Accidentes de transporte

Surgen evidencias de algunas fallas vinculadas al tren que chocó en Hoboken, Nueva Jersey

La grabadora localizada en la parte posterior no funcionó durante ese viaje del tren 1614, el operador no pudo recoger todos los boletos y una curva que sólo debe resistir 30 millas por hora, permite hacerlo a 43 millas por hora. A todo vapor la investigación sobre el accidente.
3 Oct 2016 – 10:37 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- El maquinista no recuerda el choque del tren 1614, pero cree que el jueves, a las 8:45 de la mañana, entró a la estación Lackawanna, en Hoboken con seis minutos de retraso, a 10 millas por hora, según reveló Bella Dinh-Zarr, vicepresidenta de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) en una conferencia de prensa el domingo.

Aunque nunca mencionó su nombre, New Jersey Transit lo ha identificado como Thomas Gallagher, de 48 años y quien fue dado de alta horas después del accidente.

Gallagher comenzó su carrera en 1987 y se convirtió en un operador calificado en el año 2000. Este aseguró a los investigadores que el jueves empezó su turno a las 6:46 de la mañana, descansado, apagó su teléfono celular y lo guardó en su bulto personal, que permanece en la cabina del tren.

Probó con éxito el funcionamiento de la alarma de cabina y del sistema de frenos, lo que se requiere antes de operar la ruta. El tren funcionó como de costumbre y no tuvo ningún problema de visibilidad al aproximarse al terminal de Hoboken, consignó.

“Es todo lo que pudo recordar al despertar (…) él recuerda que comprobó el indicador de velocidad y que tocó el silbato del tren”, dijo Dihn-Zarr.

A la pregunta de por qué el tren no se detuvo si corría a sólo 10 millas por hora, la líder de la investigación recordó que no sólo buscan la causa sino también qué habría que hacer para evitar un choque como este, lo que tomará tiempo.

“No queremos dar una respuesta que no es perfectamente precisa”, reiteró.

La NTSB también entrevistó al operador que trabajó con Gallagher el jueves. Este no ha sido identificado, pero declaró a los investigadores que no notó algo inusual en el maquinista. Contó que ese día el tren contaba con cuatro vagones, en lugar de los cinco habituales. Estaba tan lleno, dijo, que no logró recoger todos los boletos, por la cantidad de pasajeros de pie en los vestíbulos y pasillos.

De acuerdo con la vicepresidenta de la NTSB, el operador tampoco sintió algo extraño en la velocidad del tren, auque enfatizó que "estaba enfocado en la gran cantidad de pasajeros".

Un muerto y decenas de heridos por el choque de un tren del New Jersey Transit en Hoboken

Loading
Cargando galería


En otro hallazgos, Dinh -Zarr explicó que por reglamento, el ángulo de la última curva antes de entrar a la estación sólo puede resistir una velocidad menor a las 30 millas por hora, pero la que tomó el tren 1614 fue revisada y los cálculos de los expertos en rieles de la NTSB sostienen que podía resistir más de 43 millas por hora.

Eso no implica que el tren 1614 viajara a esa velocidad.

La vicepresidenta de la NTSB también informó que la vieja grabadora de la locomotora ubicada en la parte posterior del tren, "desafortunadamente, en este viaje no estaba funcionando". Otra grabadora, que data de la década de 2000 y que estaba instalada en la parte delantera, aún no ha sido removida.

“Creemos que esa grabadora registró los datos recientes”, dijo Dinh-Zarr.

Jim Southworth, el investigador a cargo, explicó a la prensa que generalmente un tren sólo requiere tener una grabadora de datos en función y en el vagón frontal.

Pocos heridos siguen en los hospitales locales

De las más de 100 personas heridas en el accidente, 66 fueron hospitalizadas el jueves en Jersey City Medical Center. Mark Robson, portavoz de esa institución, dijo en horas de la tarde que sólo un paciente permanece en el hospital en condición estable, pero es posible que sea dado de alta el lunes.

Otros hospitales que recibieron pasajeros con heridas no graves son Hoboken University Medical Center, Christ Hospital, Hackensack University Medical Center y Englewood Hospital. Según fuentes médicas, la mayoría fue dada de alta el viernes.

Vea también:


Más contenido de tu interés