Elecciones 2018

En California ya no quieren cambiar sus relojes: ¿qué efecto tiene la aprobación de la proposición 7?

Los electores del estado aprobaron con una mayoría del 60% la medida que busca dejar permanente el horario de verano (conocido como daylight saving time), pero el cambio no será inmediato ni fácil.
7 Nov 2018 – 3:26 PM EST

El domingo pasado la mayoría del país tuvo que cambiar los relojes para retrasarlos una hora y muchas personas hasta ahora se están acomodando al cambio de horario, algo que para algunos resulta traumático. Los votantes en California tenían este 'problema' tan presente cuando fueron este martes a las urnas que aprobaron la proposición 7, pues creen que es momento de dejar de cambiar la hora dos veces al año.

La medida pretende que los californianos se queden con el horario de verano –conocido como daylight saving time– de manera permanente, pero su aprobación no significa que este cambio vaya a suceder, por lo menos no pronto. El sí a esta propuesta solo abre la puerta para que sea debatido y aprobado por la Legislatura (necesita una votación a favor de dos tercios en la Asamblea y el Senado estatal), y luego que una ley federal sea cambiada.

Es por esa razón que muchos de los críticos de esta proposición en la boleta electoral decían que era una perdida de tiempo. Muchos de los opositores no estaban en contra de lo que implicaba en sí (el cambio de horario) sino de que si pasaba era solo una luz verde para que fuera debatida y argumentaban que había cosas más importantes qué discutir.

Aún así, los electores quisieron dar ese primer paso. Los que apoyan esta propuesta dicen que 'ir hacia adelante y hacia atrás en el tiempo' es una molestia e incluso aumenta el riesgo de accidentes y ataques cardíacos cuando la gente pierde una hora de sueño al adelantar sus relojes una hora (al entrar al horario de verano en marzo). Porque estos ajustes tienen implicaciones en el llamado ciclo circadiano o reloj biológico de las personas.

¿En realidad ahorra energía?

Ese horario se cambia con la intención de usar más luz diurna, ya que se consigue que anochezca una hora más tarde y teóricamente produce que se consuma menos energía. La finalidad de esta medida es entonces adecuar las horas de luz natural a la actividad cotidiana y reducir el consumo de energía eléctrica. Sin embargo, conforme la tecnología favorece la eficiencia energética, el ahorro de energía es la explicación menos robusta, como señala Stanton Hadley, investigador principal del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, quien ayudó a preparar un informe para el Congreso sobre el horario prolongado de verano.

"En el vasto esquema de cosas, creo que el ahorro de energía ya no es el gran impulsor. Es gente que quiere aprovechar ese momento de luz en la noche", afirma Hadley.

No todos los estados y territorios estadounidenses tienen horario de verano: Arizona, Puerto Rico y Hawaii no cambian la hora. No están obligados a hacerlo por ley, pero la diferencia es que ellos se quedan con la hora estándar sin haberla cambiado nunca y lo que proponen en California es quedarse en el horario de verano todo el año. Y esto no es posible, a no ser de que haya un cambio de leyes en Washington que permita a los estados elegir.


Ajustar las manecillas del reloj dos veces por año fue algo que los californianos empezaron a hacer a partir de la década de 1950 luego de que los votantes aprobaran la Proposición 12, una medida que se puso en la boleta de las elecciones de noviembre de 1949.

Aunque en esta era digital el cambio es automático en la mayoría de los dispositivos, sigue siendo un transtorno para muchos la adaptación a la luz del día, ya que durante gran parte del verano el sol se oculta hasta pasadas las 8:00 de la noche, mientras que en el invierno la oscuridad llega cuando todavía no son ni las 5:00 de la tarde.


Los legisladores llevan analizando este tema los últimos tres años y han considerado testimonios de ambas partes. Quienes apoyan la proposición 7 insisten en los perjuicios para la salud. "Numerosos estudios revelan un repunte en los ataques cardíacos, accidentes en el trabajo, crímenes y accidentes de tráfico debido al cambio de adelantar la hora", advierte el asambleísta Kansen Chu, demócrata por San José y autor de la iniciativa, quien además considera que el supuesto ahorro de energía no se ve materializado en los tiempos modernos.

Los que se oponen a la proposición 7 argumentan, por su parte, que las rutinas de la mañana –como el viaje de los niños a la escuela– se llevarían a cabo en la oscuridad si en los meses de invierno se mantuviera el horario de verano. Esto causaría, según esta forma de verlo, más accidentes de vehículos y peatones.

Mira también:

Consejos que te ayudarán a adaptarte mejor al horario de verano

Loading
Cargando galería
Publicidad