publicidad
Una familia ve el anuncio de Trump gracias a una antena ilegal en una casa de La Habana

"Seguimos en lo mismo, Trump hablando de política y a nosotros nos siguen exprimiendo": esto opinan en La Habana sobre los cambios en la política de EEUU

"Seguimos en lo mismo, Trump hablando de política y a nosotros nos siguen exprimiendo": esto opinan en La Habana sobre los cambios en la política de EEUU

Los cubanos de la isla recibieron el mensaje de Trump entre el alivio y la sensación de que, para ellos, todo sigue igual. El presidente de EEUU mantiene la reapertura de la embajada de su embajada en La Habana, los viajes de cruceros a la isla y los vuelos comerciales regulares, pero prohíbe los negocios con los militares castristas y restringe más los viajes de los estadounidenses.

Una familia ve el anuncio de Trump gracias a una antena ilegal en una ca...
Una familia ve el anuncio de Trump gracias a una antena ilegal en una casa de La Habana

LA HABANA, Cuba. -Hacía meses que la señal ilegal de la televisión satelital con que se informan en el barrio de Jesús María en la Habana Vieja no desaparecía de sus televisores. Este viernes que muchos vecinos estaban pendientes de lo que el presidente de EEUU Donald Trump tuviera que decir sobre Cuba hubo problemas para presenciar en vivo el acto que tenía lugar en el teatro Manuel Artime de Miami.


Para llegar a casa de Regla hay que introducirse en un solar derruido de la calle San Ignacio, pasar por unos escombros y trepar por una escalera de metal oxidado estilo caracol. Ya en el segundo piso, uno no se explica cómo Regla, vendedora artesanal de la galería de arte Víctor Manuel, tiene su hogar como una casa de muñecas.

Relacionado
Donald Trump durante su discurso en Miami
Trump lanza un duro discurso anticastrista, pero mantiene muchas de las reformas de Obama sobre Cuba

Regla se ha ido temprano del trabajo. Ha dejado mucho por hacer porque le inquieta lo que Trump tiene que decirles a los cubanos desde Miami. En su casa están sus dos hijos, su novio y su cuñada que han llegado del lejano municipio de Diez de Octubre para ver aquí las palabras con las que el mandatario dejará clara la nueva postura de EEUU hacia Cuba.

En un discurso teatral, Trump dice que quiere “la libertad del pueblo de Cuba”. Y aunque lanza un duro discurso anticastrista, opta por mantener muchas de las reformas de Obama sobre Cuba.

Para Abeidy, el novio de Regla, el presidente de EEUU "está claro". "Sabe que las cosas en Cuba no se están haciendo bien y ahí va, a ponerle el dedo encima”, dice.

Pero su novia no concuerda con las palabras el presidente estadounidense: "Lo que pasa es que ahora en Cuba también se ponen farrucos y empieza la Guerra Fría de antes, uno pensaba que este tiempo había pasado”, lamenta.

publicidad

Su hijo agrega: “Al final seguimos en lo mismo, aquel (Trump) hablando de política por allá y a nosotros nos van a seguir exprimiendo aquí”.



Ya en la tarde, en el parque Fe del Valle del boulevard de Centro Habana, el sol quema. Esta es una de las plazas públicas que goza de conexión wifi en la ciudad y es una de las más concurridas por su ubicación.

Después que Donald Trump ha declarado cuál será a partir de ahora la política de su país con respecto a la isla, la gente comenta sobre el tema sin dejar de mirar sus Smartphone y computadoras portátiles.

Trump dice que respaldará al pueblo cubano en su lucha por la libertad Univision

“Es raro ver a la gente hablando en masa de política, se ve que les incumbe. Siempre la gente lo que hace es hablar con los familiares que están afuera por video llamada y los jóvenes hablar de fútbol”, dice Teresa Estrada, una vecina del parque desde el balcón de su casa.

En Cuba, las dinámicas de navegación siguen siendo obsoletas producto del alto costo de las tarifas -1.50 dólares la hora- y por la ineficacia de la conexión. En cambio, hoy es un día atípico.

Antes del discurso de Trump en Miami, la compañía Google, que ya ofrece servicios de internet en la isla, había declarado su intención de que el inquilino de la Casa Blanca tuviera “una política que permita a las compañías de telecomunicaciones trabajar en Cuba”.

Una madre sudorosa en un banco de cemento, que sujeta bruscamente el micrófono de sus auriculares manos libres y se los lleva a la boca, le dice a través de un video chat a su hija que se encuentra en Miami: “Cusi, viste, Trump no está tan loco, no cambio casi nada, habló de política nada más”.

Luego me dirá, con un poco de desaliento: “Yo creía y tenía fe en que Trump le devolviera a los cubanos la posibilidad de salir de esta olla que nos quitó Obama”. La señora se refiere a la política de 'pies secos, pies mojados' que Barack Obama eliminó en los últimos días de su mandato, quitándole así el sueño a miles de cubanos con intenciones de llegar a Estados Unidos para recibir beneficios migratorios, como era hasta entonces.

En un costado del parque, bajo la sombra de una ceiba enorme y frondosa, hay varios jóvenes conectados. Tienen además un bafle inalámbrico que bota un potente reguetón que tiene incómodos al resto de las personas de la plaza.

-Tanto lío y no pasó na', ahora lo único malo es que los que están en Miami no podrán venir tanto como antes, dice Alejandro Pérez que estudia gastronomía y comercio en un técnico medio.

-Trump lo que tiene que hacer es venir a Cuba y ver esto como está de verdad y tirarnos el cabo pa' sacarnos del subdesarrollo este. Que deje de hablar de política que eso no da na - le responde Yunior, vecino de la zona.

publicidad



Según Engage Cuba, las nuevas restricciones del presidente Trump le costará a la economía norteamericana unos 6,600 millones de dólares. Aún está por ver cuánto le costará al emergente sector privado de Cuba, que probablemente verá sus ingresos mermados con la disminución del capital estadounidense que circulará a partir de ahora en la isla.

"Si Trump decide retirar esos ingresos sería un caos": cubanos que viven del turismo temen una marcha atrás en las políticas de Obama Univision

Al cierre de mayo, la oficina nacional de estadísticas e información estima que 284,565 ciudadanos estadounidenses visitaron el país, un número que prácticamente alcanza la misma cantidad de visitantes que llegaron hasta la isla en todo el año anterior.

Una de las que se ha beneficiado por ese dinero es Rosa Albertini, que lleva ya casi un año inscrita en los servicios de Airbnb en Cuba. En este tiempo, todos sus clientes han sido estadounidenses puesto que una agencia privada de viajes cubana le surte los turistas.

Sobre la nueva postura de los Estados Unidos dice: “Sin dudas es un retroceso en la relación de los dos países, pero realmente pudo ser peor. Yo entiendo a Trump, al final él está apostando por nosotros, el sector privado, y evidentemente no quiere vínculos con el gobierno, a diferencia de Obama”.

publicidad

La semana pasada Airbnb dio a conocer que su actividad en Cuba de 2015 a la fecha ha dejado a los particulares de la isla un monto estimado alrededor de los 40 millones de dólares.

“Sin dudas que con la propiedad privada este país es otro. Mucha gente se ha beneficiado y más con la apertura al mercado de los Estados Unidos, que lamentablemente ahora se vuelve a cerrar”, dice Albertini en la sala de una de sus dos habitaciones que renta en el barrio del Vedado.


En un pequeño parquecito de cuatro bancos de madera, en la intersección de las avenidas Línea y G, hay dos señores impávidos delante de un tablero de ajedrez. Juegan a la intemperie, como si el tiempo no pasara y como si poco les importara. Ambos saben que Trump se ha dirigido al pueblo de Cuba desde Miami. Han escuchado las noticias en la televisora regional Telesur. No hablan mucho al respecto.

Uno de ellos dice: “Trump le dio jaque mate a Obama. Volvimos a la tirantez”.

Mira también:

Relacionado
trump cuba anuncio
Qué cambia y qué no en la relación con Cuba tras el anuncio de Donald Trump
La política estadounidense sobre Cuba ha cambiado significativamente desde que George W. Bush abandonó la Casa Blanca en 2009. Incluso tras el anuncio de Trump de nuevas medidas, las relaciones con la isla continúan siendo cercanas y las restricciones a la hora de viajar han mejorado mucho, especialmente para los cubano-americanos.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad