null: nullpx
Joe Biden

Tras el colapso de Afganistán y con el recrudecimiento de la pandemia, Biden busca volver al foco de su agenda

Desde el caos en Afganistán hasta la propagación de la variante delta y el paso del huracán Ida. El presidente espera pasar página tras un verano de crisis seguidas y simultáneas, y tratar de enfocar de nuevo su presidencia en torno a su agenda económica y de infraestructura. Biden espera que después del Día del Trabajo se replantee la ley de infraestructura bipartidista y la expansión de la red de seguridad social.
7 Sep 2021 – 08:17 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El colapso del gobierno afgano, una ola de casos de covid-19 causada por la variante delta, devastadores fenómenos meteorológicos, un decepcionante informe de empleo. ¿Qué sigue para Joe Biden?

Después de un torrente de crisis simultáneas, el presidente espera pasar página tras un verano implacable y reenfocar su presidencia en torno a su agenda económica.

Pero la reciente cascada de problemas consecutivos ha sido recordatorio de lo impredecible que pueden ser los sucesos a veces para los presidentes y una nueva evidencia de que los mandatarios rara vez pueden darse el lujo de concentrarse en una sola crisis a la vez. El verano de Biden puso a la Casa Blanca en una situación de emergencia y provocó una caída en los números de sus propias encuestas.

El verano de 2021 comenzó con la proclamación de la Casa Blanca de la "independencia" de la nación del coronavirus y el bipartidismo desafiante en un paquete de infraestructura masivo. Luego, el covid-19 regresó de la mano de la variante delta, a lo que se sumó la retirada de Afganistán que se tornó en un caos mientras que el ritmo de la generación de empleo se ralentizó.

Biden ahora espera que después del Día del Trabajo se replantee la conversación nacional hacia sus objetivos nacionales de aprobar un proyecto de ley de infraestructura bipartidista e impulsar una expansión de la red de seguridad social solo con apoyo de los demócratas.

Los funcionarios de la Casa Blanca están ansiosos por cambiar el calendario público de Biden hacia temas que son importantes para su agenda y que creen que son lo más importante para el pueblo estadounidense.

"Creo que se puede esperar que el presidente se comunique en las próximas semanas sobre una variedad de temas que están al frente y al centro de la mente del pueblo estadounidense", señaló la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. "Ciertamente, puede esperar escuchar más sobre su agenda Build Back Better, sobre covid-19 y su compromiso de controlar el virus, hablar con los padres y aquellos que tienen hijos que regresan a la escuela".

Pasar página

Durante la caótica evacuación de Afganistán, la Casa Blanca fue fundamental para explicar las consecuencias de la decisión de retirada de Biden y el esfuerzo por evacuar a los estadounidenses y aliados. Ahora, los funcionarios que rodean al presidente quieren poner al Departamento de Estado y otras agencias al frente en los esfuerzos para ayudar a los estadounidenses varados y apoyar a los evacuados, mientras que Biden pasa a otros temas.

Es en parte un reflejo de una creencia tácita dentro de la Casa Blanca de que a pesar de todas las escenas de caos en Afganistán, el público respalda su decisión y se desvanecerá de la memoria para las elecciones de mitad de período del año que viene.

En cambio, la Casa Blanca se está preparando para una carrera legislativa para aprobar más de $ 4 billones en fondos nacionales que constituirán gran parte de lo que Biden espera que sea su legado en el primer mandato.

El viernes, en comentarios sobre el decepcionante informe de empleo de agosto, Biden intentó volver el diálogo hacia su agenda de políticas internas y conectar con la clase media y trabajadora. "Para aquellas grandes corporaciones que no quieren que las cosas cambien, mi mensaje es este: es hora de que las familias trabajadoras, las personas que construyeron este país, tengan una reducción de impuestos", dijo Biden.

Biden, además, renovó su llamado a para aumentar tasas corporativas para pagar los institutos universitarios, las licencias familiares pagadas y una expansión del crédito tributario por hijos. "Voy a enfrentarme a ellos", dijo Biden sobre los intereses corporativos.

La 'crisis' continúa

Aunque es posible que Biden quiera pasar página, indica la agencia AP, los consejeros del presidente son conscientes de que las crisis no han terminado necesariamente.

Biden planea hablar esta semana sobre los nuevos esfuerzos para contener la variante delta y proteger a los niños en las escuelas. Al mismo tiempo, su administración continúa enfrentando críticas por su decisión de retirar las tropas de Afganistán antes de que todos los ciudadanos y aliados estadounidenses pudieran salir de allí.

"El presidente Biden quiere desesperadamente hablar de cualquier cosa menos de Afganistán, pero a los estadounidenses que se esconden de los talibanes, ISIS y la red Haqqani les importan (muy poco) los ciclos de noticias, los fines de semana largos y las encuestas: quieren salir", dijo el senador republicano Ben Sasse de Nebraska.

Biden también se enfrentará pronto a las consecuencias de dos 'finales': el de la moratoria federal sobre los desalojos que expiró recientemente y el de las prestaciones extras por desempleo que a partir de esta semana se estima que 8,9 millones de personas perderán.

Y el huracán Ida

El presidente también sigue lidiando con las secuelas del huracán Ida, que azotó a los estados del Golfo y luego afectó al noreste. Después de visitar Louisiana la semana pasada, este martes visita la zona de daños en Nueva York y Nueva Jersey.

Biden intentará convertir la destrucción causada por el huracán en un nuevo argumento para el gasto en infraestructura que ha estado impulsando desde el principio. Les dijo a los funcionarios locales en Louisiana: "Me parece que podemos ahorrar mucho dinero y mucho de dolor para nuestros electores, si cuando reconstruimos... y lo hacemos de una mejor manera".

Según funcionarios de la Casa Blanca, incluso cuando otros temas dominaban los titulares, Biden y su equipo han mantenido conversaciones regulares con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, sobre la agenda legislativa del presidente.

Su equipo legislativo, indicó AP, tuvo más de 130 llamadas y reuniones con miembros del Congreso y sus asesores sobre el proyecto de ley de infraestructura.

Los funcionarios del gabinete también se han comprometido con los legisladores y viajaron a 80 distritos congresionales para promover la agenda en todo el país mientras Biden se mantuvo en Washington.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés