publicidad

Olimpiada sin bandera

Olimpiada sin bandera

Vitoreo a quienes se unen a los escapados, los cubanos que ahora compiten por todo el mundo "sin patria pero sin amo".

Y allá va presuntuosa la otrora potencia deportiva del Caribe, en busca de nuevas glorias e inéditas páginas que alimenten un pasado de victorias, el mito eterno del deporte revolucionario y la moral y el orgullo de los atletas que visten el uniforme siempre bendecido por el tirano gobernante, ahora por el otro tirano de turno. El deporte en Cuba desde hace medio siglo se convirtió en un arma ideológica, símil de la lucha contra el Imperio. Desde pequeños los atletas entrenaban con sólida disciplina y dedicación, impulsados por el sueño de llegar a ser campeones mundiales y Olímpicos, pero la mayor gloria era vencer a los americanos, y regresar a la Patria y ser recibidos por el Comandante y decirle: Esta medalla es tuya Fidel. Pero todo cambia con los años, incluso en Cuba, aunque no se perciba por la ceguera que producen la represión y el hambre y el inmovilismo. Hoy los atletas desean ganar las medallas como antes, pero no para dedicarlas al viejo dictador desahuciado, sino para ganar un pasaporte al mundo libre donde competir sin trabas ideológicas, para bien propio y de sus fanáticos dondequiera que sea. Llegará una Olimpiada para la Cuba nuevaLlegará con atletas independientes y gozosos de defender sus colores, sin tener que rendir pleitesía ni representar a un sistema de odio e hipocresía. Entonces, después de tanto tiempo, los aplaudiremos y juntos celebraremos febrilmente sus triunfos.Esta vez, allá en la China, que es otra de las vergüenzas del mundo contemporáneo, no podremos aplaudirlos ni alegrarnos todavía, porque aun persiste el oprobio y ellos empuñan sin remedio su bandera, que no es la nuestra. Prefiero vitorear a quienes traten de unirse a los escapados, los cubanos que ahora compiten por todo el mundo "sin patria pero sin amo".

publicidad


publicidad
publicidad
El dinero sería utilizado para reparar los canales de fuga de dos reactores que amenazan con contaminar el agua potable. Los consumidores de Florida tendrían que pagar casi dos dólares más en sus cuentas de energía.
El Sargento de Armas de la Cámara intenta impedir la grabación de una sesión por parte de un legislador, pero los veteranos sostienen que ambos partidos principales se han comportado de igual manera cuando tienen la mayoría.
El exalcalde de Guaynabo enfrenta 25 años de cárcel por una de las siete acusaciones en su contra.
Los medios reclaman que se investigue el proceso en general de reporte de muertes durante situaciones de emergencia.
publicidad