null: nullpx
Ciudadanía

EEUU concedió por error más de 800 ciudadanías a inmigrantes con órdenes de deportación

La falla de seguridad ocurrió porque las huellas digitales tomadas en los años 1990 todavía están guardadas en papel y no han sido digitalizadas en las bases de datos creadas después de los ataques del 11 de septiembre del 2001.
19 Sep 2016 – 10:28 AM EDT

El gobierno federal estadounidense concedió erróneamente la ciudadanía a por lo menos 858 inmigrantes que tenían órdenes de deportación pendientes a países de interés para la seguridad nacional, reveló este lunes un informe del auditor del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

El reporte agrega que los inmigrantes utilizaron diferentes nombres o fechas de nacimiento para pedir la naturalización ante la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), agencia federal encargada de estos trámites.

También señala que las discrepancias no fueron detectadas debido a que sus huellas dactilares no estaban en las bases de datos gubernamentales.

Los auditores no identificaron a los inmigrantes por su nombre pero el inspector general John Roth dijo que todos eran de "países de interés especial" para la seguridad nacional de Estados Unidos, y de países vecinos con altas tasas de fraude de inmigración. El informe tampoco identificó los países.

La oficina del auditor del DHS identificó además a unas 953 personas adicionales que habían sido naturalizados a pesar que tenían órdenes de deportación, pero los investigadores no pudieron determinar si el gobierno tenía archivadas sus huellas digitales.

Roth dijo que unas 315,000 huellas digitales de extranjeros con orden de deportación -o clasificados como fugitivos- no se encuentran en las bases de datos federales.

El reporte señala que la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) no ha revisado aproximadamente unos 148,000 archivos de estos inmigrantes para agregar sus huellas digitales al registro digital.


Registros en papel

El agujero de seguridad se creó debido a que muchos registros en la década de los 90 se encuentran en papel y no han sido digitalizados. Los archivos no digitalizados fueron abiertos por el desaparecido Servicio de Inmigración y Naturalización (INS), que dejó de existir durante las reformas de seguridad tras los atentados terroristas del 1 de septiembre de 2001.

ICE, la agencia encargada de ubicar y deportar a extranjeros que viven indocumentados en el país y/o tienen orden de deportación, no ha añadido estos registros en papel a las bases de datos digitales, dijeron los auditores.

El gobierno federal ha tenido conocimiento de la brecha de seguridad informática y su impacto en las decisiones de autorizar las naturalizaciones naturalización por lo menos desde 2008, cuando un funcionario de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (DBP) identificó 206 inmigrantes que utilizan un nombre diferente u otra información biográfica para obtener la ciudadanía u otros beneficios de inmigración, aunque pocos casos han sido investigados.

El informe de Roth indicó que fiscales federales han aceptado dos casos criminales que llevaron a los inmigrantes a ser despojados de su ciudadanía. ICE está investigando otros 32 casos después de cerrar 90 investigaciones.

ICE dijo que el Departamento de Justicia aceptó centrarse en los casos de personas que han recibido autorizaciones de seguridad, trabajos de responsabilidad pública u otras credenciales de seguridad. Los ciudadanos estadounidenses, por lo general, pueden tramitar y recibir las autorizaciones de seguridad o tomar puestos de trabajo en dependencias de seguridad altamente sensibles.

Tres de los inmigrantes convertidos en ciudadanos de manera fraudulenta adquirieron credenciales de aviación o en áreas de transporte, permitiéndoles el acceso a zonas seguras en aeropuertos o instalaciones marítimas y buques. Sus credenciales fueron revocadas después de que fueron identificados como individuos que obtuvieron la ciudadanía de forma inadecuada, dijo Roth en el informe.

Roth recomienda que todos los casos pendientes sean revisados y añadir las huellas digitales a la base de datos del gobierno. También dijo sugirió a los funcionarios encargados de hacer cumplir la inmigración crear un sistema para evaluar cada uno de los casos de inmigrantes cuya ciudadanía les fue concedida de manera indebida.

Funcionarios del DHS estuvieron de acuerdo con las recomendaciones y señalaron que están trabajando para implementar los cambios.

(Con información de The Associated Press)

Lea también:

Más contenido de tu interés