Inmigración

Hijos de indocumentados viajan a DC para demostrarle a Trump que lucharán por sus familias

Una caravana de 40 niños y jóvenes del sur de Florida salió este lunes en autobús hacia la capital estadounidense. El viernes se reunirán frente a la Casa Blanca con otros cientos de hijos de indocumentados de todo el país para lanzar un mensaje claro a los gobernantes: que van a proteger a sus familias "cueste lo que cueste".

MIAMI, Florida.- "Les van a tomar una foto. Digan cheeeese", dice una de las líderes de un grupo de 40 niños y jóvenes que se dispone a salir del centro de Miami rumbo a Washington DC. Pero lejos de ir a pasar un agradable spring break en la capital, esta excursión tiene como propósito apoyar los derechos de los inmigrantes, una lucha que muchos de los pequeños conocen porque sus padres son indocumentados.

Por delante tienen tres días de viaje de autobús antes de llegar a las afueras de la Casa Blanca donde unirán sus voces a las de cientos de niños de Nueva York, Nueva Jersey, Maryland, Virginia, Carolina del Norte y Colorado con los que tienen mucho en común: la mayoría son hijos de indocumentados y no tienen miedo de llegar a la puerta del gobierno de Donald Trump para que los escuchen.

"Estos jóvenes van a abogar a Washington DC por sus familias o por ellos mismos para pedirle a la nueva administración que pare de atacar a nuestras familias", afirma antes de abordar el autobús Liz Marie Alvarado, líder de We Belong Together, la organización al frente del viaje. "Van allá como jóvenes valientes y decididos a que van a proteger a sus familias cueste lo que cueste", agrega.

A lo lejos se puede ver a William Morales, un niño de 12 años, con su mirada perdida en el infinito. No está triste pero tampoco feliz. Tal vez hasta ahora es consciente que le toca dejar a un lado a su familia por una responsabilidad que muchos adultos han ignorado. "Nada me detendrá. Voy a luchar por los derechos de mi familia", le dijo a Univision Noticias antes de partir a la capital.


La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y la puesta en marcha de sus políticas migratorias han generado miedo entre los indocumentados y los niños que conviven con ellos no son ajenos a esa sensación.

"A mí no me gustaría que me separaran de mi familia", afirma Rocío, la madre de Omar, uno de los niños que viaja a Washington DC. "Todas las personas que no tienen papeles están preocupados. Es lo que yo he visto en los niños. Les han afectado las noticias, lo que ellos han mirado, como por ejemplo lo que ha dicho Trump".

Otra madre, la guatemalteca Lucía Quiej, acompañará a los niños en el viaje. Mientras todos ríen en el autobús, ella se mantiene seria.

Con los ojos llorosos, confiesa que siente que los líderes locales de Miami los abandonaron al apoyar a Trump y al eliminar una política de 2014 que denegaba las detenciones prolongadas de indocumentados solicitadas por Inmigración.

Como indocumentada, sabe que su futuro está en juego pero no teme viajar a DC para defender a su comunidad y confrontar el odio que siente que crece en el discurso antiimigrante.


Con el grupo a punto de salir, la organizadora Liz Marie Alvarado pide que todos esperen un momento: "Conseguímos sandwiches y agua para todos, coman porque el camino es largo". Y muy largo, la caravana tendrá paradas en Atlanta, GA y Raleigh, NC. El 13 de abril, luego de tres días en el autobús, llegarán a DC.

Se espera que este grupo de niños logre llegar al Parque Lafayette para demostrar los vínculos inquebrantables entre ellos, y con una voz declarar su visión para el país.


Vea también:

Lea también:


RELACIONADOS:IndocumentadosDonald Trump