null: nullpx
Cárcel

“Una mente depravada”: las duras palabras del jefe de la exoficial correccional de Fresno que tuvo sexo con un preso

El jefe de Tina González pidió para ella la pena máxima, que era de tres años y ocho meses de prisión, por haber tenido sexo con un preso, sin embargo, el juez cree que la mujer puede redimirse y la sentenció a siete meses de prisión y dos años de libertad condicional.
1 Jul 2021 – 04:40 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Tina González, la exoficial de 27 años que fue sentenciada a siete meses de cárcel y dos años de libertad condicional fue reprendida severamente por su jefe al enterarse de que tuvo relaciones sexuales con un preso.

El ayudante del alguacil Steve McComas indicó al periódico The Fresno Bee que como veterano de 26 años en la Oficina del Sheriff, ha visto y escuchado algunas “cosas bastante desagradables”, pero afirmó que la conducta de González encabeza su lista.

La mujer además de intimar con un preso, también le facilitó un teléfono celular y navajas de afeitar, un instrumento que potencialmente podría convertirse en un arma en manos de reclusos.

Además, la mujer le dio al preso información privilegiada sobre cuándo se revisaría su celda.

Sexo frente a 11 internos

González presuntamente le hizo un agujero a su uniforme para facilitar las relaciones sexuales con el recluso, indicó el diario.

También ha sido señalada por tener sexo dentro de la cárcel a la vista de 11 reclusos.

A pesar de la gravedad de su comportamiento, la mujer solamente pasará siete meses en prisión de los tres años y ocho meses que podría haber enfrentado.

“Eso es algo que solo se le ocurre a una mente depravada”, dijo McComas.

Una mujer vulnerable

Por si fuera poco, González no se mostró arrepentida por lo que hizo, lo que revelaron las llamadas que le hizo al preso tras su amonestación.

“Ella no ha mostrado ningún remordimiento. Continuamente llama y tiene conversaciones sexualmente explícitas con la reclusa en cuestión y se jacta de los delitos que cometió”, dijo McComas.

El abogado defensor de González argumentó que la mujer era vulnerable porque había terminado su matrimonio antes de los encuentros sexuales con el preso.

Aunque McComas pidió la pena máxima para enviar al resto de los trabajadores carcelarios el mensaje de que esta clase de conducta no se tolerará, el juez Michael Idiart apostó por la posibilidad de que la mujer pueda redimirse, aunque le dejó claro que lo que hizo fue “estúpido y terrible”.

Te puede interesar:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés