publicidad

Memo filtrado del secretario de Interior sugiere a Trump reducir el tamaño de cuatro monumentos nacionales

Memo filtrado del secretario de Interior sugiere a Trump reducir el tamaño de cuatro monumentos nacionales

La reducción de su área significa que podrían convertirse en territorios donde la perforación, pesca comercial, tala y otra extracción serían permitidas.

SAN JOSÉ, California.- Ryan Zinke, secretario del Interior de Estados Unidos, aconsejó al presidente Donald Trump modificar la forma cómo se administran unos 10 monumentos naturales e incluso le ha sugerido la posibilidad de reducir los límites de cuatro de ellos.

Zinke propone encoger el área de dos monumentos enormes ubicados en Utah -Bears Ears y Grand Staircas Escalante- así como el Gold Butte de Nevada y el Cascade-Siskiyou de Oregon, pero no detalla recomendaciones específicas del cómo. La reducción de su área significa que podría convertirse en territorios donde la perforación, pesca comercial, tala y otra extracción serían permitidas.

Relacionado
Grand Staircase-Escalante (Utah)
Trump ordenó revisar el área de al menos 30 monumentos nacionales de EEUU para reabrir partes a la minería y perforación petrolera


Esta sugerencia de Zinke a Trump fue enviada a finales del mes de agosto, pero se filtró de forma anónima este fin de semana y ya ha sido difundido por la agencia AP y medios como The Washington Post. Consiste en la respuesta no oficial de Zinke ante la petición hecha por Trump en abril pasado de revisar los monumentos nacionales creados en los últimos 20 años con el objetivo de rescindir o redimensionarlos.

Cuáles y dónde

Bears Oars fue designado como monumento por el expresidente Barack Obama. Alberga unos 1.3 millones de acres en el sureste de Utah, considerada tierra sagrada para los nativos americanos. Es también un sitio que posee vestigios arqueológicos históricos que incluyen antiguas casas de acantilados.

Por su parte, el Grand Staircase-Escalante, también en Utah, abarca casi 1.9 millones de acres. Este monumento fue designado por el expresidente Bill Clinton en 1996, pero ha sido criticado desde su origen por los líderes comunales que consideran que con esta declaratoria se les arrebató una área muy grande y necesaria para el desarrollo económico de la región.

publicidad

Cascade-Siskiyou, ubicado al suroeste de Oregón, protege 113,000 hectáreas de diferentes tipos de ecosistemas y, finalmente, Gold Butte, en Nevada, protege casi 300,000 acres de paisajes desérticos que incluyen arte rupestre, torres de arenisca y hábitat de vida silvestre para ovejas de carnero y el amenazado Desierto de Mojave.

Dos monumentos marinos en el Océano Pacífico también se reducirían bajo el memo de Zinke, que no ha sido lanzado oficialmente.

También instó a cambiar el uso y la gestión de otros seis monumentos: Katahdin Woods and Waters en Maine; Organ Mountains-Desert Peak y Río Grande, ambos en Nuevo México; el Monumento Nacional Marino de Cañones y Montes Submarinos del Noreste; el Monumento Nacional Pacific Remote Island Marine y Monumento Nacional Marino Atolón Rose.

FOTOS: Los imponentes monumentos nacionales que están en la mira de Trump para reabrir la exploración minera


¿Puede hacerlo?

La evaluación del área de los parques para su uso comercial forma parte de un impulso más amplia para reabrir las áreas de perforación, minería y otros desarrollos energéticos, algo que ya había prometido desde su campaña y que ha sido consistente en todas sus decisiones ambientales.

"Si el presidente Trump acepta el consejo de Zinke y se mueve para eviscerar las protecciones de los monumentos, ignoraría la ley y la voluntad del pueblo estadounidense", se apuró a reaccionar Rhea Suh, presidente deL Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC) por sus siglas en inglés. Según ellos, se han presentado más de 2.8 millones de comentarios públicos en contra de la modificación de los monumentos nacionales.

Nótese que la Ley de Antigüedades de 1906 autoriza a los presidentes a declarar tierras federales como monumentos y restringir el uso comercial de sus tierras, pero no le da un poder explícito para deshacer una designación ya declarada. "Ningún presidente ha hecho algo así", había reconocido el mismo Zinke en abril pasado.

“Los parques y terrenos públicos del país no necesitan ninguna reestructuración corporativa. No deberíamos preguntar qué partes de nuestra historia y patrimonio podemos eliminar, sino cómo podemos hacer que los parajes naturales reflejen la verdadera historia norteamericana (...)Los monumentos nacionales y los terrenos públicos son vitales por la historia que preservan y el porvenir que ofrecen", expresó el director ejecutivo del Sierra Club, Michael Brunent.

"No permitiremos que estas tierras y aguas especiales sean entregadas a intereses privados para la perforación, pesca comercial, tala y otra extracción. "Vamos a defender a los casi tres millones de personas que instaron a la administración a proteger estos monumentos, en el tribunal, si es necesario", expresó Suh del NRDC.

Relacionado
Petrified Forest National Park, Arizona
Por estas razones Trump y su gabinete es considerado una amenaza para los parques nacionales y tierras federales de EEUU
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad

Recibe las últimas noticias ambientales