null: nullpx
Cartel Jalisco Nueva Generación

Dueños de un hipódromo y en bancarrota: así viven en EEUU los familiares del narco más rico

La DEA tiene identificados a varios hermanos e hijos de los jefes del Cartel Jalisco Nueva Generación que desde hace varios años viven en Estados Unidos. Ellos son ajenos a las masacres que esa organización criminal ha perpetrado al otro lado de la frontera.
15 Oct 2021 – 06:41 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

En abril de 2015, poco después de que el gobierno de Estados Unidos catalogó como un narcotraficante de alto nivel a Nemesio Oseguera Cervantes, el jefe del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), tres agentes federales fueron a la casa de su hermano Marín Oseguera Cervantes en San Jacinto, una ciudad en el desierto del sur de California. La visita era para advertirle que, si hacía tratos o movía dinero de ‘El Mencho’, en ese entonces un capo en ascenso, se metería en problemas con la justicia.

Les abrió la puerta su esposa Azucena Oseguera y les dijo que su marido no estaba en casa. La mañana siguiente, el hermano de ‘El Mencho’ les llamó por teléfono a los tres oficiales, uno de la Administración para el Control de Drogas (DEA), otro de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) y un tercero del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS), según consta en documentos judiciales.

Acordaron reunirse en una cafetería Starbucks. Marín Oseguera Cervantes recibió una copia del aviso de bloqueo financiero contra su hermano y el cuñado de este, Abigael González Valencia, quien es el líder de Los Cuinis, el brazo financiero del CJNG. Les comentó a los agentes federales que ya se había enterado por la prensa sobre las sanciones de la OFAC y les formuló varias preguntas. Una de estas era que si estaría violando las estrictas normas de la OFAC al pagar los abogados defensores de González Valencia, quien se encontraba preso en una cárcel de México, esperando su extradición a California.

Satisfecho con la explicación, Marín Oseguera Cervantes se comprometió a advertirles a todos sus parientes en California sobre lo que pasaría al involucrarse con los líderes del Cartel de Jalisco.

‘El Mencho’, en efecto, tiene familiares que radican en California, lejos de la violencia que ha generado su cartel. Aguililla, el pueblo michoacano del cual son originarios los Oseguera Cervantes y los González Valencia, es el epicentro de la violencia incontrolable en México. También cuentan las masacres en Jalisco, Zacatecas, Colima, Baja California, Durango, Ciudad de México, Quintana Roo y en otros estados donde tiene presencia el CJNG. Hubo más de 68,000 homicidios en 2019 y 2020, la mayoría por la guerra entre narcos, siendo los años más violentos de la historia del país.

Los Cuinis en Estados Unidos

Lejos de ese círculo de violencia están igualmente los hijos del fundador de Los Cuinis: Jasmine, Alexis y Marlyn González Lara. Esta última rentaba un apartamento en el condado de Orange, que fue uno de los primeros mercados en EEUU que el CJNG les arrebató a sus competidores. Los tres agentes federales que visitaron a Marín Oseguera Cervantes también fueron al domicilio de la hija de ‘El Cuini’, Marlyn, para notificarle sobre las acciones financieras contra su padre y su tío.

“Le proporcionaron una copia del aviso del bloqueo (financiero), el comunicado de prensa de la OFAC y la gráfica de la designación. Ella indicó que una persona no especificada le había dicho que no respondiera ninguna pregunta”, se lee en un memorando de la Fiscalía federal relacionado al caso de la hija de ‘El Mencho’, Jessica Johanna Oseguera González, quien en junio fue sentenciada en una corte de Washington DC a 30 meses de prisión por administrar empresas que lavaron dinero del cartel.


Otros familiares de los jefes del CJNG que están en Estados Unidos son Berenisse y José María González Valencia, hermanos del jefe de Los Cuinis. Este último fue abordado en 2015 por agentes federales en un rancho de Hemet, California (cerca de la casa del hermano de ‘El Mencho’). Horas antes lo buscaron en su casa en Santa Ana y en una pista de carreras de caballos cercana que era suya.

Cuando lo vieron en Hemet para entregarle información sobre las sanciones de la OFAC, José María González Valencia dijo que ya sabía lo estaban tratando de localizar "e indicó que deseaba que su abogado estuviera presente antes de hablar con ellos", según el Departamento de Justicia. "El agente de la DEA proporcionó su información de contacto y le pidió a José María que lo contactara su abogado".

Varios cuñados de ‘El Mencho’ son miembros de alto rango en su cartel. Uno de ellos, Gerardo González Valencia, fue detenido en 2016 en Uruguay mientras hacía tratos para la distribución de droga en el cono sur. Fue extraditado en mayo de 2020. Lo acusan de importar grandes cantidades de cocaína y metanfetamina. Él también vivió en EEUU y fue arrestado en marzo de 1998 por vender droga en Georgia. Lo condenaron a cuatro años de cárcel, pero antes de cumplir su castigo aprovechó que le permitieron salir a buscar trabajo y se escapó de un penal en Oakland, en el norte de California.

El gobierno estadounidense también está tratando de extraditar a su hermano José González Valencia (no es el mismo que vivía en Santa Ana), quien fue arrestado en Brasil en 2017. Alias ‘Chepa’, ‘Camarón’ y ‘Santy’ enfrenta en una corte de Washington DC un cargo de conspiración para importar cocaína.

La OFAC también emitió sanciones contra otros miembros de este clan por supuestamente lavar millones de dólares producto del narcotráfico. Se trata de Arnulfo, Elvis, Edgar Edén, Marisa Ivette, Ulises Jovani, Erika y Noemí.

Los Oseguera Cervantes en el Estado Dorado

Uno de los narcos más buscados del mundo, ‘El Mencho’ comenzó su carrera criminal vendiendo droga en San Francisco, en el norte de California. Allí nacieron sus hijos Jessica Johanna y Rubén, quien fue extraditado en 2020 para enfrentar una acusación por narcotráfico. Su padre purgó dos sentencias por distribución de narcóticos antes de ser deportado a México, donde se quedó para formar su cartel.

Los hermanos de ‘El Mencho’ también cumplieron condenas en prisiones estadounidenses. Antonio Oseguera Cervantes, alias ‘Tony Montana’, sancionado en 2016 por la OFAC, fue sentenciado en 1998 en una corte federal del norte de California a pasar 63 meses tras las rejas por conspiración para distribuir heroína. Salió libre el 18 de julio de 2001, según el Buró Federal de Prisiones (BOP).

Por su parte, Abraham Oseguera Cervantes, fue arrestado en octubre de 1992 por múltiples cargos, incluyendo distribuir heroína y cocaína, y posesión de un arma de fuego siendo un indocumentado y un criminal convicto. Al año siguiente se declaró culpable y lo sentenciaron a 10 años de prisión. Salió libre el 22 de junio de 2001, según documentos judiciales.

Los esfuerzos para contactar a los parientes de los jefes del Cartel de Jalisco fueron infructuosos.

La DEA no comentó sobre si hay acusaciones pendientes contra familiares del jefe del Cartel de Jalisco que radican en California. “No tenemos nada que compartir en este momento”, dijo a Univision Noticias Nicole Nishida, portavoz de la agencia en Los Ángeles.


Otros parientes de ‘El Mencho’ están en distintas ciudades del estado. Algunos de ellos escribieron cartas a la jueza Beryl A. Howell, quien presidió el caso de Jessica Johanna Oseguera González por desacato a las sanciones de la OFAC, pidiéndole una sentencia reducida.

“Jessica siempre fue muy trabajadora. Ella no depende de nadie. Cuando tenía 15 años, ella venía a Estados Unidos de México y yo la llevaba a Los Ángeles, donde compraba ropa… Luego ella se la llevaba a México para venderla”, afirmó su tía Azucena Oseguera, en una carta.

También su madre, Rosalinda Oseguera Valencia, rompió el silencio para abogar por ella y, de paso, revelar parte de su vida en este país. “Yo no pude estudiar porque me tocó trabajar desde los 14 años en Estados Unidos”, dice la carta que redactó esta mujer que ha estado bajo la lupa de las autoridades por su presunta participación en los negocios de su esposo.

“Mis trabajos fueron en el campo, en empacadoras, limpiando casas, cuidando niños y en restaurantes. Todo con el fin de salir adelante”, continuó la esposa de ‘El Mencho’.

La bancarrota del hermano de ‘El Mencho’

Lo que Rosalinda Oseguera Valencia narró contrasta con los reportes de la DEA que afirman su marido amasó una fortuna por el creciente control territorial de su cartel. Se cree que tiene alrededor de 1,000 millones de dólares y que ha lavado una parte en una red de empresas en el estado de Jalisco.

Los fiscales le pidieron a la jueza Howell que no pasara por alto el lujoso estilo de vida que la hija de ‘El Mencho’ tenía gracias a los negocios ilícitos de su padre. Viajaba con regularidad de Guadalajara, donde ha vivido desde 2001, a Estados Unidos. De 2005 a 2020 entró 33 veces a este país. Hace tres años fue a esquiar a una montaña de Colorado y en la aduana reportó que traía unos 10,000 dólares en efectivo.

En febrero de 2020, cuando la arrestaron en una corte de DC al acudir a la audiencia de su hermano Rubén, alias ‘El Menchito’, poco después de su extradición, ella portaba prendas de alta gama. “Llevaba un reloj Rolex, un abrigo Louis Vuitton y un bolso Hermes, y tenía una cantidad sustancial de dinero en efectivo”, describieron los fiscales federales.

Los documentos que presentó su defensa muestran que la hija de 'El Mencho' estudió en distintas escuelas en ambos países: la primaria la cursó en Michoacán, la secundaria en San Diego (California) y en Tijuana (México), la preparatoria en Michoacán y Jalisco, y la universidad en un lugar de México.

Unos días después de su arresto, el hermano de ‘El Mencho’, Marín Oseguera Cervantes, ofreció su casa de dos pisos en San Jacinto como aval de la fianza que posteriormente se le negó a su sobrina. Ella registró ese domicilio al tramitar su pasaporte estadounidense.

Pero hace ocho años la situación económica del pariente del jefe del CJNG era muy distinta: se declaró en bancarrota afirmando que cada mes le faltaban 47 dólares para cumplir sus obligaciones básicas, como el pago de su vivienda, alimentación, servicios públicos y el préstamo de dos vehículos. Su ingreso familiar mensual era de 4,000 dólares, mientras que su gasto total era de $4,047, según reportó.

En junio de 2013, según afirmó en su solicitud de bancarrota, llevaba seis meses trabajando como “instalador de granito” y le pagaban 2,800 dólares en efectivo al mes. Su esposa Azucena Oseguera cuidaba niños y recibía un sueldo mensual de $1,200. La pareja vivía con sus tres hijas (entonces de 11, 13 y 17 años) en una casa de dos niveles en la avenida Bella Villagio, en la ciudad de Perris.


El hermano de ‘El Mencho’ reportó al IRS un ingreso de 37,953 dólares en 2012 y que un año antes obtuvo 41,873 dólares. Según la firma legal que lo representó, su problema no solo era su escasa entrada de efectivo, sino que este matrimonio debía más de 117,000 dólares en 13 tarjetas de crédito, cuentas por atención médica y un crédito por un auto BMW 535 modelo 2010.

Solo tenían 38 dólares en efectivo y sus bienes eran mínimos: muebles valuados en 3,850 dólares; unos 900 dólares en ropa; joyas que no valían ni 400 dólares; así como un sedán Nissan chocado y un auto Honda Accord que estaba pagando en abonos.

Marín Oseguera Cervantes también desglosó cada uno de sus gastos mensuales. El más fuerte era un pago de 1,600 dólares por la renta o hipoteca de su casa en Perris. Le seguía un desembolso de 800 dólares en comida y otro de 530 dólares por el crédito financiero para hacerse de sus autos.

Tras analizar cada uno de estos gastos, un juez federal le permitió el 16 de septiembre de 2013 acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota, que lo libró de las deudas con todos sus acreedores.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés