lamborghini Huracán EVO 2020 valorado en 318,000 dólares, pagando 11,000 dólares en dos hoteles de lujo de Miami (The Setai y Fountainebleau) y adquiriendo más de 8,500 dólares en joyería de la cadena Graff Diamonds.


“No parece haber ningún propósito comercial para la mayoría, si no todos, de estos gastos”, señala la denuncia penal, la cual menciona que Hines pidió unos $13.5 millones por medio del programa PPP, presentando declaraciones falsas y engañosas sobre los gastos de nómina de las compañías fachada. Aseguró que tenía 70 empleados y que les pagaba 4 millones de dólares mensualmente.

Hines es acusado de tres cargos de fraude bancario, hacer declaraciones falsas a una institución bancaria y participar en transacciones con ganancias ilegales. Si es declarado culpable de todos estos delitos enfrenta una condena de hasta 70 años de prisión y una multa máxima de dos millones de dólares.

Hace dos semanas, agentes federales arrestaron en Los Ángeles a otro impostor, el empresario Andrew Marnell, de 40 años, quien recibió unos 9 millones de dólares gracias al programa CARES. Con parte del dinero fue un par de veces a los casinos de Las Vegas para apostar “cientos de miles de dólares”, según la denuncia de las autoridades que lo investigan. Una foto usada como evidencia lo captó en una mesa de juegos.

Por si fuera poco, Marnell también transfirió millones de dólares de los ingresos del préstamo obtenidos fraudulentamente a sus cuentas de inversión para hacer apuestas arriesgadas en el mercado de valores.

Un juez le negó el derecho a salir libre bajo fianza tras ser acusado de un cargo de fraude bancario que podría enviarlo a una prisión federal hasta por 30 años.



El empresario que inventó un suicidio

Un hombre de Georgia llevó su engaño a otro nivel cuando se enteró que las autoridades federales lo buscaban por haber inventado que tenía tres restaurantes a punto de la quiebra por la contingencia, para solicitar un préstamo de casi 440,000 dólares al gobierno federal.

David A. Staveley, de 52 años y quien usa el alias de ‘Kurt Sanborn’, fue arrestado en Georgia y liberado con una tobillera electrónica para rastrear su ubicación. Pero se la quitó el 26 de mayo y desapareció. Unos días después encontraron su vehículo con su cartera, en la cual estaban su licencia de manejo y sus tarjetas de crédito, y una nota suicida. El auto estaba cerca de una playa en Quincy.

Pero los detectives concluyeron que trataba de fingir su muerte para que dejaran de buscarlo.

Los investigadores creen que primero huyó a Tennessee y después a Georgia. Todo ese tiempo usó varias identidades falsas y manejó una minivan con placas de California robadas. Pero lo arrestaron en Alpharetta, Georgia. Tenía varios documentos de identidad con distintos nombres.


Staveley le había asegurado al gobierno federal que necesitaba dinero para pagar los sueldos de los empleados de tres restaurantes en Rhode Island. Sin embargo, dos establecimientos ya estaban cerrados desde antes de la pandemia y él no era propietario del tercero.

Los comunicados del Departamento de Justicia (DOJ) dan cuenta de varios casos de fraude al programa CARES. Es el caso de un hombre de Massachusetts que recibió más de 2 millones de dólares, aunque estaba solicitando más de $13 millones. Otro de Washington que pidió $5.5 millones. Y un empresario de Texas afirmó que necesitaba más de $5 millones para sacar a flote una nómina falsa de 400 trabajadores.

“Cada vez que el gobierno proporciona grandes cantidades de dinero al público, hay personas que tratarán de engañar al sistema”, dijo sobre este caso el fiscal federal Joseph D. Brown.

Cruzaron la frontera hacia México para escapar de la justicia en EEUU: el FBI pide ayuda para encontrar a estos fugitivos (fotos)

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés