null: nullpx

La increíble historia del bailarín que vende helados para ayudar a su familia en tiempos del covid-19

El conmovedor video del joven bailarín, con uno de sus hijos en su espalda y otro sobre la carretilla de helados, conmovió tanto a la comunidad que muchas personas salieron para apoyarlo y comprarle muchos helados.
26 Jul 2021 – 11:47 PM EDT
Reacciona
Comparte
1/11
Comparte
Cuando el covid-19 comenzó a golpear con fuerza los teatros cerraron y Ever se quedó sin trabajo y desesperado. No tuvo más remedio que abandonar sus sueños en la danza y salir a vender helados con sus pequeños hijos para poder mantener a la familia.
2/11
Comparte
Con 28 años cumplidos y con sus sueños siempre a flor de piel, el guatemalteco Ever Nicolau tomó la decisión de interrumpir su carrera como bailarín de danza clásica y contemporánea -orillado por los estragos de la pandemia del coronavirus- para encontrar cualquier forma de llevarle de comer a sus tres hijos pequeños.
3/11
Comparte
Con los teatros cerrados y sin posibilidad de participar dentro de la compañía de Danza de la Municipalidad de Ciudad Guatemala, Nicolau encontró en una carretilla de helados la forma de poder alimentar a su familia en tiempos convulsos. Así, con el ímpetu intacto, tomó a sus hijos Leonardo y Diego -de 2 y 3 años, respectivamente- y salió con ellos a la calle para vender.
4/11
Comparte
El conmovedor video del joven bailarín, con uno de sus hijos en su espalda y otro sobre la carretilla de helados, conmovió tanto a la comunidad que muchas personas salieron para apoyarlo y comprarle muchos helados.
5/11
Comparte
“Hay que valorar lo que él hace para darle de comer a sus hijos”, explica Bairon Gómez, una de las muchas personas que lo han apoyado constantemente.
6/11
Comparte
Por su parte, César Veliz, no se limita al decir que todos en la región lo admiran mucho. “Lleva a sus hijos con él y todavía tiene que empujar su carretilla”, recuerda.
7/11
Comparte
Sin embargo, aunque la carretilla ha logrado darle respiro a la difícil situación que vive su familia, Nicolau no puede evitar romperse un poco al rememorar lo duro que ha sido el camino que ha tenido que recorrer durante todo este tiempo.
8/11
Comparte
“Ha sido muy difícil porque hubo muchos momentos en los que no teníamos nada para darles de comer y uno tiene que resolverlo como sea”, dice el bailarían al bode de las lágrimas.
9/11
Comparte
La misma angustia la muestra su esposa Ilsi Galdámez, quien no olvida todo el tiempo en el que no había dinero para poder comer. “Nos ha costado mucho trabajo”, dice.
10/11
Comparte
Ahora, después de la dura experiencia vivida, Nicolau no ha dejado de tener a su familia en su mente y como mayor motivación, mientras espera que la vida pueda regalarle pronto una nueva oportunidad para que pueda dedicarse a su verdadera pasión: la danza.
11/11
Comparte
Por eso, el joven siempre aprovecha cualquier tiempo libre que su nuevo trabajo le deja para entrenar y mantenerse en forma, con la única finalidad de estar listo cuando el futuro prometedor que la vida le debe, se pose frente a él.
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés