Actividad de Pandillas

7 ataques salvajes tras las rejas: cómo la pandilla ‘Norteños’ ha controlado una cárcel de California

Una investigación federal concluyó esta semana con la presentación de cargos contra 14 integrantes de la banda carcelaria ‘Norteños’. Estos serían los responsables de varios apuñalamientos de presos que no quisieron atacar sus normas.
12 Oct 2018 – 6:05 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Siete presos en la cárcel del condado de Monterey, en el norte de California, fueron atacados salvajemente por no seguir las reglas de la pandilla ‘Norteños’, la cual considera a ese penal como el principal lugar de “entrenamiento” para sus nuevos integrantes. A ese tipo de castigos les dicen “expulsiones” porque -literalmente- sacan a los “indisciplinados” de las unidades ya sea muertos o heridos gravemente. Una de sus víctimas fue apuñalada 21 veces en el pecho y la espalda.

Estos detalles han salido a la luz tras una investigación federal que durante seis años tuvo en la mirilla a 14 integrantes de los ‘Norteños’, ligados a la banda carcelaria ‘Nuestra Familia’, los cuales enfrentan cargos de crimen organizado y de conspiración para atacar a otros reos en beneficio de esa organización criminal. Todos los acusados enfrentan una condena de hasta cadena perpetua.

La acusación federal desvelada esta semana se centra en siete “expulsiones” o ataques contra reclusos que no acataron las normas impuestas por la banda. El primer caso, el más grave, ocurrió el 2 de diciembre de 2012, cuando cuatro ‘norteños’ apuñalaron 21 veces a una persona con un objeto punzocortante hecho dentro de la cárcel de Monterey. No está claro si la víctima sobrevivió.

Otro recluso resultó con 10 heridas en la cabeza, el torso y los brazos el 13 de noviembre de 2013.

Los crímenes ocurrieron en un lapso de 16 meses, entre diciembre de 2012 y abril de 2014.

Estas agresiones eran ordenadas por los jefes del grupo y se planeaban meticulosamente. Los fiscales alegan que el principal agresor -quien usaba el puñal improvisado- recibía instrucciones precisas sobre cómo y dónde agredir a su objetivo. Y este no actuaba solo: lo acompañaban “bombarderos”, como le dicen a quienes golpean a la víctima a patadas y puñetazos para causarle aún más daño. Otros se encargaban de distraer a los guardias mientras escondían el arma y se cambiaban de uniforme.


Ataques en su bastión

Dos pandilleros que participaron separados o juntos en casi todas las “expulsiones” son Vincent ‘Chente’ García, uno de los jefes de los ‘Norteños’, y su mano derecha, Johnny ‘Soldier Boy’ Magdaleno.

García, de 51 años, fue condenado a cadena perpetua en 2015 por conspirar para la venta de metanfetamina y por cometer múltiples actos violentos en beneficio de la banda. Magdalento, de 31 años, purga una sentencia de 46 años por dos robos que cometió en enero de 2013 y por dos intentos de homicidio que perpetró mientras esperaba su juicio en la cárcel del condado de Monterey.

Ambos fueron arrestados en una operación policiaca denominada ‘Snake Eyes’.

La banda ‘Norteños’ está integrada por pandilleros del norte californiano que llegan a las cárceles y olvidan sus diferencias para incrementar su poder. Sus principales actividades ilícitas son asesinatos, extorsiones, robos y narcotráfico. Su sede es la prisión estatal de Pelican Bay.


‘Nuestra Familia’, fundada en 1968, considera al condado de Monterey como su bastión. Sus enemigos con los ‘Sureños’, aliados de la Mafia Mexicana y quienes operan en el sur californiano.

“Dentro de la cárcel del condado de Monterey, los ‘Norteños’ trabajan juntos para mantener la estructura y seguir las reglas de ‘Nuestra Familia’ sin importar a qué grupo pertenecen”, explica la Fiscalía federal, detallando que todos los presos en dicho penal son considerados miembros potenciales.

En esa penitenciaría, los miembros de la pandilla están separados del resto de la población debido a su “naturaleza predatoria” y por su regla de no atacarse mutuamente. Otra norma es que solo muertos puede abandonar la organización, advierte la acusación.

“Los pandilleros han atacado a cualquiera, incluso en la cárcel, que no obedece sus reglas violentas”, dijo el fiscal federal Alex G. Tse, en un comunicado. “Estamos agradecidos por los esfuerzos de nuestros socios federales y locales para llevar ante la justicia a las personas responsables de estos horrendos actos delictivos dentro de nuestro sistema penitenciario”, agregó el funcionario.

Este caso fue investigado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI), el Sheriff del condado de Monterey, la Patrulla de Carreteras de California (CHP) y otras agencias policiales.

De las prisiones a las calles: las 15 pandillas más peligrosas de EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CárcelPolicíaCaliforniaFBI
Publicidad