null: nullpx
Atentados en Bruselas

Los latinos que vivieron el horror en Bruselas

Los ataques terroristas en Bruselas marcaron a muchos de por vida. Estos son algunos testimonios de hispanos que estuvieron allí.
24 Mar 2016 – 1:37 PM EDT

Por Alejandra Vargas M. @alevargas

“¿Alguna vez has pensado que ibas a morir? Tal vez usted ha pensado que podría enfermarse, ser atropellado por un carro o recibir el disparo, pero morir en un ataque terrorista es algo que nunca se le ocurre a uno... hasta que lo vives. Hoy sobreviví ambas explosiones en el Aeropuerto de Bruselas. Hoy día, no sólo he sobrevivido dos ataques terroristas ... he vuelto a nacer. Gracias Dios”.

Así se expresó tras los atentados en Bruselas la abogada venezolana Ingrid Alejandra Trujillo.

Ella estaba de vacaciones con su familia en Europa y se dirigía a Barcelona. Escuchó la primera explosión, muy fuerte, pero fue hasta que vio el humo y personas corriendo cuando entendió que se trataba de un atentado terrorista.

Cuando estaba corriendo hacia el otro lado del aeropuerto, presenció la segunda explosión.

Vi cómo se empezó a caer el techo, la gente se lanzó al piso. Salimos corriendo, perdí mi celular y mientras buscábamos una zona para poder evacuar me caí varias veces”, cuenta Trujillo, quien relató que el proceso de salir del aeropuerto fue lento y que muchos se ayudaron entre sí a cargar niños para evacuar más rápido.

Otra familia guatemalteca estuvo también en la terminal de ese aeropuerto de Zaventem. Se trata de Mariana Cruz Díaz de Van de Weijer (36 años) y sus hijos menores, una niña (1 mes, 22 días) un varón (3 años y 6 meses) y su madre Elizabeth Díaz de Cruz (61 años).

Ellos estuvieron a una decena de metros de una de las primeras explosiones y sufrieron como consecuencias de la detonación quemaduras en el cuerpo y el cabello. Allí presenciaron el fallecimiento de otras personas que estaban muy cerca.

Desorientados

También, desorientados, asustados y con sus heridas, debieron permanecer un rato sin atención, pues según explicó Cruz a la Embajada de Guatemala en Bélgica, las personas que resultaron afectadas por la explosión, en principio fueron atendidos por la policía, que brindó los primeros auxilios.


Fue posterior al chequeo para determinar que los presentes no estuvieran involucrados en la autoría de los eventos, cuando todos los heridos fueron trasladados al Hotel Sheraton y, “en el caso de la señora Cruz y su familia, del hotel los trasladaron al Hospital AZ Jan Portaels en la ciudad de Vilorde”, explicaron.

“Este miércoles, ellos fueron dados de alta del hospital. Los menores recibirán tratamiento ambulatorio para cambio de curaciones en el Hospital de Leuven”, confirmó a Univision La Embajada de Guatemala.

Sebastien Bellin, el reconocido jugador de baloncesto de origen brasiñelo también se cuenta entre los heridos. Sobre los eventos él solo ha dicho a su padre: "No podrías imaginarte la carnicería que he visto".

El deportista resultó herido en las piernas y en la cadera. Su padre explicó el martes que ya había sido operado pero que, al tener aún restos de metralla, debía ser sometido a una segunda intervención.

Hay colombianos que también se cuentan entre los afectados. Aunque no han trascendido cifras oficiales en Bruselas, Rodrigo Rivera, embajador de Colombia ante la Unión Europea, Bélgica y Luxemburgo reveló por su cuenta de Twitter que de los colombianos hay 20 localizados, dos por localizar y tres heridos que están siendo atendidos.

Rivera afirmó ayer a medios de su país que uno de los dos colombianos heridos se encuentra en cuidados intensivos y está siendo sometido a intervención quirúrgica. “El otro está fuera de peligro, pero con heridas. No sabemos si los colombianos heridos son turistas o residentes”, agregó.

“Nuestra solidaridad y la de todos los colombianos con el pueblo de Bélgica, víctima de repudiables atentados terroristas”, escribió también en su cuenta de Twitter el presidente de Colombia Juan Manuel Santos.

Mexicanos, costarricenses y salvadoreños que viven en Bélgica o estaban en tránsito también han sufrido el miedo tras los atentados.

Recién casados

Los recién casados Carlos Franco y Vianet Oidor, aseguran que se salvaron de la explosión del metro por quedarse dormidos en la ciudad de Brujas, pero que tenían sus tiquetes para estar precisamente a las 9 a.m. en la estación donde detonó la tercera bomba.

Elena Arene es salvadoreña y vive en Bruselas. Vivió el temor de los atentados especialmente a través de sus dos hijos, quienes estuvieron recluidos dentro de sus escuelas. Amigos suyos también estuvieron por horas encerrados en la Comisión Europea.

“Terminó sucediendo lo que iba a pasar. Se sabía que iban a atacar la capital de Europa. En la prensa se hablaba constantemente. Ya se había dicho. Bélgica es país muy tranquilo y una ciudad muy segura, pero la gente sabía desde hace mucho. Se dijo y se anunció por todos lados la alerta, pero creo que no se está preparado nunca", dijo Arene.

"Como venezolano me ha tocado vivir y ver muchas cosas y creo que por eso he perdido un poco la capacidad de asombro. Creo que los jóvenes europeos si están muy afectados, no lo entienden", dijo Carlos Corao, que trabaja en la Unión Europea y que, aunque usa el metro cada día, justo el lunes trabajó desde su casa para llevar a su hijo al médico.

En Bélgica las escuelas están abiertas, el transporte público funciona, pero muy limitado. Las autoridades pidieron a los ciudadanos que trabajaran en la medida de lo posible desde sus casas.

Lea también:

Publicidad