null: nullpx
Autos Históricos

Saab 9-3 1999-2003

Con tantas opciónes de Alemania, Japón y EU en el segmento de los autos de lujo de entrada, es fácil no ver al sueco Saab 9-3.
31 Mar 2016 – 06:49 PM EDT
Reacciona
Comparte

Con tantas opciónes de Alemania, Japón y EU en el segmento de los autos de lujo de entrada, es fácil no ver al sueco Saab 9-3.

En alguna época el 9-3 fue una excelente opción para quien busca un auto espacioso, seguro y cómodo con un récord de seguridad más que probado y una actitud moderna. De hecho sigue funcionando para quien busca eso en un auto usado.

El Saab 9-3 debutó en 1999. Más un cambio de nombre que un auto completamente nuevo, el 9-3 sustituyó al Saab 900 y presentó un interior ligeramente mejorado así como un chasis recalibrado. Fuera de eso, este 9-3 era prácticamente lo mismo que el 900 que se produjo de 1994 a 1998. Estaba disponible en tres carrocerías: hatchback de dos puertas, cuatro puertas y convertible.

Este 9-3 es considerado como uno de los últimos Saab reales. Diseñado antes que General Motors comprara a Saab en 2000, el 9-3 tenía todas las eccentricidades que los seguidores de la marca consideran sagradas: Switch de encendido en el piso, parabrisas redondeado y un diseño muy particular en el interior.

Los primeros 9-3 se ofrecían con motores cuatro cilindros turbo. En 1999 la versión base tenía 185 caballos de fuerza, seguido por la versión SE con 205 caballos y la versión Viggen con 230 caballos. Para 2002, la vesrión base se descontinuó dejando al SE como el modelo de entrada.

El más extrovertido de los 9-3 originales era el convertible. Fue uno de los primero convertibles en ofrecer una capota eléctrica que se abría por completo con un solo toque, así como la habilidad de abriri y cerrar todas las ventanas con un solo botón. El 9-3 convertible tenía una de las cajuelas más grandes en su segmento, así como buena visibilidad aun con la capota arriba.

Esta generación del 9-3 provee una cantidad decente de equipamiento y características de seguridad. Su estructura fue hecha para durar, pero gracias a ciertos problemas con el ensamble el interior puede no durar tanto. En las reseñas que se le hicieron cuando era nuevo a muchos editores les costó trabajo ver más allá de sus defectos, pero al final se los ganó el carisma y la habilidad de ser diferente del 9-3.

Mientras que el 9-3 que quiera comprar no esté descompuesto de algo, puede ser una gran opción para un vehículo usado, sólo hay que estar preparado para los altos precios de mantenimiento que vienen de la mano de tener un auto europeo importado, pero estos autos entregan algo único que los separa de todos los demás, y eso hace que valga la pena.

Reacciona
Comparte