null: nullpx
Actividad de Pandillas

'Bebés pandilleros' y otros errores de la base de datos de bandas callejeras de California

Más de la mitad de los presuntos pandilleros registrados en la base de datos son latinos, según datos de una auditoría estatal que encontró numerosos errores en esa 'lista negra'.
12 Ago 2016 – 6:58 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Una auditoría realizada a la base de datos de pandillas -'CalGang'- que manejan las autoridades de California detectó que 42 supuestos delincuentes fichados como miembros de una de las numerosas bandas callejeras del estado figuraban en los archivos con edades de un año o incluso menos.

Esos presuntos 'bebés pandilleros' no son otra cosa que un error en la edad con la que las autoridades introdujeron en el sistema informático a personas de interés o que consideran asociadas con esas organizaciones criminales.

El análisis elaborado por la oficina del Auditor de California detectó asimismo casos de registros sin fundamento, nombres que debieron ser eliminados desde hacía mucho tiempo y fallas en el método para garantizar la privacidad de las personas en la ‘lista negra’ de las policías.

Hay más de 150,000 nombres de presuntos pandilleros y sus afiliados en este sistema compartido también conocido como 'CalGang' y que es usado por las corporaciones policiacas de todo el estado. El 68% del total -80,000- son latinos.


La auditoría pide a los legisladores estatales que confíen el control de dicha base de datos, actualmente supervisada por una junta ejecutiva y un comité de asesores que forman agentes policiacos que no tienen autoridad legal, al Departamento de Justicia de California.

“Nuestra revisión descubrió diversos ejemplos que demuestran debilidades en el uso de las agencias para introducir información al 'CalGang'”, concluye el reporte.

Por décadas, las corporaciones policiacas echan un vistazo y agregan nombres de presuntos pandilleros al 'CalGang', aunque el criterio para incluirlos ha sido blanco de diversas críticas.

Según el reporte del auditor, las policías de Los Ángeles y Santa Ana, así como los departamentos del Sheriff de los condados de Sonoma y Santa Clara, “no pudieron justificar múltiples ingresos al 'CalGang'”.

Un análisis publicado en 2012 por la Coalición de Justicia Juvenil (YJC) alega que los nombres de muchas personas fueron incluidos en esa ‘lista negra’ sin haber sido arrestadas o acusadas de haber cometido alguna actividad criminal, y sin notificar a sus padres en el caso de los menores de edad.

Asimismo, reclama que se incluyen fotografías de los ‘sospechosos’ sin su consentimiento y que estos permanecen bajo la lupa incluso revisando sus cuentas en las redes sociales de internet.


“'CalGang' expande dramáticamente la criminalización de individuos y comunidades”, señala el análisis del YJC, indicando que el sistema se usa rutinariamente para establecer mandatos judiciales contra pandillas y para enjuiciar con dureza a los acusados de pertenecer a dichas bandas.

En teoría, el criterio para estar en el sistema 'CalGang' es admitir ser pandillero o afiliado, ser observado con regularidad con integrantes de una banda, tener tatuajes que identifican a estos grupos, aparecer en una fotografía con pandilleros ‘conocidos’, ser identificado como tal por alguna ‘fuente’ de la Policía o escribir grafito relacionado con alguna banda callejera.

En el caso de las policías de Los Ángeles y Santa Ana, no cumplieron con una ley estatal promulgada en 2014 que exige que los padres sean notificados cuando sus hijos son agregados al sistema de información sobre pandilleros, de acuerdo a la auditoría estatal.


Publicidad