CityLab Transporte

Tres horas al día sin autos: la radical propuesta de Bogotá para reducir la contaminación y mejorar el tránsito

Muchas ciudades en el mundo están trabajando para motivar el uso del transporte público, pero la idea colombiana sería una de las más extremas si se concreta.
Logo CityLab small
14 Feb 2017 – 11:47 AM EST

Bogotá fue una de las primeras ciudades del mundo en la que se implementó el 'Día sin Carro'. Cada año se eligen varias fechas en las que al menos un millón y medio de vehículos y 450,000 motos salen de circulación por un día. Sin embargo, cada vez que esto sucede, el transporte público de la capital colombiana no da abasto para mover la cantidad de pasajeros que salen a las calles ese día.

Ahora el alcalde de la capital colombiana quiere ir mucho más allá. El 2 de febrero Enrique Peñalosa propuso que durante tres horas al día no circulen vehículos particulares. Bogotá ya cuenta con la prohibición conocida como ‘pico y placa’, que se aplica entre semana dependiendo de las placas de los coches. De ser aprobada, esta medida ampliaría esta experiencia, que tuvo su origen en 1998, para disminuir el tráfico y la contaminación.

“Hora y media en la mañana y hora y media en la tarde sin carro. Durante ese tiempo, los ciudadanos pueden utilizar el transporte público o se podrían movilizar en bicicleta”, señaló Peñalosa.

El problema de esta medida es que el transporte público de Bogotá, que mueve a más de dos millones de personas a diario, aún necesita mejoras. Los analistas coinciden en que esto podría funcionar, pero sólo si se hacen las reformas necesarias.

“Bogotá no está preparada para una medida como esta, tiene un sistema de transporte público que se muestra insuficiente para llevar segura y eficientemente a sus usuarios”, señaló a CityLab el experto en movilidad Fernando Rojas, quien dice que los bogotanos gastan entre 20 y 30 días al año en movilización.

En ciudades españolas como Madrid se ha prohibido la circulación de la mitad de los autos en el centro de la ciudad para combatir la contaminación atmosférica, mientras que en Barcelona se está implementando una de las propuestas más innovadoras en la que, a través de llamadas ‘supermanzanas’, se limita el número de calles que pueden usar los automóviles para atravesar la ciudad.

Londres también se ha convertido en un modelo para mejorar las condiciones ambientales a través del cobro de un impuesto de congestión vehicular y otro para vehículos anteriores al 2005, a lo que se suma que Oxford Street, conocida como ‘la calle más contaminada del mundo’, quedará libre de coches en 2020.

No obstante, los sistemas de transporte en el viejo continente le llevan años luz a los que funcionan en Bogotá, en donde ni siquiera se ha iniciado la construcción del metro, por lo que pueden darse el lujo de implementar este tipo de restricciones sin afectar la movilidad de los usuarios.

“En estas ciudades quienes tienen carro particular tienen diversas opciones para moverse por la ciudad: metro, tranvía, buses, sistema público de bicicletas y en Bogotá no tenemos nada de eso”, señaló Rojas.

Pese a la polémica desatada por la medida, para los expertos esta iniciativa podría mejorar la circulación de buses que comparten carriles con los carros particulares y esto reduciría los 75 minutos diarios que gastan los bogotanos para llegar sus lugares de trabajo.

“Un 80% de los bogotanos están todos los días del año sin automóvil y sin moto y si se restringe durante un periodo el transporte de vehículos particulares, el transporte público puede ir más rápido, las bicicletas pueden ir más seguras y gana la mayoría de la población”, dijo el experto en transportes Darío Hidalgo al canal de televisión RCN Noticias.

En las calles, varios bogotanos aseguran que la medida no puede aplicarse sin que haya una mejoría en el sistema de transporte público que un 85% de los bogotanos perciben como inseguro, de acuerdo con un estudio publicado por la Universidad Nacional el año pasado.

“El transporte no está bien implementado en Bogotá, hay ideas buenas, pero la gente no tiene cultura ciudadana y una medida de este tipo solo generaría más caos en la ciudad”, señala María Paula González, usuaria de Transmilenio.

Quienes se transportan en auto afirman que la medida podría ser buena si se implementa al medio día, cuando la congestión vehicular en la ciudad empeora, pero no en hora pico. “Yo uso el automóvil para llegar al trabajo en la mañana y lo vuelvo a sacar en la noche, si la medida es durante el mediodía no nos afectaría, de lo contrario, sería terrible”, señala el conductor Francisco Arguello.

Otro factor relevante será el uso de bicicletas. La capital colombiana ha sido calificada como un ejemplo en este tema y el alcalde Peñalosa es un orgulloso usuario de sus más de 400 kilómetros de pistas para este vehículo. Pero, a pesar de las buenas intenciones de la administración distrital, quienes usan a diario este medio se enfrentan a problemas como inseguridad en ciclorutas, la oferta insuficiente de cicloparqueaderos y la falta de un sistema de bicicletas públicas, como el que tienen otras ciudades.

Para que la medida propuesta por Peñalosa entre en vigor solo se necesita que el mandatario local firme un decreto. Sin embargo, el alcalde aún no ha dado mayores detalles sobre esta iniciativa, que busca reducir los niveles de contaminación en una ciudad que le apuesta a incentivar el uso de la bicicleta como método de transporte.

Galería relacionada: las ciudades que más usan bicicleta en América Latina

Las diez ciudades latinoamericanas que más usan bicicletas

Loading
Cargando galería
Publicidad