Autos Históricos

Mercury Marauder 2003-2004

El Mercury Marauder es altamente recomendable para quien busca un sedán grande con mucho espacio y la potencia de un V8 americano.
24 Feb 2012 – 3:12 PM EST


Basado en el Grand Marquis, el Marauder debuto con un motor mejorado, rines y llantas más grandes, suspensión deportiva, asientos de cubo, interior exclusivo y pintura de carrocería “en cualquier color mientras que sea negro”.

Aunque hubo mucho interés en el auto al principio, los fanáticos de los autos deportivos nunca lo tomaron muy en serio. Particularmente debido a que aunque su desempeño era respetable al poder hacer el 0 a 60 millas por hora en menos de 7 segundos, no tenía la aceleración esperada de un Muscle Car. Después de dos años de pocas ventas, Mercury volvió a guardar el nombre Marauder.

El Marauder se vendió en 2003 y 2004. Originalmente sólo estaba disponible en negro pero para el segundo año estaba disponible en azul, rojo y plata. Definitivamente tenía un estilo de policía encubierto en parte gracias a la parrilla negra, faros delanteros y traseros entintados, rines cromados de cinco brazos y doble salida de escape. En el interior, el Marauder reemplazaba la tradicional palanca de cambios al volante de los sedanes familiares grandes por una montada en el piso y asientos individuales.

Tenía medidores extra de presión de aceite y voltaje para darle un toque de vieja escuela mientras que la modernidad se representaba con pedales ajustables eléctricos. Las vestiduras eran de piel y los asientos delanteros eran bastante grandes, incluso haciéndonos recordar los asientos de primera clase de un avión. Aunque tenían un diseño deportivo, eran demasiado suaver como para poder entregar el soporte lateral deseado.

El Marauder utilizaba un motor V8 DOHC de 4.6 litros con 302 caballos de fuerza. El motor, que era el mismo utilizado el Mustang Cobra pero sin el súper cargador, estaba conectado a una caja automática de 4 velocidades y a un diferencial de derrape limitado para las ruedas traseras.

El peso del auto evitaba que tuviera la aceleración esperada, pero una vez que el motor llegaba a las revoluciones adecuadas el auto realmente empujaba. Si se manejaba tranquilo, los cambios casi ni se sentían, pero si se pisaba el acelerador a fondo la caja respondía rápido y de manera efectiva.

Como la mayoría de los sedanes grande de Ford en 2003, el Marauder tuvo cambios significativos ese año, incluyendo nueva suspensión y rines de 18 pulgadas.

Para ser un auto de ese tamaño y peso, el Marauder sortea todo tipo de curvas sorprendentemente bien. A pesar de presentar un manejo relajado y cómodo, cuando se le exige el Marauder también puede entregar un manejo divertido. Tiene una actitud bastante neutral en las curvas y la dirección es directa y no se siente pesada ya que aumenta la rigidez según la velocidad.

La mayor falla del auto era la aceleración desde cero, principalmente porque había demasiado peso y muy poro torque en la parte baja del tacómetro.

La falta de éxito del Marauder como auto nuevo lo convierte en una rareza como auto usado. Es altamente recomendable para quien busca un sedán grande con mucho espacio y la potencia de un V8 americano.

Más contenido de tu interés