null: nullpx
Auto Shows

Las automotrices chinas son las grandes ausentes de Detroit

Por primera vez desde que Geely Automobile debutó en el show en 2006, ninguna empresa del gigante asiático expondrá este año.
9 Oct 2015 – 10:38 PM EDT
Reacciona
Comparte

Cuando los altos ejecutivos de las mayores automotrices del mundo aterricen en Detroit para la feria automotriz más importante de Estados Unidos esta semana, Wang Shunsheng estará en un torneo de tenis de mesa en Dubai patrocinado por su empresa.

"No vamos a ir a Detroit este año", dijo Wang, director de negocios internacionales de Guangzhou Automobile Group Motor, la sexta automotriz de China, refiriéndose al Salón del Automóvil de Detroit, que arranca esta semana. Ingresar al mercado estadounidense "requiere mucho estudio e investigación y aún estamos en ese proceso".

GAC Motor no es la única automotriz china que se mantendrá al margen del evento este año. Por primera vez desde que su compatriota Geely Automobile debutó en el show en 2006, ninguna empresa del gigante asiático expondrá este año.

Hace cinco años, muchas automotrices chinas esbozaban planes ambiciosos para globalizarse. Mientras algunas han elevado esfuerzos para expandirse en mercados emergentes, la gran mayoría ha bajado revoluciones a sus proyectos de aprovechar la demanda de las economías desarrolladas.

Stephen Dyer, socio de la firma de consultoría A.T. Kearney en Shanghai, dice que los mercados de EE.UU. y Europa siguen representando "el Santo Grial de la validación" para los fabricantes chinos.

"Después de dar algunos pasos importantes en mercados maduros, varias automotrices aprendieron de primera mano cuán difícil era ingresar desde el punto de vista regulatorio, sin contar el hecho de tener un producto competitivo", agrega Dyer.

Paul Haelterman, vicepresidente de la consultora IHS, dijo que las empresas chinas han tenido otras oportunidades a corto plazo más atractivas que el mercado altamente competitivo de EE.UU., y van a darle más prioridad a América Latina, el Sudeste de Asia, Rusia e incluso África antes de considerar seriamente EE.UU. y Canadá, señala.

Para GAC, eso significa concentrarse en mercados en Medio Oriente y Sudamérica. El año pasado, vendió 550 autos fuera de China, su primer año como exportador. En 2014, aspira a multiplicar la cifra a 5.000 vehículos.

Pese a este panorama, una empresa que podría tantear las aguas estadounidenses en el futuro cercano es la china BYD Co., en la que el multimillonario Warren Buffet es un inversionista minoritario. Hace unos días, la automotriz presentó planes para lanzar varios modelos en EE.UU. para fines de 2015.

No es la primera vez que BYD anuncia lo mismo. En 2010, la empresa dijo que presentaría un auto totalmente eléctrico en EE.UU. pero luego abandonó la idea debido a la inviabilidad del negocio, señaló Stella Li, vicepresidenta de BYD, en una entrevista la semana pasada.

La empresa tampoco asistirá al show en Detroit. Un vocero de su división estadounidense dice que las fechas y el tema del evento este año hicieron que su presencia no resultase conveniente.

Qoros Automotive Co., una empresa conjunta entre la china Chery Automobile Co. y el grupo de inversión Israel Corp. que recibió el año pasado un puntaje de cinco estrellas de Euro NCAP, una respetada prueba de accidentes europea, por su Qoros Sedan 3 tampoco asistirá a la feria. Un portavoz de la empresa dice que Qoros no tiene planes inmediatos de lanzar vehículos en EE.UU.

Triunfar en el mercado estadounidense requiere una red sólida de concesionarios así como productos y marcas que seduzcan al estadounidense. Generar volúmenes de ventas usualmente requiere una base de producción local en EE.UU. nutrida por una base de proveedores madura.

Bill Russo, director de la firma de consultoría Synergistics Ltd., dijo que establecer una presencia en el mercado estadounidense exige unas arcas con mucho dinero, algo que tienen sólo pocas empresas chinas privadas.

Hasta que el número de automotrices chinas "de menor escala" se reduzca, la verdadera internacionalización para empresas del país será difícil, dice. Y aunque las automotrices chinas de control estatal tienen capital y tienden a ser rentables debido a sus sociedades con fabricantes globales, carecen del ímpetu de las empresas privadas, advierte.

"No conozco el caso de una empresa proveniente de un país con un mercado interno altamente fragmentado como el de China que haya triunfado al internacionalizarse", acota.

Las automotrices estatales tampoco viajarán a Detroit. Un vocero de SAIC Motor, que tiene como socia a la estadounidense General Motors, dijo que la empresa no participará del evento en Detroit porque sus planes de marketing no incluyen a EE.UU.

Russo, el analista, cree que las principales automotrices chinas llegarán a EE.UU. tarde o temprano. "Las mejores probablemente tardarán cinco años, otras a una década", prevé.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Auto Shows