Planeta

Revelan imágenes de una pitón birmana que se tragó un venado más pesado que ella

La serpiente, una hembra de 11 pies, fue capturada con la abultada presa en su interior. Los investigadores que la hallaron la llevaron a un área abierta donde el animal regurgitó a su presa.

Un grupo de científicos de la organización Nature Conservancy del suroeste de Florida, que estudia los hábitos de reproducción y alimentación de la pitón birmana para controlar la proliferación de esta especie invasora, documentó un hallazgo sin precedentes: una hembra de 11 pies de largo que se tragó entero a un venado más pesado que ella misma.

Biólogos de la organización y personal del parque estatal Collier-Seminole encontraron la serpiente totalmente distendida con la enorme presa en su interior. La trasladaron a un área abierta donde regurgitó al venado pequeño de cola blanca, ante la mirada incrédula de los científicos.

El descubrimiento de la serpiente se produjo el 7 de abril de 2015 y los resultados de la investigación que comenzó en ese momento, saldrán publicados en la edición de marzo de la revista Herpetological Review.

Los investigadores creen que esta es la primera vez que se documenta un caso como este en el que la proporción de la presa es mayor a la del depredador.


Ambos animales fueron pesados y el equipo notó que el pequeño venado tenía un peso de 35 libras, mientras que la serpiente pesaba 31.5 libras, casi cuatro libras menos que su presa.

El hallazgo de la serpiente con el enorme bocado dentro hizo que los científicos cuestionen si la pitón birmana puede tener un impacto negativo en la población de venados de cola blanca al atacar a sus crías antes de que tengan la edad suficiente para aparearse.


Algunos estudios sugieren que la pitón birmana es responsable de una disminución del 90% en las poblaciones de mamíferos pequeños en los Everglades del este de Florida, se lee en una publicación de Nature Conservancy, la organización que tiene como misión es proteger el agua, la vida silvestre y el futuro de la región.

"Nuestros esfuerzos de investigación y eliminación están impulsados por lo que la ciencia nos muestra", dijo Rob Moher, presidente de la organización, citado en la misma publicación. "Estamos adquiriendo información valiosa que nos está ayudando a hacer retroceder a esta especie invasora que tiene un impacto significativo y negativo sobre nuestra fauna nativa", agregó.

El equipo de investigadores de la organización adelanta un programa de rastreo de las pitones birmanas, a través de la implantación de radiotransmisores a ejemplares adultos. Actualmente, un total de 20 machos portan el dispositivo que ayuda a los científicos a localizar más serpientes hembras durante la época de reproducción.


Este método de seguimiento, según información consignada en una publicación digital de Nature Conservancy, ayuda al equipo a comprender mejor los patrones de movimiento de la pitón birmana y por ende controlar a la población local de este depredador invasor.

Las pitones adultas y sus huevos son sacrificados de forma humanitaria y los biólogos de la organización realizan una necropsia para examinar el animal, registrar datos y recoger muestras genéticas para realizar más estudios.

Hasta la fecha, los biólogos de esta organización y sus colaboradores en la investigación han eliminado cientos de pitones birmanas adultas con un peso combinado de más de 10,000 libras.
Vea También:

RELACIONADOS:AnimalesNaturalezaCiencia