Fue a una cita con una chica que conoció en Tinder y acabó estrangulada y desmembrada

Aubrey Trail, de 51 años, y Bailey Boswell, de 23, están acusados de haber asesinado a Sydney Loofe, una joven de 24 años, cuyo cuerpo apareció troceado en bolsas de basura semanas después de desaparecer. Trail afirmó que todo era parte de una fantasía sexual y ahora pide para él mismo la pena de muerte.

Sydney Loofe, una joven de 24 años, desapareció el pasado 16 de noviembre. El día anterior, la chica había terminado su jornada laboral en la tienda de Nebraska donde trabajaba. Esa noche, como había indicado a sus amigos por las redes sociales, iba a ser especial: iba a una cita con un date que había conocido en la popular aplicación Tinder.

Loofe nunca volvió a la casa. El 4 de diciembre los restos de su cuerpo fueron encontrados en un campo a unas 90 millas de Lincoln, donde estaba su trabajo. La joven había sido descuartizada y los pedazos metidos en varias bolsas de basura.

Ahora dos personas, Aubrey Trail, de 51 años, y Bailey Boswell, la chica de 23 años con la que Loofe se vio, están acusadas de haberla asesinado, según los documentos judiciales a los que tuvo acceso Univision Noticias.


Los dos acusados comparecieron este martes ante la corte del condado Saline para ser acusados de asesinato en primer grado y de deshacerse de manera impropia del cuerpo de Loofe. Los investigadores sostienen que planearon su muerte y acabaron estrangulándola con un cable de extensión.

Trail, sin embargo, afirmó inicialmente que todo había comenzado con una fantasía sexual: él quería estar con dos mujeres a la vez.

"La situación no debería haber llegado a ese extremo, por supuesto", dijo el hombre al diario Omaha World-Herald. "No se suponía que muriera", se defendió. Las autoridades, sin embargo, tienen otra versión.

140 mensajes en Tinder

Los documentos muestran que Baily y Loofe comenzaron a hablar a través de la aplicación de citas el 11 de noviembre. Cuatro días después, las dos mujeres habían intercambiado aproximadamente 140 mensajes. En la conversación, a la que tuvo acceso la policía, las autoridades descubrieron que las dos quedaron una primera vez el 14 y que habían acordado el verse nuevamente al día siguiente.

"El último mensaje que Boswell envió a Sydney fue a las 6:54 pm del 15 de noviembre de 2017 ", se lee en la denuncia. Al día siguiente, Loofe no regresó ni a su casa ni a su trabajo. Su madre, al ver que su auto estaba en su sitio, decidió reportar su desaparición.

"Ella no le haría eso a su familia", dijo entonces Terra Gehring, una amiga de Loofe, a la televisión KETV. "Ella respeta a sus padres muchísimo, los ama", añadió.


Tras la denuncia de su desaparición, la policía comenzó su búsqueda. La primera pista apareció cuando se determinó que la última actividad del teléfono de Loofe se había producido desde un edificio cerca de Wilber, una pequeña localidad de menos de 2,000 habitantes situada a unas 40 millas de donde vivía la joven desaparecida.

El propietario del edificio además reportó que el 16 de noviembre un fuerte olor a lejía salió del sótano. Tres días después, gracias a una orden judicial, los agentes entraban en el sótano para descubrir que "partes de los muros del apartamento habían sido frotados con la intención de limpiarlos".

Para ese entones, ya Trail y Boswell eran buscados por diferentes agencias del orden. Los dos se habían marchado de Wilber y estaban viajando por diferentes lugares de Nebraska, Iowa y Missouri. Finalmente, fueron localizados el 30 de noviembre es este último estado. Ambos fueron detenidos y llevados a una cárcel en Nebraska.

La policía revisó un teléfono iPhone perteneciente a Boswell, pero descubrieron que había sido completamente reseteado el 17 de noviembre.

"Deberían matarme"

Pese a todo, la pesquisa continuó y finalmente el 4 de diciembre encontraron en una zona rural partes del cuerpo de la joven de 24 años. Al día siguiente, encontraron otros restos. La policía sostiene que Loofe fue desmembrada y los fragmentos metidos en bolsas de basura.

Las autoridades cuentan además en su posesión con un video de una cámara de seguridad de Home Depot. Ese día, Trail y Boswell compraron "los utensilios y herramientas que se cree utilizaron para desmembrar y deshacerse de Sydney Loofe".

"Hay que hacer notar que Sydney Loofe estaba viva en ese momento (cuando fueron a comprar) y comenzó su jornada laboral más tarde ese día", recalcan los documentos. Durante los interrogatorios, Trail "reconoció que él la estranguló hasta matarla con un cable de extensión. Además, afirmó que Boswell lo ayudó en limpiar la escena del crimen y a la hora de deshacerse del cuerpo de Sydney".

Los dos acusados pueden enfrentar la pena de muerte, algo que el propio Trail ha pedido desde los diarios.

"Una vida por una vida. Esa es la norma en mi mundo. Deberían matarme", comentó al periódico World Herald.

RELACIONADOS:MuertesSucesosEEUU