publicidad
Más de 70 millones de vistas en Youtube.

Los Buitres de Culiacán traen el Harlem Shake a LA 101.9

Los Buitres de Culiacán traen el Harlem Shake a LA 101.9

Los Buitres de Culiacán estuvieron en La 101.9 y nos pusieron a bailar a todos con el Harlem Shake. 

Más de 70 millones de vistas en Youtube.
Más de 70 millones de vistas en Youtube.

Lo mejor de la 101.9

¡Qué  onda razita! Les cuento que Los Buitres de Culiacán estuvieron en La 101.9 y nos pusieron a bailar a todos con Harlem Shake, este video que ya es muy popular entre la plebada.  Aquí está el video… Tipazos Los Buitres, con mucho “swag”.


publicidad
publicidad
Román Aguilar tiene 67 años de edad, es jubilado y su pasión es elaborar pan mexicano con la receta de sus ancestros. Llegó a EEUU hace 30 años y trabajó en una fábrica de pan hasta que se jubiló. Recibió de regalo una batidora por parte de su hijo y con la ayuda de su nieta, que publicó estos manjares en redes sociales hasta que se volvieron virales, empezó la empresa familiar. Ahora, hornean 12 docenas de pan cada día y los pedidos no paran.
Las autoridades indican que dispararon desde un vehículo contra quienes estaban afuera de una residencia. Entre las víctimas, de las cuales dos permanecen en estado crítico, hay una niña de 10 años. No se descarta que el suceso esté relacionado con actividades de pandillas.
El abogado de inmigración, Eliud Zavala, aseguró que el periodo de reinscripción para los nicaragüenses y hondureños es por 60 días, ya sea para obtener el TPS por primera vez o que no le quiten el beneficio. Enfatizo en que, a pesar de que a los nicaragüenses el gobierno federal les canceló el beneficio, deben reinscribirse para poder continuar de manera legal en el país.
David Ochoa, de 24 años de edad, es residente de la ciudad de Spring y enfrenta en libertad un juicio de asesinato capital por una balacera que ocurrió durante una transacción de drogas en mayo de 2016, en la que participaron otros dos sujetos. Según el abogado de Ochoa, los dos agentes de ICE llegaron a la Corte y dijeron que el hombre no era ciudadano y, sin consultar a la juez, lo esposaron de manos y pies, mientras le informaban que era arrestado por haber ingresado ilegal al país. La juez le solicitó a los agentes que le tomaran las huellas dactilares y al hacerlo se dieron cuenta que tenían al hombre equivocado.
publicidad