null: nullpx
Alimentos

Llegan tres supermercados nuevos a Bushwick que suponen enfrentar la desigualdad alimentaria. ¿Lo harán?

Uno de cada seis residentes de Bushwick tiene dificultad para encontrar comida que sea suficiente, saludable, y variada. Esto se ve reflejado en la población del vecindario, que sufre de enfermedades del corazón, hipertensión, diabetes, asma y obesidad.
30 Oct 2021 – 04:38 PM EDT
Reacciona
Comparte
El FoodTown en construcción en 54 Noll St, parte del programa FRESH. El supermercado abrirá dentro del edificio residencial, The Denizen. Crédito: Ariana Perez-Castells

BROOKLYN, N.Y. - Cada miércoles, a la orilla de donde acaba Bushwick y empieza Bed-Stuy, 200 familias hacen cola para conseguir frutas y verduras por la mañana. La mayoría de las personas esperando en la cola son mujeres hispanas, residentes de Bushwick con carros metálicos. El local que distribuye comida está en la 1254 Myrtle Ave, pero la cola a las 10 de la mañana da vuelta a la esquina. La primera señora de la cola lleva desde las 4:20am esperando. Esta escena de distribución de alimentos no es única en la comunidad, ya que uno de cada seis residentes de Bushwick enfrenta inseguridad alimentaria, según Bushwick Mutua Ayuda. Antes de la pandemia, entre 2016 y 2018, sufrían de inseguridad alimentaria 1 de cada 5 residentes del Bronx, y 1 de cada 8 residentes de la ciudad en entera, según Hunger Free America.

Uno de cada seis residentes de Bushwick representa un grupo de más de 21 mil personas que tienen dificultad para llevar comida a sus mesas que sea suficiente, saludable, y variada. Esto se ve reflejado en su población que sufre de enfermedades del corazón, hipertensión, diabetes, asma y obesidad. La inseguridad alimentaria está ligada al poco acceso a alimentos frescos. En el 2017, habían solo 3 supermercados en las calles principales de Bushwick, comparado a 18 bodegas o kioscos, según el informe del Brooklyn Commercial District Needs Assessment. Sin embargo, próximamente llegarán a Bushwick tres supermercados nuevos que proponen combatir el problema de desigualdad de acceso a alimentos frescos. ¿Cumplirán con su propósito?



Maria, una vendedora ambulante que se estaciona en la periferia del parque Maria Hernandez comenta entre amigas, “queremos una vida buena y sana”. Como es indocumentada no tiene la posibilidad de acceder a ciertas ayudas de la ciudad o el estado para conseguir alimentos. Nacida en México, lleva 22 años como residente de Bushwick, y para ella, los supermercados son demasiado caros. También especifica que las frutas y verduras de los supermercados no duran mucho, enseguida se ponen mal. Sin embargo, sí que compra en los supermercados ya que no hay muchas otras opciones. Ella y sus amigas coinciden en que el mejor de los supermercados de la zona es el Food Bazaar de 17-59 Ridgewood Place, técnicamente en Ridgewood. El supermercado es parte del programa Food Retail Expansion to Support Health (FRESH).

Los tres supermercados que llegan próximamente a Bushwick, también forman parte del programa FRESH. El programa se lanzó en 2009 por el Departamento de Planificación de la Ciudad, para atraer supermercados a zonas que no tienen suficiente acceso a alimentos frescos. La iniciativa provee incentivos financieros a los propietarios de los supermercados que disfrutan de una reducción de impuestos y de zonificación. El programa se lanzó a raíz de un estudio de la ciudad en 2008 que concluyó que 3 millones de residentes tenían alta necesidad de acceso a ingredientes frescos y de supermercados que los proveen. Al día de hoy se ha aprobado la construcción o remodelación de 28 supermercados a través de esta iniciativa en toda la ciudad.

Los nuevos supermercados FRESH que llegarán a Bushwick estarán ubicados en la 54 Noll St.,1389 Broadway Ave, y 605 Hart Street, esparcidos por el barrio, sin embargo, enfrentan varios obstáculos para realmente servir a partes de la comunidad. Como comenta Celeste Leon, la gerente de la Junta Comunitaria 4 de Brooklyn, en una entrevista telefónica, “Hasta donde yo sé, no hay ningún mecanismo formal para asegurar que los alimentos sean asequibles”. Aunque el supermercado llegue y venda comida fresca y de calidad, el coste de los productos tal vez seguirá siendo un impedimento para que algunos residentes puedan comprar allí. Otro factor que puede desalentar o alentar a los residentes, específica Celeste, es la disponibilidad de estacionamiento, ya que muchos residentes hacen la compra en coche.

El programa FRESH se lleva a cabo por el Departamento de Planificación de la Ciudad. Barry Dinerstein, el director diputado del Desarrollo Económico y de Viviendas del departamento, explica en una llamada telefónica: “Si, hay una preocupación con los precios en los supermercados. Y desafortunadamente nosotros tenemos un programa de zonificación aquí. La verdad es que regular los precios no es algo que podamos hacer”. Joe Marvilli, el secretario diputado de la Prensa del Departamento de Planificación de la Ciudad, añade que la esperanza es que los costes reducidos que ellos proveen a los propietarios de los supermercados se podrá reflejar en precios más bajos para el consumidor.


De 2014 a 2018, el promedio de ingresos por familia en Bushwick era de $49,294, comparado a $60,762 en la ciudad entera. Más allá, un 31% de familias ingresaban menos de $25,000 al año en Bushwick, comparado con 24% en la ciudad entera según el NYC Planning Population Factfinder. Esta es una de las razones por las cuales algunas familias de Bushwick tienen poco poder adquisitivo cuando se trata de comida fresca y buena.

En el futuro, Maria dice que “quisiera ver comida orgánica fresca. Que la traigan diariamente del huerto, y que sea económica”. Por ahora, explica, que el mercado de agricultores que se presenta cada sábado en la calle Knickerbocker cerca del parque, provee al menos alimentos frescos y que duran varios días, aunque sean igual de caros que los supermercados, en su opinión.

Al día de hoy, se presenta otro obstáculo para estos supermercados FRESH de Bushwick. El que se planeaba construir en 54 Noll Street dentro de un edificio de apartamentos, el Denizen, fue vendido a otro propietario el mes pasado. El propietario original se declaró en bancarrota por motivos de baja ocupación del edificio durante la pandemia. La Junta Comunitaria aún no ha tenido contacto con el nuevo propietario.

Como comenta Celeste por teléfono acerca del programa FRESH, “hay una diferencia entre tener una política y ser efectivo en el terreno”. Habrá que esperar a que abran los supermercados para saber si de verdad serán asequibles a la comunidad. Como bien lo especifica Celeste por teléfono, hay muchos residentes distintos en Bushwick. Tener distintas opciones para conseguir alimentos es esencial para que cada uno pueda poco a poco entender y definir lo que le va mejor y es asequible.

Nevin Cohen, director del Instituto de la Política de Comida en CUNY, en una reunión pública de la Comisión del Desarrollo de la Ciudad el pasado 22 de septiembre, comentó, “Los supermercados en sí mismos no reducen la inseguridad alimentaria, la desnutrición o disparidades en enfermedades ligadas a la dieta. Pero, incentivar el desarrollo de supermercados en comunidades con insuficientes negocios de alimentos es lo justo y básico en el desarrollo de la ciudad”.

Ariana Perez-Castells es periodista y estudiante del programa de Periodismo Bilingüe en la Craig Newmark Graduate School of Journalism en CUNY.

Mira también

Cargando Video...
“No sé si fue racismo”: vendedora hispana denuncia que autoridades decomisaron y tiraron su mercancía a la basura
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:AlimentosNueva YorkNYCBrooklyn

Más contenido de tu interés