null: nullpx
Cargando Video...

Y Mañana Será Otro Día Capítulo 35

Univision25 Oct 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

...

locutor: televisa presenta...

luis: hola, cristóbal,

¿te acuerdas de mí?

soy luis, trabajo en media link.

cristóbal: sí, me sacó de onda

verte aquí, ¿viniste a buscar

a alguien?

luis: sí, a ti.

cristóbal: ¿a mí?

¿a poco mi papá te mandó

a que me vigilaras?

luis: no, no, tu papá

ni siquiera sabe que estoy aquí.

cristóbal: ¿entonces? ¿qué?

no entiendo.

luis: cristóbal, yo tuve

el mismo problema que tú.

cristóbal: ¿cómo? ¿te corrieron

de muchas escuelas?

luis: de escuelas y de muchos

trabajos por mi forma de beber.

vengo a ofrecerte mi ayuda

para que no te pase lo mismo.

quiero invitarte al cenarpa,

centro nacional

de rehabilitación y prevención

de las adicciones.

cristóbal: pero yo no soy

alcohólico, así que--

luis: sí, sí, ya sé, solo chupo

con los cuates, yo puedo

controlar el alcohol, solo

me echo una de vez en cuando.

mira, cristóbal, la negación es

uno de los mecanismos de defensa

de la enfermedad.

cristóbal: pero yo no estoy

negando nada.

¿si me gusta el alcohol?

sí, como todos.

¿que si he chupado para olvidar?

también, pero eso no me vuelve

un alcohólico.

así que de verdad, mejor ten

tu tarjetita y mejor vete,

en serio.

luis: alcohólico no es

el que bebe todos los días, sino

el que se transforma cuando bebe

y por lo que entiendo, a ti

te pasa eso.

cristóbal: entendiste

completamente mal.

nos vemos.

>> gracias, chabe.

chabe: muy bien.

diana: hola, buenos días.

chabe: hola, dianita, buen día.

diana: ¿cómo pasaron la noche?

>> bien ¿y tú?

diana: muy bien.

chabe: ay, sí, traes mejor cara

que ayer.

diana: me quedé dormida desde

la tarde y no desperté hasta

hoy muy temprano.

chabe: ay, qué bueno, mi vida.

diana: tu papá ya viene para

acá, me dijo que venía a pagar

la cuenta y a llevarte

a la casa.

>> ay, qué bueno.

chabe: diana, ¿por qué no

aprovechas que estoy aquí para

que te vayas a tu radioterapia?

así te regresas a tu casa

con tu hija y con tu marido.

diana: adelante.

adrián: buenos días.

diana: buenos días.

>> mamá, ¿por qué no te vas

a tu radio? y tú, chabe, vete

a desayunar.

mira, con pablo aquí no me voy

a quedar sola y, bueno, si eso

es lo que les preocupa...

>> entonces, sí es un beso.

digo, no así un besotote, pero

sí es un beso, pero tampoco con

amor hacia el corazón, ¿no?

pero un besito chiquito,

¿no crees?

no, bueno, me diste

una ayudadota, creo que viste

lo mismo que yo, gracias.

sí me traes mi limonada, ¿no?

gracias.

bueno, pero un beso es un beso,

así que toca responder.

[ríe]

ay, no, no hay problema, está

bien, hombre, no pasa nada,

nomás se me movió el dedo.

¿se me movió el dedo

y se lo mandé a camilo?

le mandé el video a camilo, ay,

no, ay, no, ¿qué hago, qué hago?

[celular]

camilo: [ríe]

mónica: no, no, por favor, fue

un error, nada más bórralo.

no era para usted.

camilo: [ríe]

ni loco que lo borro, es

un poquito de alegría en medio

de tanto problema.

ya acepta, moni.

diana: buenos días, vengo

a mi radioterapia.

>> sí, tome asiento,

en un momento la llamamos.

diana: gracias.

camilo: diana.

diana: ay, camilo.

camilo: iba a la habitación

de regina cuando te vi.

diana: me alegro que lo hayas

hecho, porque necesito

preguntarte algo.

mira, yo sé que no es el mejor

lugar ni el mejor momento,

pero--

camilo: ¿qué? dime, dime.

diana: camilo, ¿todavía me amas?

camilo: sí, sí, aunque hay

muchas cosas que han cambiado,

diana.

diana: ¿y tú crees que hay

alguna posibilidad de que

vuelvas a la casa e intentemos

una reconciliación?

camilo: no sé si es el mejor

momento.

diana: yo creo que sí, no solo

por nosotros, sino también

por nuestros hijos.

en especial por regina. tengo

miedo que si no lo hacemos,

busque en casa de los gonzález

lo que no tiene en la nuestra.

camilo: ayer hablé con juan

y me insistió en que la

recuperación de regina depende

en gran medida del ambiente sano

y amable que nosotros podamos

ofrecerle.

diana: ¿ves, ves?

vamos a intentarlo, ¿sí?

pablo: me encanta que me quieras

acompañar en mis acciones

ecológicas.

regina: ¿neta?

pablo: sí y ya te tengo

una misión.

en cuanto salgas de aquí vamos

a tener que conseguir una cámara

digital para que podamos

grabar de noche.

con la mejor resolución, ¿va?

regina: bueno, ¿y de dónde voy

a sacar una cámara así?

deben de ser caras y no creas

que tengo muchos ahorros.

pablo: en media link hay un par

que nadie usa.

regina: va, voy a ver cómo

me las ingenio para que

me presten una, ¿sí?

oye, pero ¿para qué la quieras?

pablo: para hacer consciencia

y evitar el maltrato

a los perros callejeros.

regina: genial.

pablo: te traje un regalo.

ten.

[ríe]

¿te gusta?

regina: me encanta.

pablo: pruébalo, pruébalo.

regina: a ver.

pablo: [ríe]

bienvenida, bienvenida.

regina: ay, no tan fuerte

que estoy malita.

pablo: está bien, está bien, voy

a regresar a la casa.

diana: ¿en serio, mi amor?

camilo: sí.

diana: no sabes lo feliz que

me siento, porque te amo tanto.

camilo: voy a volver, diana,

pero quiero dejar algo

muy en claro.

el que yo vuelva en este momento

a la casa, no significa que las

cosas entre nosotros se hayan

arreglado.

diana: entiendo, entiendo.

camilo: solo si lo entiendes

y lo tienes consciente--

diana: sí, sí.

camilo: puedo volver sin sentir

que me traiciono a mí mismo.

diana: no te preocupes, mira,

lo nuestro lo arreglaremos o no,

independientemente de nuestros

hijos.

vuelve a la casa y ya veremos

qué sucede.

¿te parece?

camilo: está bien, me regreso

esta misma noche.

>> señora diana, ya puede pasar.

diana: gracias.

camilo: cuando termines, nos

vemos en el cuarto de regina.

diana: sí.

iñaki: buenos días.

mónica: hola.

iñaki: ¿estás bien?

mónica: la verdad es que no

dormí muy bien.

iñaki: ¿tiene que ver

con la visita de anoche?

mónica: ¿cómo? ¿qué? ¿cómo, qué?

¿por qué? ¿cómo sabes que tuve

una visita anoche?

iñaki: porque te vi

en el jardín.

mónica: ¿estabas ahí?

ay, no te vi.

iñaki: estabas muy concentrada.

¿era algo de negocios

o personal?

mónica: 50 y 50.

iñaki: perdón, he vuelto a ser

un indiscreto.

te dejo desayunar en paz, nos

vemos más tarde, ¿vale?

mónica: no, no, espera, no,

desayuna aquí conmigo.

siéntate, creo que me va a hacer

bien platicarte, siéntate.

iñaki: perfecto.

mónica: era mi jefe, vino a

hacerme una oferta de trabajo.

iñaki: ah, pues, qué bien.

debe de interesarle mucho,

porque ha venido a buscarte

aquí, a tus vacaciones.

me imagino que aceptaste, ¿no?

mónica: no sé si deba hacerlo.

iñaki: ¿por?

mónica: llevo 20 años enamorada

de él, pero pequeño detalle,

está casado y tiene familia.

obvio.

iñaki: ¿y te resulta difícil

separar los dos mundos?

digo, me refiero al laboral

y a lo sentimental.

mónica: siempre lo he vivido

así, juntos.

no sé si los pueda separar.

iñaki: ¿y si lo intentas?

digo, eso sería ser una mujer

práctica, no es justo que nadie

renuncie a hacer lo que le gusta

profesionalmente solo porque

cupido haya hecho de las suyas

y haya mandado la flecha

al corazón equivocado, ¿no?

rafael: esto tiene que ir

a contabilidad, ¿ok?

y esta carta tiene que ir

a secretaría de turismo.

hay un cv aquí adentro y tiene

que entregársele a mano

a la licenciada ochoa,

¿sí te acuerdas? ochoa.

luis: sí, sí, rafa, ¿ahora puedo

pedirte yo un favor?

rafael: sí, sí, claro, tú dirás.

centro nacional

de rehabilitación y prevención

a las adicciones.

cenarpa.

luis: tres años limpio, y ahora

tratando de ayudar.

rafael: cónchale, luis,

qué bien, felicidades.

luis: por favor, no le vayas

a decir a tu papá, rehabilitado

o no, ser alcohólico es un mal

antecedente.

rafael: no te preocupes, ¿eh?

yo no le voy a decir nada,

¿es el favor?

luis: no, no, tiene que ver

con tu hermano.

sé que cristóbal tiene

un problemita como el que yo

tenía y hablé con él, pero creo

que necesita un empujoncito.

rafael: sí, sí, yo también

lo creo.

mira, voy a poner todo mi empeño

para convencerlo, pero no

te prometo nada, porque no soy

santo de su devoción, ¿eh?

luis: bueno, ya con

que lo intentes me conformo

por el momento.

pablo: a ver, no, nora, no

le he dicho a nadie lo que vi

entre luis y tú.

nora: bueno, porque quedamos

tú y yo que eso nunca pasó.

pablo: en eso quedamos.

nora: ok, ¿y cómo ves

a mauricio?

pablo: algo acelerado

y muy sacado de onda.

desde que llegó está metido

en su oficina.

nora: ¿y tú crees que el

licenciado sarmiento lo despida

después de lo que pasó con

bárbara? porque dijo: "una cosa

es lo laboral y otra

lo personal", ¿no?

pablo: no tengo idea, pero si

yo fuera él, sí tendría cuidado.

mauricio: pase lo que pase

que nada me comprometa.

[música]

iñaki: dices que pasaste mala

noche y que tienes pensamientos

encontrados, ¿por qué no

pruebas a colorear un mandala?

mónica: gracias, ¿colorear?

iñaki: los mandalas son

representaciones de los ciclos

de la vida, digo, lo ideal sería

que los dibujaras.

pero el simple hecho de

iluminarlos, te ayuda a ponerte

en armonía.

mónica: eres toda una cajita

de sorpresas.

lo mismo que me atacas

en parapente, que me recomiendas

mandalas.

iñaki: trato de que todos

los días cuenten, mónica.

mónica: es un buen consejo.

ay, a veces parece uno ahí rata

en la ruedita así.

y cree que anda mucho, pero no

pasa de ahí.

iñaki: pues, es muy buen

ejemplo, pero a veces hay que

parar la rueda para ver

las cosas diferentes.

mónica: ¿por qué no coloreas

conmigo?

iñaki: tengo que hacer algunas

llamadas, pero como verás, soy

mejor para dar consejos que para

seguirlos.

mónica: no creo.

muchas gracias, me está haciendo

tanto bien hablar contigo.

iñaki: me voy, aquí te dejo.

luego nos vemos.

mónica: sí.

a ver.

manuel: quedó padrísima.

hay que llamarlo al diseñador,

decirle que estamos de acuerdo

y que lo suba a internet

y de una vez activar la app..

adrián: citas por teléfono,

recomendaciones.

internet, ¿qué más queremos?

manuel: manos, pero esas

las vamos contratando según

se vaya dando la demanda.

mientras tanto, tú puedes solo,

¿no?

adrián: tienes ojo para

los negocios, ¿eh? no cabe duda.

manuel: gracias.

[teléfono]

adrián: número desconocido.

otra cita.

manuel: ojalá.

adrián: marido a domicilio,

buenas tardes, si su marido

no puede, nosotros lo hacemos

por él.

claro que sí, sí, dígame,

señora.

sí, chabe es una buena amiga,

qué bueno que la recomendó

con nosotros.

con todo gusto, mañana

a las nueve estoy con usted.

deme la dirección.

pues, muchas gracias por llamar

a marido a domicilio.

manuel: con este ya son seis

servicios para mañana.

adrián: sí, y casi todas

recomendaciones de chabe, ¿eh?

hay que hablarle para darle

las gracias.

manuel: no y dile que cuando

ella necesite algo, no le vamos

a cobrar.

adrián: se lo digo

y se lo cumplo, faltaba más.

no sabes las ganas que tengo

de estrenar las nuevas

herramientas.

tú no mediste con todo el equipo

que compraste.

manuel: bueno, la modernización

del equipo nos va a ayudar

a economizar tiempo.

adrián: hay unas herramientas

con las que no estoy

familiarizado, voy a tener que

leer los manuales.

manuel: pues, manos a la obra.

creo que aquí está.

camilo: te acompaño a tu cuarto,

veo que te acuestes y me voy

a trabajar, pero en la noche

te veo, ¿sí?

regina: ¿en la noche?

diana: tu papá va a volver

a la casa, mi amor.

bárbara: ¿qué? ¿lo perdonaste

así de fácil en tan poco tiempo,

mamá?

camilo: ay, barbi, por favor.

bárbara: no, no, por favor nada,

papá.

¿o qué? ¿a ti te parecería que

yo perdonara a mauricio por

haberse metido con paloma y que

hiciera como que no pasó nada?

camilo: ¿qué estás diciendo?

¿que mauricio qué?

diana: bárbara terminó con

mauricio y suspendió su boda,

cree que le fue infiel

con paloma, por eso ella y laura

se fueron de la casa.

camilo: bárbara, necesito

que me expliques exactamente

qué fue lo que pasó.

chabe: ¿qué estás haciendo,

mi vida?

laura: ay, buscando chamba.

chabe: ay, hija, pero eso ya

casi ni se usa,

eso del periódico.

no, hombre, ¿por qué no buscas

por tu celular?

laura: ay, también lo hago,

chabe, pero nada.

¿ya salió regina del hospital?

chabe: sí, camilo fue por ella

y por dianita.

laura: seguro que camilo ya sabe

lo que pasó entre mi hija

y bárbara.

chabe: seguramente.

laura: y si pensaba ayudarme a

conseguir trabajo, ya valí.

me urge tener un trabajo, chabe.

necesito rentar un departamento

para apoyar a mi hija, está tan

deprimida que quiere regresar

a brasil a como dé lugar.

y si lo hace, yo me muero.

chabe: pero tranquila, mi vida.

laura: ¿cómo voy a estar

tranquila si en este periódico

no hay nada?

chabe: ¿y no se te ha ocurrido

pedirle trabajo a manuel y a

margarita en su pastelería?

laura: pero si yo no soy

repostera.

chabe: ¿y qué?

pero eres una mujer con mucha

presencia, una persona honrada,

decente, que puede estar

al frente de su negocio, puedes

llevar la caja, el asunto

de los dineros.

laura: no se me había ocurrido

hacerlo, chabe.

pero creo que no es mala idea,

¿eh?

¿andarán buscando empleada?

chabe: pues, no lo sé, pero

les puedes preguntar.

¿sabes lo bien que les haría

en su pastelería tener

a una persona como tú?

con toda tu presencia.

laura: ay, chabe.

eres lo máximo, chabe, ¿por

qué no fuiste tú mi mamá?

le voy a decir a adrián

que me eche la mano.

él se lleva superbién

con manuel.

mónica: [suspira]

[jadea]

¿camilo?

[suspira]

iñaki tiene razón, una cosa son

los consejos y otra la realidad.

no dejo de pensar en camilo.

iñaki.

[ríe]

hay gente así, ¿verdad?

que cae bien desde el principio,

no, bueno, y de que él me cayó,

me cayó.

[ríe]

ay, ahí no se ve tan mal, a ver.

venga la foto.

ahí está.

[buzón de voz]

paloma: ¿dónde andas, papá?

me urge irme de este país.

diana: mi amor.

¿podemos hablar?

bárbara: no, mamá, es evidente

que tú y yo no vemos la vida

de la misma manera.

tú perdonas lo que para mí

es imperdonable.

diana: mi amor, tu papá siempre

me había sido fiel y tal vez

yo fui la responsable

de lo que pasó con mónica,

porque no supe manejar

mi enfermedad.

y alejé a tu papá de mi lado.

bárbara: no, no inventes, mamá.

ahora resulta que tú eres

la culpable.

por favor, no trates de

justificarlo a él por su error

y menos a ti por querer

perdonarlo.

diana: sí, sí quiero perdonarlo,

porque no quiero tirar

por la borda 25 años de feliz

matrimonio por un error del

cual los dos somos responsables.

bárbara: no, no trates de

convencerme de que lo que estás

haciendo está bien.

diana: solo te estoy diciendo

cómo se dieron las cosas.

y el por qué de mi decisión.

chabe: pues, vas a tener que

tener mucha paciencia

con tu madre mientras estés

aquí, aprende a darle

por su lado, mi vida,

como lo hago yo.

laura: no sé por qué es tan dura

conmigo.

si fuera diana la que hubiera

tenido que venirse a vivir acá,

hubiera estado encantada

y feliz.

pero a mí me alucina.

hasta pareciera que no soy

su hija.

esto no funciona.

esta cosa no funciona.

[grita]

chabe: madre de dios.

a ver.

laura: chabe.

tita: ¿qué está pasando aquí?

¿qué pasa?

chabe: [ríe]

diana: además, tu caso y el mío

son muy distintos, mi vida.

bárbara: ahora resulta que hay

diferentes tipos de infidelidad.

diana: pues, sí, si lo quieres

decir de esa manera, porque tú

no provocaste nada ni hiciste

nada para que mauricio

te traicionara, al contrario.

has sido la mejor novia

que se puede tener.

tierna, cariñosa, comprensiva,

muy trabajadora, eres excelente

ama de casa, una hermana

incomparable y una hija

ejemplar, mi amor.

y mira, si mauricio se metió

con paloma en tu propia casa,

es porque no te respeta, no te

valora y si no lo hace de novio,

menos lo va a hacer de esposos.

mi amor, tú todavía

estás a tiempo de replantear

tu vida y encontrar a un hombre

que te dé todo

lo que tú necesitas.

y sobre todo, que no

te traicione en ningún sentido.

laura: listo.

chabe: [ríe]

tita: ay, mira nomás qué

regadero.

chabe: ahorita voy a aprovechar

esa agua para trapear bien toda

la casa.

tita: no, hay que mandar

a llamar a un plomero.

laura: no, hablémosle a adrián.

chabe: ay, claro que sí,

el marido a domicilio.

tita: ¿a quién?

laura: marido a domicilio, es el

nuevo negocio que pusieron

adrián y manuel y arreglan

precisamente este tipo de cosas,

que generalmente las soluciona

un marido.

tita: vaya, mira nomás

lo que hay que ver y oír

hoy en día.

chabe: [ríe]

¿de dónde salió tanta agua?

mira.

tita: no sé.

mónica: [suspira]

camilo: mónica.

mónica: licenciado, ¿qué hace

aquí?

pensé que ya se había ido.

camilo: no podía irme sin

decirte que te extraño.

te extraño demasiado.

mónica: no, lo que extraña es

que le responda el teléfono

a las siete de la mañana,

que le tenga su cafecito listo

y que le lleve su oficina

a la perfección.

camilo: no solo eso, también

extraño tus besos, piel,

tu presencia.

mónica: ay, no juegue conmigo.

camilo: ya tomé una decisión, no

solo te quiero como mi gerente,

sino también como mi pareja.

mónica, es un hecho, voy a

dejar a diana definitivamente

y a mis hijos les voy a pedir

que te acepten

y que te respeten como mi mujer.

mónica: ¿su mujer?

camilo: sí, mónica, quiero

que seas mi mujer.

[gime]

>> perdón.

mónica: no, no te preocupes.

siempre regresa.

bárbara: cuidado.

regina: ¿y mi mamá?

bárbara: fue por nico.

regina: bueno, poco a poco la

casa empieza a ser como antes.

bárbara: ay, no, no creas,

regis, a mí me hace mucho ruido

que mi papá regrese.

si me fuera a casar,

no me importaría tanto.

pero viviendo aquí, sí

me conflictúa, la verdad.

regina: ¿por?

bárbara: porque no puedo

entender que se haya metido con

su secretaria y ahora regrese

como si nada hubiera pasado.

regina: barbi, ¿no crees que

la gente se puede equivocar?

bárbara: sí.

pero hay equivocaciones

y equivocaciones.

regina: a ver, barbi, yo pensé

que iba a ser mamá a los 30, tú

pensabas que te ibas a casar con

un príncipe azul y no sé qué.

ya ves, nada resultó como

queríamos.

bárbara: pues, sí, la verdad es

que no sé cómo le has hecho tú

para enfrentar tu embarazo

de una manera tan abierta,

tan valiente.

yo a nadie, salvo a la familia,

le he dicho lo que pasó

con mauricio.

regina: ¿ni siquiera

a tus amigas?

barbi, te están organizando

una despedida de soltera para

la próxima semana.

bárbara: ay, ya, ya sé.

ya sé, regina, pero ¿con qué

cara les digo que no me voy a

casar y que mauricio me engañó?

regina: con la cara que tienes.

barbi, ¿de qué te sirve posponer

la realidad?

las cosas son como son y ya.

bárbara: no, no es tan fácil.

en verdad, ¿cómo voy

a enfrentar mi rompimiento

con mau?

mónica: [suspira]

iñaki: hola.

mónica: hola, no te había visto.

iñaki: llevo un rato por aquí,

pero te vi tan concentrada

con tu libro que no quise

molestarte.

¿qué estás leyendo?

mónica: la historia de una mujer

a la que la esposa de un hombre

le dice que tiene una enfermedad

muy fea y es tanto su miedo

a morir que le pide que enamore

a su marido y se quede con él.

iñaki: vaya, sí que tiene

imaginación el escritor.

¿y ella acepta?

mónica: sí, por bruta.

digo, sí, porque llevaba años

enamorada de él en secreto.

iñaki: ¿y luego qué pasa?

mónica: y luego, ella no está

segura de los sentimientos de él

hacia ella.

y ahí voy.

iñaki: oye, y jugando a

la escritora, ¿cómo te gustaría

que terminara?

mónica: me gustaría que él se

divorciara, se quedara con ella

y empezaran una nueva vida

juntos.

iñaki: mira, a mí se me ocurre

que esa mujer podría darse

cuenta que se enamoró del hombre

equivocado y que se diera

la oportunidad de encontrar el

verdadero amor, uno del que sea

totalmente correspondida.

mónica: no, no, eso sería

imposible.

iñaki: ¿por qué?

mónica: porque para ella solo

hay y habrá un hombre

en su vida, sí, su corazón

le corresponde a camilo.

iñaki: ah, ¿se llama camilo

el protagonista?

mónica: ajá, ajá, camilo.

ay, qué calor hace, ¿no?

iñaki: sí, tiene razón.

oye, tengo una idea.

mauricio: ey, no estoy

para nadie.

camilo: si es así, no hubieras

venido a trabajar.

mauricio: camilo.

camilo: jamás pensé

que fueras una persona

tan deshonesta.

mauricio: ¿lo dices

por lo de bárbara?

camilo: claro que lo digo

por lo de bárbara, ¿por qué más?

mauricio: camilo, las cosas no

son como barbi cree, la verdad,

estoy destrozado por su actitud,

por lo que piensa de mí.

tal vez tú podrías ayudarme

a convencerla de que está

en un error respecto a mí.

camilo: no seas cínico, al menos

ten los pantalones

para reconocer tus errores.

¿cómo pudiste?

te traté como un hijo

prácticamente y te adoptamos

como parte de la familia.

y nos fallaste.

mauricio: es que está siendo

muy injusto conmigo, camilo.

yo sé que tú estás pasando

por una situación similar,

que tu familia te cree infiel,

cuando quizá no lo eres.

y así como yo creo en tu

inocencia y esperaré a que tú

hicieras lo mismo o al menos

que me dieras el beneficio

de la duda.

camilo: me queda claro que eres

un hombre muy, pero muy

inteligente.

pero no me quieras ver la cara

de imbécil.

y ahora escúchame bien, porque

voy a ser muy claro y directo

contigo, quiero que te vayas de

aquí y no vuelvas a poner un pie

en esta empresa.

mauricio: ¿me estás corriendo?

camilo: sí y no voy a permitir

que te burles de mi hija.

estás despedido.

mónica: el color quedó

espectacular, pero la armonía

me duró como tres segundos.

es que no dejo de pensar.

iñaki: porque no es fácil

lo que debes resolver.

mónica: sí, mis complicaciones

no son para un mandala, tendría

que hacer unos mil o esperar a

que por casualidad me cayeran

otras dos personas que sepan

darme consejos, así como tú.

iñaki: ¿tú crees

en las casualidades?

porque yo no.

mónica: entonces ¿cómo llamas

a lo que pasó con el parapente?

iñaki: para mí fue un suceso

extraordinario a partir del cual

inicia algo más grande.

mónica: como el que ahora

estemos platicando.

iñaki: sí, o como que estás a

punto de romper un miedo que

jamás pensabas que lo ibas a

romper si no es porque te llevo

yo volando.

mónica: ¿por qué me ves así?

iñaki: ¿no te lo imaginas?

mónica: no, no, pero me estoy

preocupando y mucho.

iñaki: tú solo déjate llevar.

mónica: tengo miedo.

regina: barbi, desde que yo me

acuerdo, tú siempre quisiste--

voltéame a ver, casarte, ser

mamá, tener mil hijos y no es

que eso esté mal, pero existen

otras cosas.

son otros tiempos, ¿por qué no

te das chance de hacer

cosas diferentes

a las que has hecho?

yo qué sé, estudia un diplomado,

viaja, ten una causa social.

bárbara: llevo muchos años con

mau, me cuesta trabajo ver otras

opciones en las que él no esté

presente.

regis, todo lo planeábamos,

lo hacíamos juntos.

regina: pero puedes hacer cosas

sin él.

chance y el que mauricio te haya

sido infiel fue bueno para ti.

bárbara: ¿qué? ¿cómo va a ser

bueno, regina?

regina: si mau ya no está

en tu vida, a fuerza vas a tener

que ver otras opciones.

no sé, chance y encuentras algo

increíble, algo que te apasione

de verdad.

mauricio: a ver, camilo, creo

que tenemos que separar

las cosas.

mauricio: ambos sabemos

que mi desempeño profesional

en media link no tiene nada

que ver con lo que está pasando

con bárbara.

y siendo justos hay que admitir

que he sido impecable aquí, por

eso yo quisiera pedirte como

profesionales que somos que no

mezclemos las cosas personales

con las del trabajo.

tú sabes cuántos clientes han

venido aquí porque yo he hecho--

camilo: como profesional y dueño

de esta empresa, te informo

que mezclo todo lo que se me da

la gana.

tú engañaste a mi hija,

le rompiste el corazón.

eso ni a ti ni a nadie se lo voy

a permitir.

así que señor profesional

impecable, te quiero fuera

de aquí en una hora.

pasa por tu liquidación

a personal y te largas.

una hora, ¿entendiste?

si no, vas a ver hasta dónde

soy capaz de mezclar las cosas.

bárbara: a veces me gustaría

ver la vida como tú , pero no

puedo, somos muy diferentes.

ay, no, yo siento que me falta

el aire nada más de pensar que

no voy a volver a ver

a mauricio.

regina: pues, entonces,

perdónalo y arriésgate a ver

cómo te va con él después

de lo que te hizo.

haz lo que te lata.

mira, aunque seamos tan

diferentes como tú dices, hay

que hacer lo que se nos pegue

la gana.

yo decidí que jamás le iba

a decir al papá de mi bebé que

estaba embarazada, porque no

me late que él esté en mi vida

ni en la del bebé,

ni en la familia, nada.

es como si no existiera

ni para mí ni para nadie.

bárbara: a ver, ¿y por eso

lo quieres dar en adopción?

¿para que tenga un papá y nunca

pregunte por el verdadero?

regina: en parte sí, así que

piensa qué es lo mejor para ti

y hazlo aunque nadie lo entienda

ni te apoye, es tu vida.

mauricio: ¿tú qué me ves,

estúpido?

rafael: no, no, a ver, tu rabia

no la vas a pagar conmigo,

porque aquí el que la regó

y durísimo fuiste tú.

mauricio: es que esto es

una injusticia, esto es una

injusticia.

rafael: ¿tú todavía te vas

a hacer la víctima, mauricio?

acepta que jugaste con fuego

y te quemaste.

porque ni bárbara ni paloma

se merecían lo que les hiciste.

¿o qué crees tú?

¿que mientras más mujeres

tienes, eres más hombre?

te tengo noticias, papá,

es todo lo contrario.

mauricio: hijo de--

adrián: qué bueno que cerraste

la llave de paso, porque no todo

el mundo sabe dónde está.

laura: mi exmarido era más

inútil que yo para estas cosas,

así que tuve que aprender

para hacerlo.

adrián: ahorita lo arreglo y voy

a dejar como nuevo ese

fregadero.

laura: ey, te sienta bien el

uniforme, ¿eh?

adrián: ¿tú crees?

yo creo que está un poquito

ridículo, pero la chamba, esa sí

me va a sentar muy bien.

laura: oye, ya que estás aquí,

quiero pedirte un favor,

siéntate.

¿tú podrías preguntarle a manuel

y a margarita si necesitan

a alguien que les eche la mano

en la pastelería?

adrián: sí, claro, ¿para quién

va a ser el trabajo?

laura: para mí.

adrián: ¿cómo?

laura: tú sabes cómo

es mi relación y la de paloma

con mi santa madre, así que

necesito ponerme las pilas para

irme de aquí.

adrián: te entiendo.

¿y si llamas ahorita?

pregúntales si me pueden

recibir.

y si te dicen que sí,

yo me lanzo.

mauricio: suéltame, imbécil.

[gritos]

te vas a arrepentir, idiota.

si crees que te quedaste con--

estás muy equivocado.

no sabes la que te espera.

rafael: agarras tus cosas y te

largas inmediatamente de aquí.

mauricio: suéltame, imbécil.

luis: tranquilo.

mauricio: lárgate de aquí,

lárgate.

[música]

iñaki: ¿estás lista?

mónica: no.

iñaki: lo primero y básico es

que confíes en mí, yo puedo

manejar si quieres.

¿vale?

mónica: va.

ay, no, espérale, no.

déjame arrancarla a mí, porque

ya me habías enseñado.

nomás que ayúdame con la llave.

porque no puedo.

iñaki: ahí le doy y le das

a la patita amarilla.

mónica: pero a ver--

iñaki: ya.

mónica: bueno, ya aprendí algo.

iñaki: vamos, ¿no?

estate tranquila, porque estos

vehículos son todo terreno.

bueno, piso el freno,

aquí se acelera, ¿vale?

vámonos.

mónica: [grita]

iñaki: agárrate bien.

mónica: [ríe]

hay que bárbaro, ¿ahora qué?

iñaki: ya está, ya viste que no

es complicado, ahora te toca

a ti.

mónica: ¿yo? ¿de verdad?

iñaki: claro.

mónica: bueno, a ver, ahí voy,

creo que ya le entendí.

a ver, le freno así.

espérate, espérate, tengo que

concentrarme.

¿te subes tú o qué? ¿me voy

sola?

iñaki: mira, tenemos una cámara

ahí para que lo grabe todo.

mónica: ah, aparte me vas a

grabar.

ay, mi corazón, ahí voy, ¿eh?

iñaki: ve soltando poco a poco,

acelera.

acelera, acelera, ahí vamos.

mónica: [grita]

luis: mauricio, en este momento

tan amargo y en estas pruebas

que te pone la vida, quiero que

sepas que puedes contar conmigo.

mauricio: ¿y qué es esto?

¿un discurso de despedida?

por favor, luis, ¿por qué no

mejor te ahorras tus discursos

baratos y te vas de aquí

y me dejas empacar mis cosas?

nora: mauricio, ¿es verdad

que camilo te echó a la calle

y que te agarraste a golpes

con rafael?

rafael: lárguense los dos

de mi oficina ya.

luis: esta ya no es tu oficina.

rafael: ¡ya, los dos, órale!

nora: con razón lo corrieron,

uno tratando de ayudar y mira,

así te pagan.

así nomás.

pablo: cálmate, rafa.

rafael: cómo me hubiera

encantado reventarle la cara

al imbécil ese.

pablo: pero a ver, escúchame,

estuvo mejor que no lo hicieras.

ten.

camilo: adelante.

rafael: ¿se puede?

camilo: ¿ya se fue mauricio?

rafael: sí, está guardando

sus cosas.

camilo: a ver, hijo, ¿y ese

golpe?

rafael: pa, créeme que yo no

lo empecé, pero se lo merecía.

camilo: ya no estoy tan seguro.

me dejé llevar por el coraje,

pero la verdad es que no tengo

cara para señalarlo

por su infidelidad cuando yo--

rafael: no, no, son situaciones

completamente distintas.

bárbara es tu hija, además,

cuando pasó lo que pasó

con mónica tú ya estabas

separado de diana.

camilo: fui a buscarla.

rafael: ¿a mónica?

camilo: sí, anoche.

rafael: ¿y?

camilo: no le hablé

de mi confusión ni de lo que he

sentido después de haber estado

con ella, porque no quiero

seguir haciéndole daño.

rafael: bueno, hiciste bien.

camilo: pero sí le ofrecí

la gerencia de media link.

para compensarla de algún modo,

como habíamos platicado tú y yo.

rafael: ah, ¿y qué te respondió?

¿qué te dijo?

camilo: que iba a pensarlo.

no sé, no sé qué vaya a decir.

rafael: bueno, mientras sin ella

y sin mauricio aquí en media

link hay que reorganizar todo.

camilo: sí, claro.

rafael: justo hoy empiezan los

nuevos focus, así que hay que

reasignar funciones.

camilo: sí, sí.

rafael: lo bueno de todo esto es

que armando ya se va a

incorporar y él puede suplantar

aunque sea a mauricio.

camilo: a ver, dime, ¿confías

tanto en él?

rafael: sí, pa, completamente.

camilo: bueno, entonces,

adelante, nadie es indispensable

en esta empresa.

bueno, salvo mónica, que sin

ella todo está patas

para arriba.

mónica: [grita]

dios mío, órale, espérate,

¿estás bien?

iñaki: estoy perfecto.

mónica: ¿vamos bien?

ay, espérate, a mí

se me entumió todo, ¿va?

¿vamos, seguimos?

va.

iñaki: por ahí.

mónica: sí, por allá.

por allá.

nico: ¿quieres que te enseñe

algo padrísimo?

diana: ay, sí, por favor.

nico: mira, ahorita

te lo enseño.

diana: a ver, ¿qué me vas

a enseñar?

¿es algo de la escuela?

nico: sí.

diana: calificaciones.

nico: no.

diana: no te comiste el lunch.

nico: no, mira.

diana: ay, mira, qué lindo.

a ver, cuéntame, ¿quiénes son?

nico: ay, ¿no los reconoces?

somos todos, la "miss" me pidió

que hiciéramos un dibujo de cómo

son los domingos en la casa.

diana: ay, mi vida.

nico: bueno, así era antes,

porque regina ya no está

y mi papá tampoco.

porque regina se fue

al hospital.

diana: pues, te tengo buenas

noticias.

la primera es que regina ya

salió del hospital, ya está

aquí en la casa.

sí y también están barbi,

cristóbal y rafa.

y yo también.

nico: pero lo único que falta

es mi papá.

diana: no, tu papá vuelve

a la casa esta noche, mi amor.

nico: ¿en serio?

diana: en serio.

nico: mi papá vuelve a la noche,

mi papá vuelve en la noche.

diana: ay, mi amor.

¿verdad? todos lo queremos

mucho.

nico: mi papá vuelve

en la noche.

camilo: la empresa que elijas

tiene que ver mucho

con la experiencia que traiga.

mauricio: ya me voy, camilo.

solo quería decirte que a pesar

de todo, fue un privilegio

trabajar en esta empresa.

y gracias por ser un verdadero

maestro, lo que aprendí aquí

me lo llevo para la vida.

y de verdad lamento--

camilo: yo también lo lamento,

pero yo no provoqué esto.

mauricio: con el tiempo a todos

les va a quedar claro

quién lo hizo.

y no sabes cómo me duele que

creas que te equivocaste

conmigo, porque te doy

mi palabra que no fue así.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.