publicidad

Conozca la fascinante y legendaria historia del Señor de la Piedad

Conozca la fascinante y legendaria historia del Señor de la Piedad

En la Piedad, Michoacán, el último recurso es rezarle a este Cristo milagroso ante tanta violencia derivada del narcotráfico.

Conozca la fascinante y legendaria historia del Señor de la Piedad 20463...

Demasiada violencia

LA PIEDAD, Michoacán, México.- La violencia derivada de las actividades del narcotráfico que agobia a la República Mexicana, llegó a su punto álgido en esta población en donde su último recurso es rezarle al Señor de la Piedad.

Fue la nochebuena de 1672 cuando varios pastores reunidos alrededor de una fogata en Michoacán, México descubrieron que el tronco de un arbusto de Tepame no se consumia entre las brasas. Al retirarlo de la hoguera descubrieron que la madera se asemejaba a una figura humana. Un Cristo milagroso.

"Eso cuenta la historia, muchos la tratan de leyenda, que llegaron unos peregrinos que dijeron ser talladores de imagenes. y ellos les dijeron, ah pues tenemos esto...y ellos le dieron el acabado", explica el párroco de la Piedad, Jesús Alcázar.

publicidad

La imagen viajó por varios poblados de Michoacán, para finalmente quedar bajo el resguardo de la parroquia de San Sebastian de Aramutarillo, lugar que finalmente cambió de nombre a La Piedad de Cabadas.

"El Señor de la Piedad ha representado y sobre todo actualmente es un gran soporte espiritual para todos, porque estamos viviendo tiempos muy convulsos, tiempos de mucha corrupción y diría yo, de mucho escepticisimo, porque el pueblo mexicano ya no halla en quien confiar", afirma contundente el párroco Jesús Alcázar.

Diariamente, el Senor de la Piedad es visitado por miles de feligreses quienes piden por la salvación tanto de justos como pecadores.

"Así como pedimos por las personas buenas hay que pedir por las personas que no tienen buenos pensamientos y que se encaminen por el bien", refiere María Isabel Flores, una feligresa de esta iglesia.

Para el párroco, Jesús Alcázar, tal parece que los delincuentes le estan ganando al gobierno "...lo están retando, y eso es muy grave", puntualiza.

Los "levantados"

"Yo tenía mucho miedo de que nos fueran a torturar. Yo estaba resignado a que ya me iban a matar, eso si ya sabia, pero yo queria que me mataran de un balazo en la cabeza, para no sufrir. Con un balazo ¿para qué carajos nos torturan? que nos den un balazo y ya",  recuerda conmovido un periodista "levantado" de nombre Sergio.

Fue detenido y amenazado por presuntos narcotraficantes mientras investigaba la ejecución de seis agentes de la policia ministerial de Michoacán.

"A muchos cuates que ejecutaron les rompian las piernas, los brazos, se los rompian a balazos o a batazos, o los descuartizaban también. En ese año se dió de moda que los empezaban a decapitar", señala Juan, otro periodista "levantado".

Este es el riesgo del oficio cuando se trata de investigar a las redes del narcotráfico y el crimen organizado.

"Es como traer una AK 47 en la boca y si hablas del narcotráfico y de los grupos que hay es como apretar el gatillo y suicidarte" advierte Pedro, uno más de los periodistas "levantados".

Me comentaron que ellos realmente no mataban por matar. Que estaban ellos defendiendo su territorio, de gentes que estaban llegando de otros lados. Interpreto que ellos estaban defendiéndose de otros cárteles que estaban llegando aquí a quitarles su posición. Lo que quieras, pero ellos lo ven asi, como algo territorial, detalla Sergio.

Esta última premisa, que mantenia cierto equilibrio entre el crimen organizado y la sociedad dejo de existir el 15 de septiembre, día en el que se realizó esta entrevista,. Manos desconocidas lanzaron dos granadas de fragmentación en plena plaza pública de Morelia, la capital del estado, matando a 8 personas inocentes e hiriendo a más de 100.

publicidad

El gobierno calificó el acto como terrorista y lo atribuyó al grupo conocido como "La Familia Michoacana".

"La Familia es, hasta donde sabemos un apéndice del Cártel del Golfo y se compone de alrededor de 5 mil gentes que controlan alrededor de 87 de los 113 municipios que existen en Michoacán", puntualiza José, periodista "levantado".

Mientras, los feligreses siguen rezando al Señor de la Piedad en espera de que el gran milagro ocurra, que termine a violencia en esta tierra michoacana y en todo México.

"Yo les diria a estos hermanos porque no dejamos de ser hermanos; hermanos narcotraficantes, secuestradores, tratantes de blancas, introductores de pornografía,  la mafia tiene muchas facetas. Yo les diria que no se olviden que son hijos de Dios y que si bien es cierto, tenemos un Dios muy misericordioso, que se acerquen a él, pero que también es un Dios justo, y que a la justicia divina nadie va a escapar", finaliza el padre Jesús Alcázar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad