CityLab Transporte

En Miami, tu pizza (y otros productos) podrían llegarte en un auto sin conductor

Ford está probando vehículos autónomos para varios servicios, entre ellos la entrega de pizzas con Domino's, comida en general con Postmates y hasta transporte de personas con Lyft.
Logo CityLab small
1 Mar 2018 – 2:46 PM EST

Si acaso no tuviste la oportunidad de experimentar la entrega de pizza del supuesto futuro en Ann Arbor, Michigan, el año pasado, no te preocupes: los vehículos autónomos de Domino’s Pizza ahora están recorriendo las calles de Miami.

Es parte de una nueva asociación entre el condado Miami-Dade y Ford, el fabricante de autos. A lo largo de los próximos meses, la empresa enviará autos autónomos (fabricados a la medida) por las calles de Miami y Miami Beach mediante una variedad de asociaciones con otros negocios. Además de la cadena de pizzerías más grande del mundo, también se incluirá a Postmates (una empresa de entrega por demanda), Lyft y otros más que todavía no han sido anunciados.

Pronto los clientes podrán optar por pedir que sus pizzas, comestibles y transporte mediante robots (con conductores de reserva detrás del volante en caso de emergencia). Mientras tanto, el condado espera que el experimento sea una oportunidad de aprendizaje y una señal para los otros líderes en la tecnología de conducción autónoma.

“Queremos aprender de Ford lo que necesitamos hacer para prepararnos para estos vehículos para que cuando los vehículos autónomos se vuelvan una realidad, seamos una de las primeras comunidades en recibirlos”, dijo Carlos A. Giménez, alcalde del Condado Miami-Dade. “Queremos que el mundo sepa que Miami está listo para ser un campo de prueba”.

Según las encuestas más recientes de Pew, los estadounidenses están “más preocupados que entusiasmados” sobre el desarrollo de los vehículos autónomos. ¿Las personas realmente quieren compartir las vías con robots que se roben empleos y que prevengan choques? A lo mejor no. Pero para lo fabricantes de autos, es más bien una cuestión de familiarizar a la población con nueva tecnología perturbadora. Para lograr esto, las asociaciones con marcas familiares tal vez podría ser una iniciativa inteligente.


Los 'vehículos de prueba' de Dominos’s —unos cuantos de estos ya están en las vías de Miami— son Ford Fusions especialmente modificados con dispositivos lídar montados en el techo y compartimientos integrados para calentar pizzas. Los amantes de la pizza tendrían que salir de sus casas y para sacar sus pedidos del auto. Una voz robótica que emana del vehículo les instruirá cómo abrir la ventana especial de las pizzas (algunos de ustedes quizás pregunten: ¿el conductor humano de emergencia no podría hacer esta tarea, o hasta traerte la pizza a tu puerta? Pero en tal caso claramente no están entendiendo el propósito de este ejercicio de automatización).

Las entregas autónomas de Postmates y los viajes mediante Lyft aún no han empezado, pero funcionarán de manera parecida, según explica Sherif Marakby, vicepresidente de vehículos autónomos y electrificación de Ford. Lo que será clave para Ford —dijo Marakby— es ver cómo los consumidores en Miami (área relativamente densa y urbana) reaccionarán frente a estas nuevas normas conductuales comparado con Ann Arbor, una comunidad más suburbana en donde los autos fueron puestos a prueba en verano 2017.

“En Ann Arbor, algunas personas quizás estén saliendo en sus pijamas. Pero ese no es el centro atestado y animado de una ciudad grande… quizás sea diferente en Miami”, dijo. Aquí quizás el servicio y su interfaz de usuario tendrán que ser ajustados para este público distinto.

Del mismo modo, el rendimiento de los vehículos mismos —los cuales mayormente son impulsados por Argo AI, empresa de inteligencia artificial para los vehículos autónomos, de la que Ford es uno de los principales inversionistas— se pondrá a prueba en una ciudad más grande con más peatones, ciclistas y zonas de construcción. “La administración [de la actividad en] bordillos es un gran reto cuando se esté recogiendo y dejando bienes, incluso en una situación normal [donde no haya] vehículos autónomos”, dijo Marakby. “Veremos qué haría un vehículo autónomo cuando se encuentre con autos estacionados en doble fila justo donde necesita ir”.

A nivel más amplio, esta también es una oportunidad para Ford de poner a prueba una variedad de modelos de negocios para la tecnología de vehículos autónomos. El fabricante de autos ha dicho que para 2021, planea desplegar grandes flotas de autos sin conductor construidos para los servicios de pedir transporte. Pero tales vehículos también son prometedores para la entrega de carga y paquetes. Mediante sus asociaciones con otras ciudades tales como San Francisco y Nueva York, Ford está poniendo a prueba otros nuevos modos de movilidad, entre ellos las bicicletas públicas y los servicios de microtransporte de enlace.

¿Qué obtienen las ciudades de todo esto? Por su parte, Giménez cree que los vehículos autónomos podrían reducir los gastos en el transporte y disminuir la cantidad de personas que poseen vehículos personales en Miami-Dade. En la ciudad de Miami, aproximadamente un 80% de los hogares poseen autos. También espera que la ciudad eventualmente pueda usar los mapas que Ford y Argo AI crearán para respaldar y guiar los vehículos autónomos.

Por supuesto, pocas ciudades han tenido éxito significativo en obtener acceso a los abundantes datos sobre viajes que han sido generados por los nuevos servicios privados de movilidad, aunque muchos creen que mucha de esta información podría ser invaluable para los propósitos de planificación. Esto podría prevenir la temida congestión tipo 'cero ocupación' del futuro, en que los vehículos robóticos vacíos congestionarían las vías. A menudo las empresas argumentan que la privacidad y los asuntos competitivos no los permiten abrir el acceso a sus reservas de datos. Este desacuerdo ha conducido a todo tipo de mala voluntad entre las empresas de tecnología y las ciudades en donde realizan sus pruebas. Por ejemplo, Pittsburgh quedó desilusionado con Uber después de que el titán de pedir transporte por app no cumplió con las expectativas de la ciudad con respecto a ser un socio cívico que compartiera datos.

Tanto Giménez como Marakby dijeron que no han sostenido conversaciones sobre la entrega de datos en relación con el programa piloto de los vehículos autónomos. “No tenemos acuerdo con ningunas de las compañías”, dijo Giménez. “Los están acaparando muy bien”.

John Kwant —vicepresidente del grupo City Solutions de Ford— expresó entusiasmo por los esfuerzos recientes de crear repositorios de terceros con datos anónimos y agregados sobre viajes para ayudar a las ciudades a obtener la información que necesitan. “Las ciudades quieren lograr la capacidad de orquestar las cosas”, dijo Kwant. “Con el tiempo las empresas tendrán que entregar eso, ya sea debido a presión política o por mandato”.

Si así será el caso en Miami está por verse. Mientras tanto, hay pizza.

Las diez ciudades donde más empleos están en riesgo por la automatización en EEUU

Loading
Cargando galería