Bentley

La Bentley Bentayga 2017 es brutalmente refinada

600 caballos de fuerza son apenas el inicio de un festival tecnológico donde las emociones son casi tan altas como su precio de entrada.

Hace ya rato que las camionetas se apoderaron del rol que tradicionalmente le había correspondido a los autos familiares. Desde 2013 la industria automotriz vende más camionetas que sedanes, una tendencia que no muestra indicios de aminorar. Por el contrario, cada vez más fabricantes someten al escrutinio del público sus SUVs y crossovers que han ido invadiendo espacios en las que hace pocos años no hubiésemos ni imaginado verlas.

Para desespero de los puristas y deleite de sus clientes, los fabricantes de autos de súper lujo no son la excepción.

Bentley, que nunca ha sido extraña a la fabricación de autos extra large, ve a la SUV como una herramienta para aumentar su base de compradores y generar ganancias extra, y a juzgar por la nueva Bentley Bentayga, la primera SUV construida por el fabricante inglés, la misión no es sólo suplir una necesidad sino seducir a sus compradores.

Seducción parece haber sido la meta en el desarrollo de esta impresionante SUV, un vehículo que a millas de distancia muestra que se trata de una auto muy especial y sobre todo que se trata de un Bentley.


Diseño

Construida sobre la plataforma modular MLB del grupo Volkswagen que comparte (Bentley es una subsidiaria de Volkswagen AG) la nueva Bentley Bentayga muestra las elegantes proporciones clásicas que sólo una trompa larga junto con una cola corta pueden dar. Un logro notable ya que después de todo estamos hablando de una camioneta con las restricciones que un diseño de dos volúmenes impone.

La trompa larga es obligada por la presencia de un enorme motor W12 doble turbo, pero para lograr la ilusión de una cola corta los diseñadores de Bentley inclinaron la ventana del portón trasero basándola en una superficie inclinada creada por una línea de carácter que sale de las puertas traseras y que forma unos hermosos hombros traseros.

El frontal es inconfundiblemente Bentley con la típica parilla cuadrada cubierta por una elegante malla mecánica que imita los protectores de los radiadores expuestos de los autos de carreras del amanecer del automóvil, flanqueada por cuatro faros redondos que constituyen una firma visual de la cual Bentley se ha desviado raramente durante los últimos 50 años.

Cabina

La cabina de la Bentley Bentayga es un exquisito compendio de lo mejor que Bentley tiene por ofrecer. Los detalles son impresionantes, entre maderas trabajadas a mano, cueros inspeccionados por rayos laser para no dejar pasar la más mínima imperfección, metales tallados y la carencia absoluta del cualquier material que pueda pasar como barato. Todo como consecuencia de una filosofía de producción a la que Bentley correctamente llama ‘autenticidad y honestidad en los materiales”. En la cabina de la Bentayga nada parece ser lo que no es.

Los asientos con costuras acolchadas, que por su apariencia podrían decorar algún aristocratico salón y por su funcionalidad y características podrían equipar la cabina de un auto de carreras, son el primer contacto con un espacio que es sobrecogedoramente lujoso y que refleja a cabalidad los excesos de nuestros tiempos. El la forma tablero de instrumentos y controles imita las alas de en el emblema de Bentley dándole consistencia con el resto de la línea. El mismo está cubierto del mismo cuero –literalmente- inmaculado y los botones rotativos son de un metal tallado que en las manos despierta nostalgia por tiempos que no conocimos.

Bentley merece nuestro aplauso por haber resistido la tentación de reinventar la rueda; la disposición de los controles de audio, control climático, navegación, transmisión y control de crucero son las tradicionales. El entretenimiento a bordo es una de las prioridades en la suntuosa cabina de la Bentley Bentayga. El sistema de audio Naim es energizado por un amplificador de 1,950 vatios cuenta con 20 cornetas entre medio rango twitters y un sub-woofer de 300 vatios mientras que los dos pasajeros de atrás (si, solo dos) cuentan con pantallas individuales de 10.2 pulgadas diagonales que sirven para controlar el sistema de entretenimiento de la Bentayga, ver video e incluso pueden ser retiradas del vehículo por quienes no quieren esperar al próximo viaje para terminar de ver lo que sea que hayan estado viendo. Por cierto Bentley ofrece una versión para 5 pasajeros mientras que la versión para 7 pasajeros estará disponible próximamente.

Tren Motriz

En corazón de la Bentley Bentayga es un masivo motor doble turbo de 12 cilindros en W que genera 600 caballos de fuerza y 664 libras pie de torque que combina la injección de combustible en puerto con la inyección directa y que llega acoplada a una transmisión automática de 8 velocidades que distribuye tracción en las 4 ruedas. La magia del tren motriz de la Bentley Bentayga es la facilidad y la total falta de drama con que entrega la brutal masa de fuerza que genera, porque nada es menos lujoso que un ruidoso despliegue de poder. Sin embargo la sobrecogedora expresión de poderío tecnológico se traduce en una brutal aceleración de 0 a 60 millas por hora en 4.0 segundos y 187 millas por hora de velocidad máxima.

Manejo.

Tuve la oportunidad de probar la Bentayga en las montañas del oeste de estado de Connecticut así como en la pista de Lime Rock Park donde tuve en privilegio único y probablemente irrepetible de dar un par de vueltas calientes por el circuito con el Derek Bell al volate. El quíntuple ganador de las 24 horas de Le Mans castigo a una hermosa Bentayga de color blanco que exhibió un control de su masa increíblemente compuesto y nos hizo olvidar después de los 100 primeros metros que estábamos a bordo de una SUV.

En manos de alguien que nunca he corrido en Le Mans la Bentayga no se sintió menos competente. En el rango de poder del W12 había espacio para todos los gustos y todos los modos de manejo, lo cual es en parte el resultado de una transmisión que es suave como una brisa primaveral. La extrema compostura de la camioneta inspiraba seguridad y confianza y su hermoso diseño hizo que más de uno volteara a verla, algo que no dejó de sorprendernos en los opulentos distritos que recorrimos.

Los cauchos de bajo perfil de 21 pulgadas son la única nota discordante de la que en cualquier otro caso es una experiencia de manejo sin falta. ya que castigan a la suspensión y nos hicieron conocer algunas imperfecciones en el pavimento. Esto, sin embargo, por una parte no es tan grave y también tiene su compensación, especialmente en las autopista (y las pistas) donde las reacciones de su chasis hacen que la dirección reaccione casi telepáticamente a los comandos del conductor. La Bentayga puede ser equipada también con neumáticos de 20 y de 22 pulgadas.

Cada Bentayga que te consigas por la calle tomó 130 horas-hombre en ser construida en la planta de Bentley en Crewe, Inglaterra. Cada motor W12 doble turbo fue cuidadosamente construido a mano. Cada una de las 17 tonalidades de pintura estándar, cada uno de los 73 colores opcionales, cada uno de los de los 15 colores de sus cueros y cada una de los 7 tratamientos disponibles para las maderas en su interior preparadas por 58 artesanos fue el resultado de un riguroso proceso de selección. ¿Se justifica cada uno de los 230,000 dólares de su precio inicial? Eso debe ser decidido por los compradores, pero si tomamos en cuenta el hecho de que en base a la respuesta inicial de su público Bentley decidió aumentar la producción del primer año de la Bentayga de 3,600 a 5,500 unidades, es fácil adivinar la respuesta.


RELACIONADOS:SUVAutos de Lujo