Violencia

Adolescente se debate entre la vida y la muerte tras recibir golpiza de pandilleros

El joven de 15 años de edad es un destacado jugador de béisbol en una preparatoria de Los Ángeles que fue atacado a golpes por dos desconocidos que lo dejaron inconsciente.

LOS ÁNGELES, California.- Un estudiante de preparatoria de Los Ángeles se encuentra postrado en una cama de hospital luego de haber sido golpeado de manera brutal por dos desconocidos que la noche del 30 de marzo lo emboscaron en un callejón del vecindario Las Ramblas, en el área de San Pedro.

Evan Jiménez, de 15 años de edad, es un destacado jugador de béisbol en el equipo de la San Pedro High School que ese día del ataque le dio una paliza de 20-0 al equipo de otra escuela de Gardena.

El triunfo ameritó una celebración en una casa de San Pedro y por la noche, cuando Evan caminaba hacia su casa, dos hombres lo atacaron en un callejón hasta que lo dejaron inconsciente.

En la página de GoFundMe donde la familia recaba fondos para gastos médicos se indica que Evan fue golpeado en la cabeza con un botella de Jack Daniels para luego recibir puñetados y patadas que casi lo matan.

Desde la noche del jueves Evan se debate entre la vida y la muerte en la unidad de cuidados intensivos del Centro Médico UCLA-County.

Las Ramblas, zona de peligro


El ataque ocurrió cerca de la intersección de las calles Primera y Bandini, en La Rambla, un vecindario de San Pedro con altas probabilidades de ser víctima de un crimen violento, ya que de cada 1,000 habitantes 10.4 están en riesgo de asalto agravado, robo a mano armada, violación o asesinato.

En Los Ángeles ese índice de criminalidad es de 6.4, mientras que en California es de 4.2 y a nivel nacional es de 3.8, según datos de NeighborhoodScout.com.

El Departamento del Sheriff informó que el joven sufrió heridas graves tras la agresión a manos de dos hombres que considera son pandilleros del área y que fue llevado a un hospital por un automovilista anónimo que lo encontró tendido en el callejón.

Las autoridades no tienen una descripción de los agresores ni el motivo del ataque.

Su entrenador en el equipo de béisbol lo describió, en declaraciones al diario Daily Breeze, como “un gran chico que tiene una personalidad que contagia”, quien se esforzaba muy duro tanto en el juego de pelota como en el salón de clases.

Los médicos lo reportan sin aparente daño cerebral, pero con un largo camino a la recuperación.

Las autoridades están pidiendo la colaboración del público para reportar cualquier información sobre el ataque o los sospechosos llamando al 310-539-1661 o de manera anónima al 1-800-222-TIPS.

Lea también: