null: nullpx
Japón

Mako, la princesa japonesa que renunció a la realeza (y a una dote) por amor

La princesa Mako, de Japón, decidió renunciar a fondos que le corresponden por ser sobrina del emperador Naruhito para casarse con quien es considerado un plebeyo en términos de la realeza nipona.
3 Sep 2021 – 03:04 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La historia de amor de la princesa Mako, de Japón, ha despertado interés en los últimos tres años, desde que se dio a conocer que decidió renunciar a la realeza para contraer matrimonio con un plebeyo, boda por la que decidió no recibir los más de 1.3 millones de dólares que le correspondían como dote.

La sobrina del emperador Naruhito contraerá matrimonio a finales del año con Kei Komuro, quien no pertenece a la realeza nipona, por lo que es considerado un plebeyo. La historia del romance causó revuelo en Japón y en la prensa rosa mundial, la que sigue de cerca la historia de la pareja. El pasado miércoles trascendió que contraerá matrimonio en diciembre próximo, luego de tres años de aplazar la boda por diversos motivos.

Sobre la ceremonia, se supo que no contará con ningún ritual tradicional, la boda será en Japón y luego de renunciar a su título real viajará a Nueva York en donde vive su prometido desde el año 2018.

La historia de Mako de Akishino recuerda el romance del príncipe Harry y la actriz Meghan Markle, quienes después de casarse renunciaron a su títulos nobiliarios para seguir su vida lejos del protocolo de la realeza y seguir su “vida normal” en Estados Unidos.

La historia de amor de Mako y Komuro atrajo las miradas desde que en 2017 se anunció su compromiso matrimonial, situación que que una parte muy conservadora de la sociedad japonesa no vio con buenos ojos debido a que el anuncio significaba no poder aceptar el trono al que optaba por ser la hija mayor del príncipe Fumihito.

La pareja se conoció e inició su romance en 2012 mientras ambos estudiaban en la Universidad Cristiana Internacional de Tokio. Sin embargo, la pareja se separó por unos meses para continuar su preparación profesional. Él viajó a California, pero un año después de estar en otro continente decidió proponerle matrimonio a la princesa, pero el anuncio oficial a la prensa sucedió hasta después de cuatro años, en 2017.

En aquel momento se estableció que la boda sería en noviembre de 2018. Sin embargo, antes de que se concretara la unión, la casa imperial anunció que se aplazaría por dos años.


Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:JapónRealezaAmorTradición