null: nullpx

La exvicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti recibió dinero y seguridad de los Zetas, según EEUU

El Departamento de Justicia asegura que Roxana Baldetti utilizó la fuerza pública para ayudar al grupo criminal y facilitarle el trasiego de drogas, y por eso pide su extradición.
10 Jun 2017 – 12:01 PM EDT

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala.- La exvicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, utilizó su alta posición dentro del gobierno Otto Pérez Molina para que las fuerzas de seguridad beneficiaran al cartel de narcotraficantes los Zetas, con el que habría tenido negociaciones directas aun antes de jurar el cargo, según señala una investigación realizada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La pesquisa señala que antes de ser vicepresidenta —en el período de campaña electoral—, Baldetti Elías pidió a los Zetas que le brindaran seguridad durante sus mítines políticos y también habría recibido 250,000 dólares de ese grupo criminal, como parte de un supuesto acuerdo con los narcotraficantes.

La información figura en la acusación formal para pedir la extradición de la exvicepresidenta que el Departamento de Justicia de Estados Unidos envió a Guatemala a través de su embajada en el país, la cual fue remitida al Ministerio Público (MP) y posteriormente al Organismo Judicial (OJ).


La solicitud de extradición ingresó la tarde del pasado 7 de junio, emitida por la Corte del Distrito de Columbia, la cual señala a Baldetti Elías de haber cometido los delitos de asociación delictuosa y conspiración para el tráfico de drogas.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Guatemala designó este jueves al Tribunal Quinto de Sentencia penal para que conozca el proceso de extradición de la exvicepresidenta guatemalteca, quien se encuentra en prisión y procesada por corrupción desde 2015.

Regalos por impunidad

En la acusación a la que tuvo acceso el diario guatemalteco Prensa Libre, se detalla que “una investigación realizada por las autoridades policíacas reveló que Baldetti Elías aceptó dinero y regalos por parte de traficantes de droga”.

Este cuenta la historia de cómo la exvicegobernante, al recibir dinero, regalos y seguridad, se comprometió a utilizar la fuerza pública en favor de este grupo para que pudiera trasladar fácilmente los estupefacientes que después llegarían a Estados Unidos.

El reporte señala que eso habría ocurrido cuando Baldetti Elías hacía campaña electoral en el 2011 y que, a cambio, ella habría prometido “utilizar su influencia como vicepresidenta para permitir que los traficantes de droga operaran con impunidad en Guatemala”.


“Baldetti Elías prometió que, como vicepresidenta, ella restringiría las actividades de los cuerpos policiales para permitir que los traficantes de droga, quienes contribuyeron a su campaña, utilizaran las rutas terrestres, aéreas y marítimas para trasportar drogas a través de Guatemala”, se lee en el documento entregado al Organismo Judicial.

Según la pesquisa, mientras se desarrollaba la campaña electoral, la exvicepresidenta se reunió con varios colaboradores, incluido uno que trabajaba para el cartel de los Zetas —descrito únicamente como testigo 1 en el documento— y acordó recibir dinero a cambio de “permitir a los miembros de los Zetas traficar cocaína a través de Guatemala a México para su eventual exportación a Estados Unidos” cuando estuviera en el cargo en el Organismo Ejecutivo.


Fue por ese acuerdo que recibió dinero del citado cartel a través de individuos designados que actuaron como sus agentes durante el 2011.

“El testigo 1 dirigió dinero y entregas de regalos a los agentes de Baldetti Elías, porque el testigo 1 creyó que les permitiría a los Zetas el tráfico de cocaína a través de Guatemala después de que fuera electa vicepresidenta”, se precisa en la acusación.

En la campaña electoral del 2011 fue evidente que los partidos más votados rebasaron ampliamente el techo establecido por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), señaló la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) en un informe sobre el tema.


En el caso del Partido Patriota (PP) —que llevó a la fórmula integrada por Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti al poder—, un informe de Auditoría Electoral del Tribunal Supremo Electoral señala que entre mayo y septiembre del 2011 gastó 91.7 millones de quetzales, solo en medios de comunicación monitoreados; es decir, pasó el techo presupuestario por más de 40 millones.

En cuanto al origen de los fondos, los informes presentados por la organización política aseguraban que el 93% de los gastos hechos en ese lapso provino de actividades de autofinanciamiento que fueron, según el PP, 36 millones de quetzales.

Seguridad y más dinero

La acusación del Departamento de Justicia hace señalamientos específicos contra la exvicepresidenta y confirma lo que el informe de la Cicig señaló en el 2015, pues asegura que ella solicitó al grupo criminal que le brindara seguridad en sus mítines, petición a la que los criminales accedieron.

“Por ejemplo, los Zetas proporcionaron a Baldetti Elías guardias de seguridad armados durante los eventos de su campaña vicepresidencial en Huehuetenango desde noviembre del 2010 a enero del 2012”, señala de forma íntegra el documento.

Además, asevera que después de haber ganado las elecciones presidenciales con el PP, siguió recibiendo dinero del grupo criminal, pues entre noviembre del 2011 y enero del 2012 el testigo 1 pagó más de 250,000 dólares, que equivalen a un millón 835,000 quetzales al tipo de cambio vigente, como parte de su acuerdo.

En la acusación se asegura que en esa ocasión Baldetti Elías, quien ya era vicepresidenta electa, le proporcionó al testigo 1 una grabación de video que mostraba a su agente recibiendo el dinero del testigo 1 para confirmar el pago.

Guatemala, ¿un narco Estado?

El detalle más revelador de la acusación contra la exvicemandataria es que ella habría propiciado que los recursos del Estado obraran en favor de la organización criminal, al sacar del juego a un contrincante de ese grupo.

“Durante el 2012, bajo la dirección de los Zetas, el testigo 1 le pidió a Baldetti Elías ayuda para eliminar a un traficante de drogas de la competencia asociado a un cartel mexicano rival que también operaba en el territorio guatemalteco”, señala el informe.

El documento precisa que luego de haber recibido la solicitud de los Zetas, la exvicegobernante explicó “al testigo 1 que el traficante de droga rival tenía una orden de arresto vigente”, sugiriendo que ella resolvería el problema.


“Posteriormente, el traficante de drogas de la competencia fue arrestado por los cuerpos policiales guatemaltecos”, asegura el informe.

Según los registros policiales, durante 2012 fueron capturados tres traficantes de estupefacientes de alto perfil.

En abril fue detenido Horst Walther Overdick Mejía, quien en diciembre de ese mismo año fue enviado a Estados Unidos luego de haber sido acusado del trasiego de 1,200 kilos de droga.

El mexicano Ramón Antonio Yánez Ochoa fue detenido en septiembre del 2012, junto a un colaborador guatemalteco, y fue condenado a 28 años de prisión en el país en octubre del 2016 por asociación delictiva, comercio, tráfico y almacenamiento ilícito y lavado de dinero u otros activos.

Mientras, Luis Fernando Castillo Velásquez fue capturado en diciembre del 2012. A esta persona se le vincula con el grupo de Carlos Rubio Parra, alias el Canche, quien fue capturado en México en el 2016 y es solicitado por Estados Unidos por vínculos con el narcotráfico y en Guatemala era buscado por 12 asesinatos.

El ministro de Gobernación de ese entonces era Mauricio López Bonilla, quien también es señalado por los mismos delitos que la exvicepresidenta, pero que, según las autoridades, hasta este momento no ha sido solicitada su extradición.
***
Una versión de este artículo fue publicada originalmente en el diario Prensa Libre de Guatemala.


En fotos: El hermano y el hijo del presidente de Guatemala, detenidos por corrupción

Loading
Cargando galería
Publicidad