null: nullpx
Juegos Olímpicos

Mónica Puig, la ‘boricua’ que se presenta al mundo en el tenis olímpico

Este martes venció a Garbiñe Murguruza, la número 4 del mundo, para avanzar a los cuartos de final en Río 2016.
9 Ago 2016 – 5:04 PM EDT

Un título en el WTA de Estrasburgo, dos medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe y una presea plata en los Juegos Panamericanos. Esos eran hasta este martes los logros más relevantes en la carrera de Mónica Puig, la tenista puertorriqueña de 22 años de edad que venció hoy a Garbiñe Murguruza, la española número 4 de l mundo y más reciente ganadora de Roland Garros.

Puig, de 22 años de edad y nacida en San Juan, disputa en Río 2016 sus primeros Juegos y su buen andar en la prueba individual femenina la tiene en los cuartos de final, fase donde enfrentará a la alemana Laura Siegemund, que superó a la belga Kirsten Flipkens 6-4, 6-3.

"Cada partido es un desafío bastante grande. La rival ha tenido muy buen año, es bastante sólida. Pero sé que voy a ir a la cancha y dar lo máximo para Puerto Rico, que ellos necesitan esto", dijo la tenista tras su victoria en la rueda de prensa.

Hace 16 años, esta boricua comenzó a practicar tenis gracias a su madre, Astrid, con quien dio sus primeros golpes en una cancha. Sus buenos resultados hicieron que se destacara en su club y, más adelante a nivel nacional donde fue destacada como la Atleta del Año en 2010.

En 2011 lograría su primera gran victoria internacional tras coronarse en los Juegos Centroamericano y del Caribe en Mayagüez 2010, hazaña que repetiría cuatro años más tarde en Veracruz. Pero fue en la temporada 2013 cuando Puig empezó a destacarse, luego de llegar a la tercera ronda en Roland Garros y a cuarta en Wimbledon, resultado que sigue siendo su mejor actuación en un Grand Slam.

Al año siguiente, Puig seguiría su paso ascendente. En mayo, la puertorriqueña, lograría su primer título en la WTA (Asociación de Mujeres Tenistas Profesionales), tras vencer (6-3, 6-4) a la española Silvia Soler Espinosa en el torneo de Estrasburgo, Francia. Más adelante, esa misma temporada, ganó el WTA Rising Stars Invitational en Singapúr, un evento hecho para las futuras promesas del circuito.

Puig, que cuando no está jugando disfruta pasar tiempo en la playa y compartiendo tiempo con su familia y sus perros, llegaría hasta el lugar 41 del mundo ese año, pero en 2015 no tuvo su mejor campaña, alcanzando únicamente una semifinal, la del torneo en Pattaya.

Pero esta campaña han regresado las buenas sensaciones, llegando a su segunda final en la WTA en Sídney y a las semifinales en Eastbourne. Sumado a eso, la boricua ocupa su lugar más alto en la clasificación mundial, el puesto 33, y ahora en Río está cada vez más cerca de darle un sueño que parecía imposible a su país, luchar por un medalla en el tenis en sencillos.

"Ya sé dónde quiero llegar. Ya sé que le estoy dejando al mundo saber que Mónica Puig ha llegado. Ya era tiempo". Sin duda, sus recientes triunfos han sido la mejor carta de presentación de un país que adora al béisbol pero al que esta deportista tiene a todos hablando de raquetas, bolas y los espectaculares puntos de su gran tenista.


RELACIONADOS:Juegos OlímpicosTenis

Más contenido de tu interés