null: nullpx
Autos Históricos

Ford Thunderbird 2002-2005

Si están buscando un auto para pasear relajados pero que de igual manera tenga buena respuesta, la última generación del T-Bird es buena opción.
31 Mar 2016 – 06:57 PM EDT
Reacciona
Comparte

Cuando el Thunderbird hizo su aparición en 1955, los autos eran generalmente una variante de un diseño común, no importaba el tipo de carrocearía o las diferencias en el diseño, un Ford era un Ford. El T-Bird cambió eso al ofrecer un “auto de lujo personal” con espacio para dos personas, motor V8, buen equipamiento y precio bastante accesible.

Lo que ese primer ejemplar no tenía era mucho espacio extra para más personas o incluso cosas, pero cuando esto se soluciono con en 1958, el Thunderbird se convirtió en un éxito comercial. Ese año se convirtió en un auto mucho más grande y había opción de convertible o coupé y podía acomodar a cuatro personas. Esta versión tenía una carrocería mucho más cuadrada por lo que se ganó el apodo de “Square Bird”.

A principio de los 60 cambió su estilo por uno mucho más aerodinámico, inspirado en los jets de combate y este nuevo diseño logró cambiar el apodo pasado por el de “Bullet Bird”. Para mediados de los 60 el auto tenía ángulos más marcados aunque la plataforma era la misma.

Durante finales de los 60, 70 y principios de los 80 el Thunder Bird sufrió tantas modificaciones que lo único que tienen en común una generación con otra parece ser el nombre. La versión convertible se descontinuó, se ofreció una versión de cuatro puertas con puertas suicidas en la parte trasera, el auto creció al tamaño de un Lincoln Mark IV y luego redujo su tamaño en 1977 y luego otra vez en 1980 cuando lo pusieron en el chasis de un Fairmont y su motor V8 sólo tenía 130 caballos de fuerza.

Después de toda esta locura, el Thunderbird empezó a recuperar un poco de su carácter original con el Turbo Coupé y su sucesor el Super Coupé. El primero tenía un cuatro cilindros turbo mientras el segundo tenía un V6 súpercargado. El auto siguió con este formato (coupé normal con motores V6 y V8 y la versión deportiva Super Coupé) hasta finales de la década de los 90 cuando fue descontinuado debido a falta de ventas.

Para el nuevo milenio, Ford decidió reinventar el Thunderbird y regresarlo a sus orígenes. En 1999 presentó un prototipo con un diseño completamente retro lo regresó a ser un convertible de dos plazas. La respuesta del público fue avasalladora por lo que sólo tres años después ya había una versión de producción.

Ford utilizó la misma plataforma que tenía para el Lincoln LS sedán. Hubo ciertas críticas sobre el interior ya que se parecía bastante al del LS. En ese momento se creía que los compradores hubieran pagado más por un auto que tuviera un interior diseñado con el estilo retro del original.

El nuevo Thunderbird se comportaba bien en la calle gracias a su suspensión independiente y su motor V8 de 3.9 litros con caja automática de 5 velocidades, pero no era un auto deportivo. Su misión era la de ser un auto cómodo para pasear con la capota abajo. A pesar de esto ganó 28 caballos en 2003 para llegar a 280. Algunos cambios pequeños como equipamiento y pintura llegaron en sus últimos dos años. Para su último año hubo una versión de 50 aniversario.

 A pesar de la expectativa que levantó, las ventas no fueron tan buenas como se esperaba y terminó su producción después de tan solo 4 años.

Los que estén buscando un Thunderbird fabricado en los últimos 20 años tienen muchas opciones. Los mejores de la década de los 90 son los que tienen el motor V8. A los que les guste la velocidad deberán buscar un Super Coupé de la misma época. Si están buscando un auto para pasear relajados pero que de igual manera tenga buena respuesta en el acelerador, la última generación es la mejor opción.

Reacciona
Comparte