null: nullpx
Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA)

"Tanto luchar y que te corten las alas": dreamer motivó a su mejor amiga a aplicar a DACA y un juez frenó las inscripciones

Mónica Torres llegó a EEUU en su adolescencia y años después aplicó a DACA. Eso le ha permitido trabajar legalmente para mantener a sus tres hijos. Su mejor amiga de la escuela tenía miedo de aplicar al programa. Ella la convenció, pero poco después un juez prohibió las nuevas aplicaciones. Como muchos, quedó en el limbo.
23 Jul 2021 – 02:27 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Mónica Torres siempre alentó a su mejor amiga * para que aplicara a DACA. La convenció y la joven preparó sus documentos, ahorró el monto de su inscripción y envió todo. Estuvo emocionada con la idea de tener un estatus migratorio, hasta que recibió la llamada de Mónica para decirle que un juez de Texas había frenado las nuevas aplicaciones al programa.

"Tenía sentimientos encontrados porque da tristeza, coraje, rabia, decepción. Tanto luchar y que luego te corten las alas, los sueños", cuenta al teléfono Torres, de 36 años, al recordar cómo con tristeza, y a la vez enojo, el 16 de julio tuvo que darle la mala noticia.

"Imagínate cómo quedó. Mandó todo y ahora este juez de Texas arruinó todos sus planes. Ella es mamá soltera de dos niños y soñaba con tener un buen trabajo para sacar a sus hijos adelante. Esto es demasiado triste, demasiado injusto".

Mónica y su mejor amiga se conocen desde séptimo grado, en middle school. Convencerla no fue fácil. Cuando Mónica aplicó, pasados sus 20 años, ella y solo una de sus dos hermanas se atrevieron a enviar documentos con su información al gobierno de Estados Unidos.

Su hermana menor y su mejor amiga prefirieron no exponerse. "Decían que solo era para atraparnos y sacarnos del país. Mi otra hermana y yo decidimos ariesgarnos, fuimos juntas y mira, aquí estamos en la lucha", dijo Torres a Univision Noticias.


Pasaron los años, y Mónica siguió insistiendo en que su amiga buscara una protección migratoria. Con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), ella —como cientos de jóvenes que llegaron a EEUU antes del 15 de junio de 2007, con menos de 16 años de edad y aplicaron— había podido trabajar legalmente como cuidadora de persona mayores o especiales para mantener a sus hijos de 14, 11 y 7 todos estos años.

"Pero ella no se animaba, tenía miedo de quedar como estamos ahora, que lo quitan, lo ponen, lo dejan. No quería arriesgarse como inmigrante (...) Es el miedo que todo inmigrante tiene de ser deportado, sobre todo cuando eres mamá soltera y estás tratando de sacar a tus hijos adelante", reclama.

Cargando Video...
¿Debería aplicar al programa DACA a pesar de la suspensión si soy nuevo solicitante?


Ahora, como muchos, esperan los movimientos del gobierno de Joe Biden para revertir el fallo del juez de Texas Andrew Hanen.

Horas después de aquel anuncio, la Casa Blanca informó que el Departamento de Justicia va a apelar la decisión en busca de "preservar y reforzar" DACA. Dijo además que el Departamento de Seguridad Nacional planea elaborar una propuesta de regla que se conocería en el corto plazo.

Este jueves, la vicepresidenta Kamala Harris se reunió con un grupo de 11 dreamers, algunos de ellos quedaron en el mismo limbo, sin poder completar su inscripción, y solo pudieron participar virtualmente en el encuentro.

Harris les dijo que merecen los derechos que da la ciudadanía, pero reconoció que el paso hacia una reforma migratoria que les otorgue ese privilegio solo puede darlo el Congreso. Por eso les prometió que si su voto en el Senado llegara a ser decisivo, ella levantaría su brazo a favor de los dreamers.

Plan B

Mónica Torres dice que no se ve en México, su país natal. Asegura que no dejará de luchar por que unos 700,000 dreamers puedan convertirse en ciudadanos estadounidenses.

"Tenemos permisos de trabajo, pero no es lo mismo que ser ciudadanos, que nos permitiría viajar y ser libres. Tenemos límites, como no poder visitar tu país, a tu familia que está allá", lamenta. Además, asegura que ser estadounidenses les quitaría la preocupación por el acecho republicano en que ha vivido el programa desde su creación en 2012 en tiempos del presidente Barack Obama. "Sueño con la ciudadanía todo el tiempo", dice.

Mientras ese momento llega, cuenta que ya puso a andar su 'Plan B': una visa U, que es otorgada a víctimas de ciertos crímenes y que han contribuido con las autoridades en investigaciones criminales. Si se la otorgaran, le permitiría pedir la residencia si ha cumplido con algunos parámetros que exige el Servicio de Inmigración y Ciudadanía.

Sin embargo, asegura que está esperanzada por el futuro de miles de beneficiarios de DACA y de otros migrantes que también han vivido y contribuido por años con Estados Unidos, como trabajadores esenciales y signatarios del Estatus de Protección Temporal (TPS).

"Este es nuestro país", dice Mónica Torres."Y aunque venimos de otro país y sabemos que somos de allá, nuestro futuro está aquí, nuestro hogar está aquí, nuestros hijos están aquí".

*Prefirió no dar su nombre por miedo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés