publicidad
Dos mujeres se abrazan cerca del sitio donde ocurrió el tiroteo en Las Vegas el 1 de octubre.

"Cuando concilio el sueño veo balazos, gente corriendo, sangre": el trauma de los que escaparon de la masacre en Las Vegas

"Cuando concilio el sueño veo balazos, gente corriendo, sangre": el trauma de los que escaparon de la masacre en Las Vegas

Muchos de los sobrevivientes del tiroteo en un concierto de country se sometieron a una dura prueba emocional este miércoles al regresar al sitio donde ocurrió la matanza para recoger sus vehículos y pertenencias.

Dos mujeres se abrazan cerca del sitio donde ocurrió el tiroteo en Las V...
Dos mujeres se abrazan cerca del sitio donde ocurrió el tiroteo en Las Vegas el 1 de octubre.

LAS VEGAS, Nevada.- "No he podido dormir en los últimos días. Cuando concilio el sueño tengo visiones: veo balazos, gente corriendo, sangre", cuenta Carlos Alfaro-Sandoval, un inmigrante nicaragüense que servía tragos en el escenario principal del festival 91 Route el 1 de octubre. Él sobrevivió al peor tiroteo masivo en la historia de este país, pero algunos de sus compañeros se encuentran entre los 59 muertos.

Alfaro-Sandoval, de 22 años, conversó con Univision Noticias a unos pasos del sitio donde se desató el infierno, que sigue acordonado por la Policía. Regresó -literalmente- obligado: su camioneta se quedó allí y hasta este miércoles las autoridades han permitido a los que libraron esta tragedia recoger sus vehículos. Todos ellos se sometieron a una dura prueba emocional.

Carlos Alfaro-Sandoval, sobreviviente del tiroteo en Las Vegas.
Carlos Alfaro-Sandoval, sobreviviente del tiroteo en Las Vegas.


"No estoy bien, regresar a este lugar hace que tiemble", expresó Giany Beltrán, una enfermera de 27 años que tiene frescas las imágenes del horror frente al casino y hotel Mandalay Bay. "Esta ha sido la peor experiencia de mi vida y ahora está regresando a mi cabeza", comentó entre lágrimas.

Beltrán recuerda su imagen escapando en medio del caos. Los balazos y las advertencias de "el pistolero está ahí… está allá" siguen retumbando en su cabeza. En medio de la conmoción se creía que Stephen Paddock, el autor de la masacre, se encontraba entre el público por el estruendo de sus rifles, pero él los detonaba desde una suite en el piso 32 del Mandalay Bay.

publicidad

"Es extraño sentir culpa por ser tan bendecida. No sé qué sentir, qué decir", mencionó Beltrán, quien creció en Orlando, Florida, pero una oferta laboral la trajo a Las Vegas. "Ahora cuando voy a los lugares solo pienso 'cuál es la salida de emergencia'", agregó.

Courtney Long, otra sobreviviente, no tuvo otra opción que hacerse la valiente por un momento para poder recoger su auto. "Me da miedo estar aquí, cerca del lugar donde pasó todo", dice esta mujer de 34 años, que agradece que una amiga logró recoger su bolso y que este no quedó en el lugar del concierto, entre miles de pertenencias y la sangre de los heridos y muertos. "No puedo imaginar regresar allí", señaló.

Courtney Long, sobreviviente de la masacre en Las Vegas.
Courtney Long, sobreviviente de la masacre en Las Vegas.


De no ser por sus conocidos, dice Long, la estaría pasando peor: "Siento mucho miedo, pero tengo un grupo muy cercano que me está apoyando; eso ayuda mucho".

Long cree que su mente le ha bloqueado la mayoría de los recuerdos de aquella noche de horror. Quizás es un instinto de supervivencia: "Tengo destellos de esconderme, correr, pero no recuerdo mucho. Mi objetivo era salir de ahí".

“Hay que seguir viviendo”

Pocos sobrevivientes que fueron por sus vehículos querían hablar sobre sus experiencias. La mayoría se dirigió directamente a un grupo de policías en la avenida Reno, en el norte del aeropuerto de Las Vegas, para describir sus autos y que los buscaran en una lista. Algunos salieron llorando del lugar.

"La primera vez que vine no me sentía a gusto, fue un poco difícil. Ahora, la necesidad de tener mi carro me empujó", cuenta Karime Castillo, quien fue acompañado por su esposo, Gabriel Hernández.

Karime Castillo y su esposo Gabriel Hernández, sobrevivientes del tirote...
Karime Castillo y su esposo Gabriel Hernández, sobrevivientes del tiroteo en un concierto en Las Vegas.

"Fue algo muy traumatizante, porque es algo que uno no se espera en un evento al que uno va a divertirse", asegura Castillo.

Muchos de ellos dijeron que intentan sobrellevar las secuelas emocionales evitando la zona donde pasó la masacre, compartiendo sus experiencias, alejándose de las redes sociales, conviviendo con sus seres queridos y buscando actividades que les hagan olvidarse de la tragedia.

Beltrán, la enfermera, confiaba en que regresar a su jornada laboral esta noche le traiga tranquilidad. "Espero estar ocupada durante la noche y estar enfocada en mis pacientes, hacer lo mío. Me ayudará porque esos recuerdos no paran desde aquella noche", comentó.

La señora Castillo ha buscado refugio en su hogar, al lado de los suyos. "Hay que seguir viviendo", dijo ella. "Desgraciadamente mucha gente no logró salir de ahí con vida".

Residentes y trabajadores de Las Vegas sufren los efectos del tiroteo desde el hotel Mandalay Bay Univision
En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad